Un informe de Urbanismo advirtió hace 6 meses de posibles desprendimientos en la Ermita de la Aurora

Una roca desprendida en la Ermita de la Aurora.

La Gerencia de Urbanismo de Córdoba conocía la posibilidad de que se produjeran desprendimientos en la muralla de la Ermita de la Aurora desde hace seis meses, según consta en el Informe del estado del tramo de muralla conservado en la Ermita de la Aurora, fechado el 15 de noviembre de 2019, y que ya advertía de los derrumbes que se han producido durante la cuarentena.

Según este documento de la Oficina de Arqueología y el Servicio de Proyectos al que ha tenido acceso CORDÓPOLIS, ya en noviembre se notificó que había una parte de este tramo de muralla “actualmente invadido tanto por la enredadera dispuesta en el sector ocupado por la fábrica contemporánea de hormigón, como por otra dispuesta en la pérgola situada al sur del arco transversal de la antigua Ermita”. Los arquitectos firmantes señalaron ya entonces que “en algunos puntos” esta enredadera “ha causado serios daños sobre las fábricas de sillería”.

Al mismo tiempo, en el extremo sur de la muralla pudieron apreciar que la muralla estaba afectada en su parte baja “por severas patologías de disgregación del soporte pétreo (alveolización, arenización y eflorescencias salinas) como consecuencia de la humedad”, apreciable “en los desprendimientos de piezas de cierto calibre que se han podido visualizar sobre los bancos adosados a la muralla”. Por su parte -continuaba-, las partes altas se encuentran “menos afectadas por la humedad”, si bien “presentan en algunos sectores una acentuada erosión, con pérdida de volumen e incluso disgregación como consecuencia de la acción de las raíces y tallos de las enredaderas”.

“Puntualmente incluso se observa la pérdida de sillares externos de la muralla, en tanto que en otros las fisuras y disgregaciones hacen dudar de la estabilidad de algún sillar que, al situarse a gran altura, representa una evidente peligrosidad. La presencia de fábricas mixtas de ladrillo y mampostería, posteriormente revestidas con mortero de cemento, presentan muestras de abombamiento en los mismos, pudiendo provocar algún desprendimiento de fragmentos”, explica el informe, que concluye la necesidad de proceder a “un análisis patológico más profundo de este tramo de la muralla”.

También demandaban los autores recabar al Archivo Municipal y al archivo de la Gerencia “todos los antecedentes disponibles”, y especialmente el Proyecto de Rehabilitación de 1998; así como eliminar las enredaderas, “al menos de todos los sectores en los que se conservan las fábricas originales de la muralla”; y definir una franja de seguridad a lo largo de toda la medianera oriental de la Ermita de la Aurora.

Los vecinos demandaron estas actuaciones en enero

Sin embargo, aquel informe debió ser guardado en un cajón, a tenor de lo ocurrido durante las últimas semanas. Juana Pérez, presidenta de la Asociación de Vecinos La Axerquía indica que el 23 de enero solicitaron a Urbanismo que “acometieran las intervenciones requeridas” en el citado informe “con el fin de preservar el recinto de la Ermita de la Aurora y reanudar los servicios socioculturales que se desarrollan en la misma”, puesto que este espacio se suele llenar de vida precisamente con la llegada del periodo estival.

“Hasta la fecha no hemos recibido respuesta y además se ha añadido que en el interior de la Ermita de la Aurora se han producido una serie de desprendimientos, que han sido revisados desde urbanismo y que hasta ahora tampoco hemos recibido respuesta en cuanto a la actuación a llevar a cabo”, explicita Pérez, que advierte de la necesidad de actuar “cuanto antes, no solo sobre la Ermita de la Aurora sino sobre la zona del derrumbe de la calle San Fernando así como la valoración del resto de muralla existente en toda la calle San Fernando”.

Además, recuerda que en el año 2015, cuando se produjeron algunos desprendimientos, Vimcorsa ya planteó una posible actuación que finalmente no se llevó a cabo, y que podría volver a estudiarse.

La Ermita de la Aurora, construida en el siglo XVIII, se derrumbó en los años sesenta del siglo pasado. El solar estuvo abandonado hasta finales de los noventa, cuando fue restaurado por Vimcorsa. Los últimos derrumbes preocupan sobre todo porque en octubre del año pasado se produjo el desprendimiento de la antigua muralla romana de San Fernando, situada a escasos metros de la Ermita de la Aurora.

https://cordopolis.es/2020/05/25/denuncian-desprendimientos-de-la-muralla-en-la-ermita-de-la-aurora/

Etiquetas
stats