Córdoba lleva desde el 7 de febrero con niveles de contaminación por ozono altos

Estación de medición de la Asomadilla | JUNTA DE ANDALUCÍA

La ciudad de Córdoba lleva desde el 7 de febrero con niveles de contaminación por ozono “preocupantes”, según los informes de la calidad del aire que cada día publica la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía. Los tres observatorios de la calidad del aire en la ciudad (Asomadilla, Lepanto y Vial Norte) están ofreciendo datos que despiertan alarma desde hace ya cinco meses.

La contaminación por ozono troposférico causa cada año 17.000 muertes prematuras en la Unión Europea, 1.800 de ellas en España. Por eso, la Unión Europea (de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud) fija unos niveles máximos de emisión en el aire que se respira en las ciudades.

En Córdoba, a su situación geográfica (una ciudad encajada en un valle) se une un año extremadamente seco (la ciudad lleva su diciembre-mayo más seco desde que hay registros), muchas horas de sol y un tráfico cada vez más intenso. Tan crítica es la situación que Córdoba registró valores de ozono por encima del valor objetivo diario para la protección de la salud durante once días entre el mes de mayo y lo que llevamos de junio. Desde el 7 de febrero, sus niveles se consideran “admisibles” aunque altos y no se considera que exista un riesgo a la población.

Y la previsión no es buena. El aumento de las temperaturas hará que los niveles de ozono sigan subiendo, tal y como anunció hace semanas la concejala de Medio Ambiente en funciones, Amparo Pernichi. De hecho, por vez primera los niveles de ozono han superado los umbrales considerados alarmantes en la estación de medición de Villaharta, en el corazón de Sierra Morena. De hecho, entre las 17:00 y las 21:00 de la tarde de este miércoles, en esa estación se superaron los 120 microgramos de ozono por metro cúbico de aire considerados como el umbral máximo para considerar que la contaminación puede tener efectos inmediatos en la salud de las personas.

Mientras, los tres observatorios de la calidad del aire en la ciudad (Asomadilla, Lepanto y Vial Norte) están ofreciendo datos de una situación “admisible” pero con una previsión de que vaya a “peor” en los próximos días. Sin embargo, los niveles no se han disparado tanto como en Villaharta.

¿Qué es el ozono?

El ozono troposférico, también conocido como ozono “malo” por contraposición al de la estratosfera, es un contaminante secundario producido por la reacción entre la luz solar y el dióxido de nitrógeno y los hidrocarburos emitidos por los automóviles y algunas industrias.

Por inhalación, provoca un incremento del riesgo de enfermedades respiratorias agudas y reducción de la función pulmonar, así como el agravamiento de patologías cardiovasculares. El ozono, además de para las personas, es también tóxico para la vegetación, dañando los bosques y reduciendo la productividad de los cultivos.

El ozono troposférico es el contaminante que presenta en España una mayor extensión y afección a la población y a la vegetación, con unos niveles al alza. Esto se debe al incremento de las temperaturas medias y de las situaciones meteorológicas extremas (olas de calor) durante la primavera y el verano, por efecto del cambio climático.

El Gobierno central y una decena de comunidades autónomas, entre las que se encuentra Andalucía, acumulan una década de retraso en la redacción de los preceptivos Planes de Mejora de la Calidad del Aire.

Etiquetas
stats