La Guardia Civil detiene a 45 personas en tres meses por robos en el campo

.
El operativo más importante se desarrolló en Bujalance, donde se localizó una vivienda con más de 120 objetos robados en cortijos y droga para su venta al menudeo

La Guardia Civil, dentro del marco de los servicios que viene realizando en la provincia en aplicación de los planes establecidos para luchar contra los robos y hurtos en explotaciones agrícolas y ganaderas, ha detenido en los últimos tres meses a 45 personas y ha imputado a otras siete por la comisión de robos con fuerza en las cosas y hurtos, cometidos en explotaciones agrícolas y ganaderas de la provincia.

Según informa el instituto armado, el objetivo esencial de este operativo es mejorar los niveles de seguridad y para ello, desde el pasado mes de agosto se está intensificando la presencia de patrullas para la vigilancia en caseríos, granjas, explotaciones agropecuarias, zonas de cultivo, e instalaciones y depósitos de agua. Además se están estableciendo operativos preventivos en las franjas horarias de mayor incidencia de este tipo de delincuencia y se están intensificando los puntos de verificación de personas y vehículos, así como de establecimientos de compraventa de material usado.

En las últimas semanas, el dispositivo establecido se ha visto reforzado con efectivos de la Agrupación de Reserva y Seguridad de la Guardia Civil a caballo y con la creación de los Equipos ROCA (Equipos de lucha contra el Robo en el Campo), diseñados para combatir específicamente esta actividad delictiva.

Los últimos operativos se han desarrollado en los términos municipales de las localidades de Posadas, Almodóvar del Río, Guadalcazar, Palma del Río, Villa del Río y La Carlota, donde además de las detenciones e imputaciones practicadas, la Guardia Civil ha logrado recuperar gran parte de la maquinaria y demás efectos sustraídos.

Entre los operativos realizados destaca el efectuado en Bujalance a principios del presente mes de octubre, tras tener conocimiento que se habían producido varios robos en inmuebles ubicados en explotaciones agrícolas y ganaderas de Adamuz, Montoro, Villa del Río y Bujalance.

En el desarrollo de la investigación la Guardia Civil pudo saber que algunos de los objetos sustraídos en estos robos pudieran estar siendo entregados a dos personas con residencia en la localidad de Bujalance, ambos de 24 años, conocidos por sus amplios antecedentes policiales.

Ante ello, se estableció un dispositivo de servicio que permitió confirmar las informaciones recibidas y ubicar el inmueble donde al parecer se estaban ocultando los efectos. El registro efectuado, permitió localizar ocho papelinas de heroína, cuatro papelinas de cocaína y una importante cantidad de marihuana, preparadas y dispuestas para su distribución y venta al menudeo, así como útiles para la preparación y venta de la droga, un rifle municionado del calibre 22, que había sido sustraído en una vivienda rural de la localidad de Montoro, así como más de 120 objetos posiblemente de ilícita procedencia. El material intervenido está siendo objeto de estudio, pudiendo estar relacionados con robos cometidos en explotaciones agrícolas y ganaderas de los términos municipales de Adamuz, Montoro, Villa del Río y Bujalance.

En el dispositivo establecido, además de efectivos del Equipo ROCA recientemente creado, con base en Montoro, intervinieron Guardias Civiles de diferentes unidades de esta Comandancia.

El estudio de los objetos intervenidos ha permitido ya esclarecer 8 robos cometidos en los términos municipales de Villa del Río, Adamuz, Bujalance y Montoro.

Otro de estos servicios, se desarrolló en Palma del Río, donde la Guardia Civil tras sorprender de madrugada a los ocupantes de un vehículo en un paraje cercano a la localidad de Fuente Carreteros, que circulaban con las luces apagadas, los cuales al verse sorprendidos se dieron a la fuga a gran velocidad, si bien debido al mal estado de la calzada y la carga que portaba uno de los vehículos, concretamente un Renault Express tuvo que detenerse, procediendo los agentes a interceptarlo e identificar a sus ocupantes, que resultaron ser dos vecinos de Córdoba, de 32 y 45 años, conocidos por sus amplios antecedentes.

El registro superficial del vehículo, que permitió localizar en su interior más de 1.000 kilos de granadas a granel, que los ocupantes del vehículo no pudieron acreditar su legítima propiedad, que habían sido sustraídas de una finca próxima. Ante ello, y tras recibir la pertinente denuncia se procedió a la detención de los dos ocupantes del vehículo como supuestos autores de un delito de hurto de frutos del campo.

Etiquetas
stats