La Junta retrasa el decreto de sequía ante el incremento de las reservas por las últimas lluvias

Un grupo de turistas se protegen de la lluvia en el Puente Romano | ÁLEX GALLEGOS

Las precipitaciones de las últimas dos semanas han permitido incrementar las reservas de los recursos hídricos en los embalses de las cuencas intracomunitarias andaluzas. Las demandas pueden atenderse con normalidad en todos los sistemas de regulación salvo La Viñuela-Axarquía y el Levante almeriense, lo que hace innecesario adoptar medidas restrictivas urgentes para paliar los efectos de la sequía. Así se recoge en el informe presentado hoy al Consejo de Gobierno por el titular de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal.

El consejero ha señalado que el Decreto ley de Sequía que estaba elaborando su departamento se tramitará ahora por vía ordinaria para su aprobación en otoño de 2018. Las previsiones a medio plazo apuntan a que, en muchas zonas de estas cuencas, el año hidrológico finalizará en situación de escasez moderada o grave. Ello justifica tanto la disposición de este instrumento normativo como el mantenimiento de medidas preventivas y operativas de prealerta.

En Córdoba, los embalses están ya al 43,5% de su capacidad. La provincia es la que tiene mayores reservas de agua de toda la cuenca del Guadalquivir (también es la que tiene los mayores embalses). Así, Córdoba dispone actualmente de 1.485 hectómetros cúbicos de agua, frente a una capacidad total de 3.411 hectómetros cúbicos.

En la provincia, el suministro a las ciudades y pequeños municipios está garantizado al menos para los próximos dos años. En la capital, el Guadalmellato ha superado el 85% de su capacidad y ha comenzado a verter su agua a San Rafael de Navallana, que supera el 40%. Sierra Boyera también está por encima del 80%. Iznájar, el mayor de toda la cuenca, está al 36% de su capacidad.

Etiquetas
stats