¿Qué le pasa a noviembre? Las máximas, seis grados más altas de lo normal

Una mujer circula en bicicleta por la calle Cruz Conde | MADERO CUBERO
Aemet registra una temperatura media en los primeros días del mes de tres grados superior a la media | Las mínimas se normalizan pero las máximas, no

A las 16:40 de ayer, el observatorio oficial de la ciudad, ubicado en el aeropuerto, marcaba una temperatura máxima de 26,6 grados. Lo normal, para un día cualquiera de primeros de noviembre, es que la temperatura máxima sea unos seis grados más baja, según la serie histórica de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) del periodo entre 1981 y 2010. Ocurre algo similar, aunque no tan exagerado, con la temperatura media. En los últimos días ha oscilado entre los 17 y los 20 grados. Casi siempre, tres grados por encima de la media.

Lo que está viviendo la ciudad (y toda la Península Ibérica) durante estos días no es un episodio de calor, ni mucho menos. Hay precedentes de que en noviembre las temperaturas sean muy similares a las actuales. Es lo que el refranero viene a bautizar como el veranillo de San Martín. Lo que no es normal es que este episodio dure ya tantas jornadas. Normalmente, son entre dos y cinco días después de un episodio de lluvia.

Según Aemet, el observatorio del aeropuerto detecta que desde el pasado 3 de noviembre las máximas siempre han sido superiores a los 21 grados. El día 4 la máxima subió a 23,5 grados, el día 5 a 25, el día 6 a 26,5, el día 7 a 27,6 (la máxima de este episodio), el día 8 a 27,3 y el día 8 a 26,5. Las mínimas, no obstante, se han normalizado, y ya rondan entre los 9 y los 10 grados.

A corto plazo, Aemet no ve cambios significativos, aunque sí descensos de las temperaturas, que tampoco serán demasiado bruscos. El anticiclón seguirá dominando la atmósfera y los frentes atlánticos que en esta época del año tienen que regar de Oeste a Este la Península Ibérica seguirán quedándose en las Azores. Es otoño, aunque no lo parezca.

Etiquetas
stats