La izquierda cordobesa se vuelve a sentar en el diván

Asamblea de Ganemos | ÁLEX GALLEGOS

Córdoba es una ciudad referente para la izquierda española. Córdoba era el único gran ayuntamiento de España donde, hasta que llegaron los “gobiernos del cambio” en 2015, había gobernado el Partido Comunista, primero, e Izquierda Unida, después. De Córdoba fue alcalde Julio Anguita, auténtico referente ideológico de la izquierda española. Y fue alcaldesa después Rosa Aguilar, que a punto estuvo de ser coordinadora federal de IU. Córdoba también es una provincia donde Luis Carlos Rejón, otro antiguo referente nacional, se movió. Y ahora el líder de IU en Andalucía también es de la provincia (Lucena): Antonio Maíllo.

Quizás por esa abundancia de líderes o porque la izquierda cordobesa sí que tiene un largo pasado de responsabilidades políticas e institucionales, su batalla interna ha sido siempre intensa. Las guerras civiles en IU Córdoba han sido una constante. E incluso cuando peor soplaba el viento, la izquierda cordobesa fue incapaz de ponerse de acuerdo para acudir de una manera unida y confluyente a las elecciones municipales de 2015. Ganemos e IU compitieron por separado. Por primera vez desde 1979, el PSOE obtuvo más concejales y votos, y se coronó como la primera fuerza política de la izquierda cordobesa.

Ahora, tras un mandato municipal de altibajos, de idas y venidas, la izquierda cordobesa vuelve a sentarse en el diván. La carta-llamamiento impulsada por el exconcejal Rafael del Castillo y el activista Rafael Juan ha agitado a este sector ideológico de la ciudad que reclama una confluencia para que, de nuevo, esta parte de la izquierda pueda acabar superando al PSOE y optando a la Alcaldía. Aunque no se esperaba la reacción, más de 200 personas se han sumado al llamamiento, con apoyos muy significativos, como los del propio Julio Anguita, el coordinador provincial de Podemos en Córdoba, Jorge Hidalgo, la candidata de este partido al Congreso, Martina Velarde, o todos los concejales de Ganemos.

Sin embargo, atruenan otros silencios. Nadie de IU se ha pronunciado. Y si lo ha hecho ha sido en un tono respetuoso. Ni una palabra más alta que otra que una carta llamamiento que, desde luego, descoloca las negociaciones muy avanzadas que ya estaban desarrollando tanto IU como Podemos para presentar una confluencia que tiene nombre: Adelante Córdoba. Y en la que también se ha pactado un programa conjunto.

Ahora, la confluencia está en un punto muerto. De momento, los partidos no se mueven. Sus órganos van a discutir esta propuesta y van a decidir qué hacer en los próximos días. Las elecciones andaluzas, la irrupción de Vox, la victoria-derrota del PSOE y la enorme abstención entre el votante de izquierdas ha disparado la preocupación en este sector político de la ciudad.

Mientras tanto, el resto de partidos políticos ya tienen a sus candidatos elegidos (salvo Ciudadanos y Vox). Incluso está previsto que en enero muchos inicien una precampaña que será larga y, probablemente, dura.

Etiquetas
stats