La familia del asesinado en La Chica Carlota reclama que se desencripten las llamadas de los móviles

Un guardia civil en la vivienda donde apareció el cadáver | FERNANDO HERMOSO

La familia del joven asesinado en La Chica Carlota en el año 2017 ha enviado una providencia al Juzgado que instruye el caso, el de Posadas, para que se desencripten los casi 500 mensajes de texto y llamadas que se hicieron "en las horas clave" Pedro G., el presunto asesino -que se hacía pasar por sacerdote y que posteriormente suplantó la identidad de la víctima-, y Joaquín R., el abogado madrileño del asesinado.

Los investigadores creen que el estudio de las comunicaciones será clave en la resolución del caso, que se encuentra en fase de instrucción en el Juzgado de primera instancia de Posadas. La familia asegura que podría asumir el coste y reclama además que se llame al equipo que logró la desencriptación de las llamadas en el caso de Diana Quer.

Por otra parte, el próximo 15 de junio está previsto que se revise la orden de prisión provisional contra el principal acusado de los hechos, Pedro G., que está en la cárcel desde el año 2018.

Por el momento hay dos personas investigadas: el abogado de la víctima -en libertad con cargos- y el principal sospechoso, un hombre que se hacía pasar por cura y que está en la cárcel de manera provisional acusado de haber matado a este vecino de La Chica Carlota, a quien le habría suplantado la identidad y robado todo lo que tenía de valor.

El principal sospechoso fue detenido en Madrid con el vehículo del desaparecido, había usado sus tarjetas de crédito y sus documentos de identidad. En la casa donde fue hallado el cadáver también se hallaron un pico y una pala que se analizaron por si los restos de tierra que conservaban se corresponden con los del huerto donde se encontró el cuerpo. Este pico y esta pala se habría comprado en Ciudad Real.

Etiquetas
stats