Declara ante la Policía el conductor del bus destrozado en Feria

.
En su declaración, que se ha prolongado por espacio de media hora, se ha ratificado en los hechos y en que no puede identificar a los vándalos | Los investigadores ven "muy complicada" la resolución del caso

Durante poco más de media hora y sin poder aportar luz sobre los presuntos autores que en la madrugada del pasado sábado la emprendieron a golpes y destrozaron todas las lunas del autobús que conducía-el especial de Feria número 28- a la altura del barrio de las Palmeras. El conductor de Aucorsa, que precisamente esa noche comenzaba sus vacaciones, ha acudido esta mañana a las dependencias del Cuerpo Nacional de Policía, en donde ha ratificado la denuncia interpuesta en su día ante la Policía Local.

Según las fuentes consultadas, el relato viene a ser el mismo que el que manifestó en la noche del incidente; esto es, que unos quince jóvenes, con edades comprendidas entre los 18 y 20 años, y que eran los últimos ocupantes del autobús, cogieron los martillos de emergencia y la emprendieron a golpes contra las lunas del vehículo. Alertado por tres de los jóvenes -que le gritaron: "¡Chófer, chófer, que estos se han vuelto locos!"-, el conductor se protegió y, cuando pudo, abrió las puertas del bus para que los vándalos lo abandonaran.

De esta manera, y con los pocos datos sobre la identidad de los gamberros, las fuentes de la investigación consultadas por este medio señalan que la identificación de los responsables "va a ser muy complicada" tanto por el hecho de que eran los únicos ocupantes -aunque hay otras personas que se bajaron antes- como por la falta de datos físicos que ha podido aportar el conductor. Pese a ello, las investigaciones, que están centralizadas en la brigada de Policía Judicial del Cuerpo Nacional de Policía, van a proseguir con la esperanza de poder señalar a los autores de unos daños valorados en varios miles de euros.

Etiquetas
stats