La gripe desaparece del invierno cordobés

Una mujer recibiendo su vacuna contra la gripe | MADERO CUBERO

El año pasado por estas fechas, la gripe entraba en “fase epidémica” en la provincia de Córdoba. En la primera semana de enero se superaban los 50 casos por cada 100.000 habitantes detectados por el Servicio Andaluz de Salud (SAS). En febrero se llegaron a superar los 150 casos por cada 100.000 habitantes en un año considerado especialmente duro. Caían clases casi enteras de colegios de la provincia, mientras llegaban noticias lejanas desde China, donde se empezaba a combatir un nuevo virus llamado SARS Covid 19, un nombre muy difícil de recordar.

Este año, cuando está a punto de concluir un 2020 que lo ha cambiado todo, el virus de la gripe no ha hecho acto de presencia en la provincia de Córdoba. A fecha de 20 de diciembre, y según diferentes fuentes consultadas por este periódico, aún no se ha detectado ni un solo caso de gripe en la provincia. No se descarta que ocurra. Pero de momento no hay noticias.

Cuando el Covid 19 dio el salto al mundo entero era primavera. La gripe, como cada temporada en el hemisferio norte, retrocedía y los epidemiólogos ya advertían sobre lo que podía ocurrir en el invierno en caso de que el SARS y el influenza coincidieran en el tiempo. Pero, de momento, se ha repetido en el hemisferio norte el mismo patrón que en sur: la gripe o ha desaparecido o ha afectado a muy pocas personas.

Según el sistema de vigilancia del Instituto Carlos III sobre el virus de la gripe, en toda España su nivel de intensidad es basal. Aunque fuentes de Salud insisten en que más que basal es “inexistente”. El propio consejero de Presidencia, Elías Bendodo, aseguró que a fecha de 15 de diciembre en Andalucía “no se ha detectado ni un solo caso de gripe”.

Sobre las causas los expertos aseguran que no hay una concreta, sino una sucesión de muchas. Se ha vacunado a una mayor cantidad de población que en otras temporadas y, sobre todo, la pandemia del Covid 19 ha hecho que los ciudadanos limiten mucho sus movimientos y que se haya generalizado el uso de la mascarilla. Aparte, señalan, el coronavirus se está demostrando como mucho más contagioso que el influenza.

Pero, ¿es bueno que haya desaparecido la gripe? En cuestiones de salud pública desde luego que sí. Pero el virus sigue ahí, señalan las fuentes, y que se haya apagado ahora puede hacer que las cepas más comunes y contra las que hay vacunas desaparezcan en favor de otras menos conocidas.

En cualquier caso, a día de hoy no hay ni un cordobés hospitalizado a causa del virus de la gripe a estas alturas del año, algo que no no se recuerda en décadas.

Etiquetas
stats