La Junta tumba la alegación de De La-Hoz al no tener la propiedad intelectual

Celosía de la Mezquita que puede ser retirada por el Cabildo | MADERO CUBERO
El hijo del arquitecto había protestado contra el permiso de la Comisión para sustituir una de las instalaciones que su padre había diseñado para el monumento

Las alegaciones de Rafael de La-Hoz, hijo del arquitecto del mismo nombre, contra la decisión de la Comisión de Patrimonio de retirar una de las celosías que su padre instaló en la Mezquita, han sido rechazadas. Entre otras cosas, la protesta se ha echado atrás porque quien la ha presentado no es el autor intelectual de la obra, es decir, de la celosía. "Las alegaciones no se admitieron, no se han podido ni considerar, por una cuestión muy sencilla: porque De La Hoz no es titular. No tiene registro de titularidad y no se han podido atender las alegaciones en ese sentido", ha zanjado la delegada del Gobierno de la Junta, Rafaela Crespín, en declaraciones a Radio Córdoba Cadena Ser. De esta forma, ayer la delegada de Cultura en funciones de la Junta, Manuela Gómez, rubricó el permiso para que el Cabildo pueda sustituir ese cierre fijo en el vano por otro móvil y permitir así el paso de las hermandades de Semana Santa por el interior. El permiso fue aprobado

por unanimidad por la Comisión de Patrimonio.

Por su parte, el teniente alcalde de Urbanismo en el Ayuntamiento, Pedro García, que tiene que dar el permiso final para que se acometan las obras, ha anunciado que buscará cauces de diálogo para encontrar una solución a una polémica que lleva años coleando. "Si encontramos el consenso entre todos no habrá ningún problema", ha asegurado el también presidente de la Gerencia Municipal de Urbanismo.

Las alegaciones que presentó Rafael de La-Hoz se dividen en seis bloques que se centran en las infracciones al derecho moral del autor que podría suponer la retirada de la estructura, el impacto en la conservación del bien cultural, el efecto de abrir la puerta de la arcada de acceso 17; los fundamentos jurídicos para la conservación y el uso del monumento; alegaciones contra el procedimiento que se ha seguido y consideraciones finales que llaman a la reflexión sobre este tipo de actuaciones en joyas arquitectónicas como la Mezquita-Catedral, declarada Patrimonio Mundial por la Unesco en 1984.

A lo largo de todos los puntos se constata la extrañeza -cuando no sorpresa- de la familia al comprobar aspectos concretos del proyecto y la aprobación inicial del mismo. Un ejemplo se encuentra en el folio 11, donde la alegación subraya lo que considera una "incoherencia mayúscula" al aceptar que da luz verde cuando todavía está pendiente "determinar si la apertura de la puerta va a suponer realmente una mayor intensidad del uso procesional". No solo eso, sino que el propio organismo que otorga inicialmente el permiso afirma que "sería recomendable elaborar un estudio de las implicaciones de este uso en el monumento, en el marco de un análisis general funcional y de impacto de los usos de la Mezquita Catedral, bajo la premisa de la conservación.

Es decir, se otorga el permiso antes de hacer el estudio. A ello responde la familia De La-Hoz. "Confesamos que no alcanzamos a comprender este desconcertante modo de actuar pues ¿cómo es posible que un órgano especializado que tiene como misión institucional la defensa del patrimonio, constatando él mismo que carece de elementos esenciales para permitir su juicio (…) se adelante a informar positivamente la apertura de la puerta (…)?".

La familia de La-Hoz también ve necesario y solicita que la Unesco conozca estos planes de retirada de la celosía. Unos planes contra los que ya alegron los descendientes del arquitecto hace cuatro años, antes de que el cabildo retirara un proyecto anterior. "Entendemos que la documentación del presente proyecto y las presentes alegaciones debiera ser puesta en conocimiento del Comité de Patrimonio Mundial, a través del centro de Patrimonio Mundial de la Unesco, a fin de que adopte las decisiones que considere oportunas. La familia del arquitecto apunta directamente a la Junta y a la Consejería de Cultura para que proceda informar al organismo internacional aunque se reserva hacerlo a título personal.

No sería el único asunto relativo a la Mezquita que esta sección de la ONU tendría que tratar. La polémica internacional con epicentro en la Mezquita-Catedral de Córdoba también va a llegar finalmente a oídos de la Unesco de la mano del segundo Congreso Internacional de Buenas Prácticas en Patrimonio Mundial celebrado en Menorca. Sus organizadores piensan remitir sus conclusiones al máximo organismo internacional en esta materia. Y entre sus puntos, junto a otros polémicos casos como el de la Torre Pelli, de Sevilla, se encontrará la cuestionada gestión y titularidad del máximo monumento cordobés por parte del Cabildo de la Catedral de Córdoba.

Etiquetas
Publicado el
30 de junio de 2015 - 19:40 h
stats