La Confederación encarga el plan que resolverá qué hacer con el canal del Guadalmellato en Córdoba

Un bombero rescata a una yegua en el canal del Guadalmellato a su paso por Córdoba

Ayesa es la ingeniería elegida por el Ministerio para la Transición Ecológica para que proponga una solución a qué hacer con el canal del Guadalmellato a su paso por Córdoba. La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) ha elegido contratar a esta compañía en uno de los trabajos que más pueden acabar afectando al urbanismo de la ciudad de Córdoba, el futuro de un canal de regadío que atraviesa el casco urbano de este a oeste.

El año pasado, la Confederación licitó por fin los trabajos de ingeniería para actualizar un antiguo proyecto: renovar el canal del Guadalmellato a su paso por Córdoba. El canal está cerca de cumplir los cien años de vida y aunque ha sido reformado varias veces sufre por la antigüedad constantes fugas de agua. Eso es algo vital para la Confederación, pero hay una contraparte también muy importante para el municipio: el canal hace una especie de barrera artificial en la ciudad, un río que hay que superar en varios puntos. Desde hace décadas, el Ayuntamiento de Córdoba ha reclamado a la Confederación el soterramiento total del canal.

Ahora será Ayesa la que tendrá que aportar una solución concreta. Para su estudio de ingeniería cuenta con un presupuesto de algo más de 177.000 euros. Dispone de un plazo de un año. En ese tiempo, sus ingenieros tienen que visitar el canal, comprobar su estado, sus alrededores y determinar cuál es la solución más viable. El canal no está descubierto en su totalidad a su paso por la ciudad. De hecho, hay tramos soterrados en tubería y otros incluso, como en la zona de Chinales, en los que la tubería sobrepasa una carretera. El objetivo es ir cerrando el canal todo lo posible.

En la actualidad, el trazado del canal tiene una longitud de 47,7 kilómetros, discurriendo por las estribaciones de la Sierra de Córdoba hasta su desagüe en el río Guadalquivir a la altura de Almodóvar del Río. El Guadalmellato partía en 1932 del embalse que le da nombre. En los años noventa entró en funcionamiento San Rafael de Navallana, ahorrando un buen tramo al canal. Actualmente, la Comunidad de Regantes cuenta, en el año 2019, con 5.540 hectáreas, de las 10.560 previstas originalmente. 

Etiquetas
stats