Llega el turno de las bufandas, bajan las temperaturas

.

Y por fin llovió. No mucho, no todo lo necesario, pero llovió. Un breve episodio que ha vestido de tonos otoñales el paisaje cordobés, y que a falta de tener continuidad con la entrada de nuevas borrascas, sí que servirá de hilo conductor a lo que toca a partir de ahora, que las temperaturas se vuelvan invernales.

La posición que han tomado los grandes centros de acción en la atmósfera del Atlántico Norte, han dibujado una configuración propicia para la entrada de masas de aire de origen polar hacia el interior y sur europeo. Esta configuración en “omega” toma su nombre del dibujo que las altas presiones hacen en el entorno islandés, facilitando el desalojo hacia Europa de las masas frías que durante el otoño e invierno septentrional tienden a acumularse en el Ártico, y la posibilidad de acceso de las bajas presiones que se forman en Terranova por latitudes más sureñas de las acostumbradas.

Así, lo que toca a partir de hoy mismo, gracias a la conjunción de dicha configuración atmosférica y al efecto de atracción que ha ejercido la borrasca que hasta ayer mismo ha afectado al sur peninsular, es un descenso notable de las temperaturas como efecto de la entrada de una masa de aire de origen marítimo-polar hacia la península ibérica. La magnitud de dicha masa, aunque no es de las que vayan a hacer historia, sí que podría catalogarse como puramente invernal por el potencial “helador” que alcanza en su seno.

Hasta una -4 ºC a 850 hPa por el norte peninsular, y una nada desdeñable -2 rozando el sur de la Península. Frío invernal en altura que se traducirá en nevadas en cotas bajas y medias del norte, y la posibilidad de algún chubasco disperso de nieve en cotas medias del sureste. Una entrada fría que desde hoy y hasta el próximo lunes nos situará de lleno en un invierno climatológico con punto de partida el sábado 1 de diciembre.

Un episodio invernal que en nuestra provincia se dejará sentir exclusivamente en el mercurio, ya que por la naturaleza de dicha entrada, el escaso aporte de humedad que el Cantábrico añade a este tipo de episodios, queda retenido al norte peninsular, desgastándose súbitamente en su descenso a través de la meseta. Por ello, lo que cabe esperar son mínimas que rondarán la helada en la capital, pudiendo darse el primer “bajo cero” de la temporada durante las jornadas del sábado y domingo, y que serán más frías en zonas medias y altas de la provincia.

Se cierran los paraguas pero habrá que rescatar las bufandas. El invierno ya está aquí.

Más información en el Facebook y el Twitter del Colectivo Meteofreak.

Etiquetas
stats