Humedad y máximas por encima de 30 grados marcarán el tiempo durante la semana

Turistas en el casco histórico de Córdoba | TONI BLANCO

Tras un fin de semana marcado por la inestabilidad meteorológica, donde lluvias, truenos, avisos por tormentas y sol se iban sucediendo entre la apretada agenda cultural que dependía de ellos, la nueva semana que comienza lo hace sin riesgo de lluvias y con temperaturas cálidas pero llevaderas. Destaca del episodio los cuatro días consecutivos en que la estación meteorológica del aeropuerto de Córdoba ha visto registrar lluvia. Poca, eso sí, tan sólo 9,6 litros en todo el episodio, de los cuales la mayoría caían durante la madrugada y mañana del domingo.

Las lluvias, o su aparente ausencia, marcaban la tarde del sábado mientras decenas de pasos de Semana Santa salían a las calles, y los conciertos de Raphael y Manuel Carrasco perfilaban la puesta en escena de los conciertos de la noche. A las 22 horas, cuando todos los actos bullían, la sierra, a escasos diez kilómetros del núcleo urbano, ofrecía su propio espectáculo.

Las tormentas van a desaparecer durante la semana, o al menos durante los primeros días. Sólo de cara al fin de semana podríamos volver a tener tormentas y chubascos aislados gracias a la aproximación de una nueva depresión aislada hasta la Península, de bastante menor entidad, eso sí, que la de la pasada semana. Hasta entonces los restos de la DANA que nos afectó el fin de semana, se habrán diluido por completo, permaneciendo aún aire frío en altura que aportará algo de inestabilidad entre semana, y que servirán de conexión para la nueva baja que nos visité ya de cara al viernes.

Dicha inestabilidad se traducirá fundamentalmente en aporte húmedo en capas bajas y medias de la atmósfera peninsular, que se traducirá en la presencia de nubosidad y de una creciente sensación de bochorno. Eso es lo que espera a la provincia durante buena parte de la semana, donde sol y nubes de evolución convivirán con temperaturas que se mantendrán altas, aún en el rango de los 30 a 32 °C en el valle del Guadalquivir, y entre tres y cuatro grados menos en el resto de la provincia.

Humedad y temperaturas ayudarán a que la semana, aunque no asfixiante, sí sea bastante insoportable. Sensación propia de primavera, de la que empieza a volver loco al armario, y donde el contraste entre máximas y mínimas empieza marcarnos el camino del cambio de estación. Si bien las mínimas aún resultan ligeramente altas, moviéndose en el entorno de los 17 o 18 °C, empiezan a ser lo suficientemente persistentes como para que el ambiente fresco sea el predominante de la mañana. Así seguiremos durante toda la semana, camino de un nuevo viernes donde las lluvias, en forma de tormentas, puedan volver a hacer parada en la provincia.

Toda la información del Colectivo Meteofreak en Twitter y en Facebook.

Etiquetas
stats