El idioma de la música

Los Pequemúsicos
Peque Músicos es una empresa de iniciación musical donde padres e hijos aprenden juntos los conceptos principales de la música

Hace ya cuatro años que Rubén y Mirella, dueños de la empresa –aunque ellos prefieren llamarla una gran familia- pusieron en marcha Peque Músicos. Un proyecto que se ha hecho realidad. Peque Músicos quiere revolucionar la manera de entender el aprendizaje de la música. Y, poco a poco, lo está consiguiendo. Nada de manuales y libros.

Cuando su hijo apenas tenía 5 meses, Rubén y Mirella visitaron todas las escuelas infantiles de Córdoba ("las que no visitamos es porque desconocíamos que existían") a las que presentaron el proyecto que tenían en mente, "pero sólo una nos escuchó". En ese momento, Rubén trabajaba en un almacén de farmacia y Mirella, maestra en paro, lo hacía de manera desinteresada en una escuela. Sin embargo, fueron viendo poco a poco que los alumnos de esa escuela continuaban más por ella que por la metodología que estaba obligada a impartir.

Ante esta situación, y con la ambición de crear algo "propio", se aventuraron en dar a luz a Peque Músicos, una escuela de iniciación musical para niños de 2 a 7 años. "Con niños de 1 año no hemos visto tantos resultados y ya con 8 años pueden entrar en el conservatorio, y nosotros no queremos pisar ningún ámbito. De ahí la limitación de edad", aclara Rubén.

Aunque los inicios siempre son difíciles, Peque Músicos ha experimentado un crecimiento considerable. "Nuestro primer fin de curso lo celebramos con tan sólo 17 alumnos pero estábamos exultantes", confiesan ambos. El segundo año tuvieron a 110 alumnos. El curso pasado lo despidieron con 194 alumnos. Y ahora, en este cuarto año, esperan que el número de matriculaciones roce al de años anteriores.

Peque Músicos sigue una metodología exclusiva para esta formación musical donde la figura del padre/madre/abuelo/abuela es esencial. "Creemos que, primero, los padres pasan poco tiempo con sus hijos. Y, segundo, que un niño, a la primera persona que imita, es a su papá y a su mamá. Aprenden por imitación y lo hacen con mayor ilusión", afirman. Peque Músicos obliga que, en cada clase, un familiar acompañe al niño. Mientras que éste toca un instrumento, el familiar también lo tiene que hacer. Con los bebés, por ejemplo, trabajan mucho la pintura de dedos sobre dibujos de instrumentos. Mirella explica que "esta metodología dista mucho de lo que rezan muchos libros de música, pero estamos muy seguros de su validez. Es más, tenemos mucho padres que son profesores y ellos mismos están aplicando algunas de nuestras técnicas a nuestras clases".

Pero no sólo eso. Peque Músicos también quiere que los más pequeños vayan adquiriendo un bagaje musical y que se adentren la cultura de Córdoba. Por ello, también les enseñan todo lo relacionado con el carnaval y la Semana Santa, "aunque sea a niveles elementales, pero ellos también deben tener ese conocimiento", cuenta Rubén.

Esta escuela también transmite sus enseñanzas a aquellos niños con ciertas deficiencias, como pueden ser síndrome de Down, asperger o autismo. "A todos los niños se les nota el aprendizaje y el avance pero, a los que más, a aquellos que con necesidades educativas especiales".

Actualmente, Peque Músicos no cuentan con sede física y desarrollan su trabajo en colegios y escuelas infantiles a los que se trasladan cada día, todos ellos repartidos por la capital. "Creemos que de esta manera facilitamos mucho al niño y a la familia el que puedan acudir a las clases. En el primer año nos cedieron un local pero, cuando venía el mal tiempo, nos íbamos dando cuenta de que los niños ya no asistían. Fue por ello por lo que nos planteamos conformar esta escuela itinerante que es ahora Peque Músicos", cuentan. No obstante, no deshacen la idea de llegar a la provincia pero, "ahora es difícil. El ir a un pueblo u otro sería incrementar los gastos y, con ellos, incrementar la mensualidad –de 25 euros-, y no es lo que queremos", confiesan.

A pesar de ser un ejemplo de emprendimiento, nunca han solicitado ningún tipo de ayuda institucional, "aunque sí nos gustaría que se nos reconociera nuestro trabajo. Que vean que hay una empresa en Córdoba que hace algo diferente". Peque Músicos tampoco aparece en un faldón de periódico o en una cuña de radio. Y es que sus actos publicitarios también son música ya que la única manera que han elegido para darse a conocer ha sido mediante la creación de un musical, El Hada de la Música, que el pasado mes llevaron al Jardín Botánico.

Actualmente, Mirella es la directora de la escuela. Ellos, junto con tres personas más, intentan que el aprendizaje de la música no se convierta en algo estanco, metodológico y disciplinado. Y lo consiguen. Logran que la música se introduzca en la vida de aquellos que están dando sus primeros pasos. Y lo hacen de una manera lúdica y divertida. "Ésta es nuestra manera de apoyar la cultura de Córdoba y su idiosincrasia".

Etiquetas
stats