Llega el otoño con temperaturas de verano

Días de calor en Córdoba | TONI BLANCO

Cuando la madrugada del próximo domingo 23 de septiembre, el reloj vea pasar las 3:54 h, el otoño astronómico habrá entrado oficialmente en el Hemisferio Norte y habremos dejado atrás los tres meses que en Córdoba suponen batirse en duelo a diario contra el mercurio. Y lo habremos dejado por todo lo alto, con unas máximas que desde el sábado apuntarán a alzarse de nuevo hasta los 38 °C, en una prolongación innecesaria, como si del último aliento de un moribundo se tratase, del verano cordobés.

Una vaguada atlántica para reforzar el calor

Mientras la península Ibérica, especialmente el cuadrante sureste peninsular, ha ido gestando batallas con las tormentas vespertinas asociadas a la inestabilidad que dejó la DANA y el flujo oceánico posterior, al otro lado del Atlántico los residuos de lo que un día fuese el huracán Florence se han integrado en la circulación general de la atmósfera. Un importante caudal de humedad que desde el viernes va a formar una acusada vaguada en el Atlántico Norte que favorecerá, otra vez más, la advección de aire cálido en buena parte de la península Ibérica.

Advección cálida que cambiará el flujo dominante sobre la Península, que servirá además de para elevar de nuevo las temperaturas, para limitar sustancialmente el caudal de humedad que ha ido alimentando las tormentas peninsulares, y que ha hecho especialmente insoportables las mañanas de áreas de interior poco acostumbradas al clima tropical. Volvemos al calor pero decimos adiós al desacostumbrado bochorno vietnamita.

Máximas de aviso amarillo

En lo que respecta a Córdoba, ya durante la tarde del miércoles se dejó notar cierto cambio en la dinámica atmosférica, ya que si bien se volvieron a formar tormentas en las primeras horas de la tarde, éstas fueron de poca entidad, disparándose ya el termómetro casi a la barrera de los 36 grados. En 35.9 °C quedó una máxima que desde hoy y hasta el lunes, verá alzarse de nuevo hasta la frontera que delimita el aviso amarillo por temperaturas en nuestra provincia.

Desde el sábado es probable que se vuelvan a registrar, e incluso superar, los 38 °C en amplias zonas del valle del Guadalquivir. Máximas de verano que continuarán durante el domingo y lunes, ya en el terreno del otoño astronómico, que aún tendrá que esperar un poco para dibujar paisajes de charcos y hoja caída que no recuerden a Hanói.

Sirva de consuelo que la retirada de humedad permitirá que el calor, más seco, sea más fácilmente disipable, esperándose mínimas que al amanecer, y ya ganado el terreno equinoccial de la noche al día, vuelvan a caer muy por debajo de la barrera de los 20 °C. Pobre consuelo para el que podría ser último aliento veraniego del año, la entrada de frentes no debería tardar mucho en empezar.

Puede seguir al tanto del tiempo y el clima en el Facebook y el Twitter de Colectivo Meteofreak.

Etiquetas
stats