¿Qué es lo que hay exactamente bajo la Mezquita?

Un grupo de turistas observa los restos arqueológicos bajo el suelo de la Mezquita | MADERO CUBERO
Un reciente estudio arqueológico, que interpreta los restos hallados en los años 30 por Félix Hernández y que se sostiene en hipótesis, identifica que el monumento se construyó sobre un 'Atrium' tardorromano

Durante la II República, mientras España vivía uno de los momentos políticos más agitados de su historia, un arqueólogo trabajaba en el subsuelo de la Mezquita de Córdoba. Félix Hernández, el gran descubridor e impulsor del yacimiento arqueológico de Medina Azahara, buscaba en el oratorio y en el patio la respuesta a una pregunta que según coinciden los expertos de forma casi unánime nadie puede afirmar: ¿sobre qué se construyó la Mezquita de Córdoba, a finales del siglo VIII? El arqueólogo Félix Hernández encontró muchos restos. En el oratorio halló una estructura que identificó como la iglesia de San Vicente, que citaban las crónicas árabes del siglo X pero no las visigodas. Hoy, 80 años después de la excavación de Hernández y en plena polémica sobre la titularidad de la Mezquita Catedral de Córdoba, los expertos siguen planteando sus dudas sobre qué fue lo que encontró exactamente el ilustre arqueólogo.

Hace semanas e invitada por Casa Árabe, Susana Calvo Capilla, profesora titular del Departamento de Historia del Arte I (Medieval) de la Universidad Complutense de Madrid, expuso el resultado de varios trabajos recientes de interpretación de los restos sobre los que se levanta la Mezquita de Córdoba. Calvo Capilla participaba en una conferencia para analizar el valor artístico y arquitectónico de la mayor construcción de época omeya en la Península Ibérica: la Mezquita. Uno de esos trabajos, redactado por José Manuel Bermúdez Cano, de la Universidad Pablo de Olavide, publicado en 2012 pero que ha pasado casi desconocido hasta ahora. Bermúdez Cano sostiene una hipótesis que califica como “propuesta” pero en la que no afirma nada como definitivo ni incontestable: la Mezquita de Córdoba se construyó sobre un Atrium, un complejo episcopal cordubensis. El arqueólogo basa su “propuesta” en un estudio de los dibujos y las fotografías de las estructuras halladas por Félix Hernández, y la identificación de las mismas con hallazgos posteriores.

¿Y exactamente, qué es un Atrium? Se trataría de una estructura tardorromana, una especie de centro desde el que se ejercería el poder sobre la ciudad. ¿Significa eso que bajo la Mezquita no hubiese culto cristiano? No, en absoluto. Pero tampoco se puede afirmar de manera rotunda. “En definitiva, los argumentos sugeridos apuntan hacia una clara posibilidad: que nos encontremos ante un Atrium. Entendido éste, no como forma arquitectónica, sino como un edificio independiente con funciones áulicas de episcopalis audientia”, afirma Bermúdez Cano en su último trabajo.

Es decir, se trataba más de un centro de poder de la época tardorromana, con un carácter más estatal que privado. Bermúdez Cano afirma que “la posibilidad de que las estructuras formaran parte de un posible centro episcopal (vid supra), nos permiten establecer que estamos ante una forma arquitectónica de poder, de representación del poder, y no de residencia”.

¿Qué es lo que lleva a Bermúdez Cano a plantear la posibilidad de que los restos se correspondan con un Atrium? “El elemento arquitectónico clave para la interpretación de estos espacios es el contraábside” hallado por Félix Hernández en los años 30. En su trabajo, Bermúdez Cano hace un extenso trabajo de comparación con edificios similares hallados en la Península y también en Italia, para concluir que los restos cordobeses se asimilan más al Atrium encontrado en Algezares (Murcia).

¿Y qué hay de la iglesia de San Vicente? Bermúdez Cano no la descarta, pero en su trabajo afirma: “Sorprende, por tanto, que una afirmación categórica e incontestada como ésta, esté basada en conjeturas y sostenida en datos históricos sin contrastar. Más aún, cuando las únicas fuentes que mencionan un edificio cultual cristiano (la basílica de San Vicente) son musulmanas. Sorprende, que la basílica no sea mencionada en las fuentes del momento de la conquista, sino mucho más tarde”. “En conclusión, salvo teorías más o menos fundadas, no disponemos de datos arqueológicos para aproximarnos a la articulación urbana de la zona. Y lo que es más importante: suponemos, pero no podemos probar la existencia de un complejo basilical, ni áulico en la zona. No obstante, los indicios apuntan hacia la presencia de un grupo episcopal, bajo el subsuelo de la mezquita. Pero desconocemos su cronología inicial, su evolución y su extensión”, concluye.

El debate, por tanto, sigue abierto. ¿Qué es lo que hay bajo la Mezquita? ¿Sobre qué se construyó? ¿Existió o no la basílica de San Vicente?

Etiquetas
stats