El laberinto de aguas subterráneas bajo Córdoba

El espeleólogo Francisco José Gamero | ÁLEX GALLEGOS
El espeleólogo Francisco José Gamero ha hallado en un estudio de doce años sobre el terreno el mapa de manantiales y conducciones de agua que abasteció a la ciudad en su historia

Si pudiéramos descubrir la superficie de Córdoba y sus alrededores como si de una gran tapa de alcantarilla se tratara, nos encontraríamos con un completo laberinto de veneros, manantiales y conducciones de agua desconocido para la gran mayoría. Es el complejo mapa de las aguas subterráneas que corren bajo la capital, un descubrimiento con años de investigación tras de sí de Francisco José Gamero, ingeniero agrónomo y espeleólogo que ha recorrido sobre el terreno -o mejor dicho, bajo él- el laberinto hídrico que tenemos debajo de nuestros pies.

El gusanillo de esta investigación le picó a Gamero cuando trabajaba en el inventariado del alcantarillado de Córdoba y pudo comprobar cómo por esas conducciones de agua sucia y de desecho circulaban también, sin embargo, canales de agua limpia. Ahí se encendió la chispa que le ha llevado durante doce años a ir descubriendo el mapa del agua que corre bajo la ciudad y que ha aflorado una red con tal desarrollo que no es comparable a ningún otro municipio conocido por este experto.

Sólo unos datos dan cuentan de la talla de este hallazgo: en esos doce años, este espeleólogo ha revisado 2.400 calles de Córdoba en busca de registros de agua o alcubillas; ha analizado más de 21.000 imbornales del alcantarillado, ha dado con más de 2.000 pozos y decenas de atarjeas (revestimientos de las cañerías) y ha revisado palmo a palmo más de cien kilómetros lineales de conducciones de agua. Ha investigado el abastecimiento de agua en más de 70 casas nobles, en antiguos hospicios, espacios municipales, hospitales y decenas de haciendas y cortijos. "Es como un puzzle que ocupa toda la ciudad y hay que buscar pieza a pieza", pone como ejemplo gráfico este investigador.

Entre lo hallado, el estudio de Gamero habla de más de 80 manantiales que alberga Córdoba y sus alrededores, de las 50 fuentes que surtían ese agua en la ciudad y de la docena de minas de captación de agua- de entre 20 metros a 3,5 kilómetros de longitud- que existen. "Por algunas, hasta se puede ir de pie por ellas. Vas por el subsuelo incluso viendo el suelo de las casas", relata el espeleólogo.

La cartografía de las aguas subterráneas hablan de un complejo mapa que va desde la sierra al Guadalquivir, desde los veneros de agua a las conducciones que la canalizaban hasta las fuentes de la ciudad, desde que existe y a lo largo de su historia, aunque esta investigación se centra en los últimos siete siglos.

"Se trata de un sistema muy complejo de distribución del agua, de una malla, una red de elementos hidráulicos", explica Gamero. Una red que ha descubierto sobre el propio terreno y tras pacientes estudios de documentos históricos para obtener la ubicación más exacta de cada elemento. "En el archivo de la Catedral estuve un año entero estudiando las conducciones que aparecían en sus documentos", cuenta. Y como allí, en otros tantos archivos.

El laberinto de aguas subterráneas ha sido, a lo largo de la historia, "un órgano vivo" que "según la necesidad ha ido evolucionando". La energía que lo ha movido siempre ha sido la fuerza de la gravedad: "Es una obra de ingeniería que juega con la gravedad, la energía que siempre ha movido el agua" y que la hace caer desde las cotas más altas de la sierra a las distintas partes de la ciudad. "Encontramos minas de captación de manantiales por la zona de El Brillante para luego dar con ese agua en zonas de las Tendillas o entre la Axerquía y la Judería", pone como ejemplos el investigador.

Las aguas subterráneas se extienden así "desde el Guadalquivir a las Ermitas", ilustra Gamero, que ha analizado también las distintas terrazas fluviales y las conducciones de agua según la naturaleza del suelo en el que se encuentran: de la roca caliza de la sierra a las tierras de vega en las zonas muy próximas al río.

"Es el sistema hidráulico que ha abastecido a la ciudad durante toda su vida", expone este experto que, sin dudarlo, asegura: "NO conozco ninguna otra ciudad de España con un red tan desarrollada de conducciones de agua como la de Córdoba". Y es que investigar y descubrir todo ese complejo entramado fue "un reto" particular ante el "enorme desconocimiento que había sobre ello".

Ahora, para quien quiera seguir las pistas del agua que corre bajo la ciudad, Francisco José Gamero ofrecerá el 20 de octubre una conferencia en el Archivo Histórico Provincial, dentro del ciclo 'El archivo del tiempo', bajo el título Un laberinto subterráneo: el antiguo abastecimiento de las aguas de Córdoba.

Etiquetas
Publicado el
8 de octubre de 2016 - 08:35 h
stats