Córdoba instalará códigos para guiar a personas sin visión y añadir información para turistas

Código de lectura en el monumento a Manolete de Santa Marina.

La Delegación de Inclusión y Accesibilidad del Ayuntamiento de Córdoba va a poner en marcha una iniciativa mediante códigos similares a los QR que se instalarán en 200 puntos del casco histórico inicialmente, en calles, monumentos, paradas de autobús, etc y que servirán para guiar a las personas sin visión y, además, para añadir información que sirva para los turistas que visitan la ciudad.

El delegado de Inclusión y Accesibilidad, Bernardo Jordano, ha presentado la iniciativa este martes junto al responsable de la empresa murciana que lo va a llevar a cabo, con la aplicación Navilens, y ha puesto el foco en que se trata de una medida para acerca a Córdoba al principio de accesibilidad universal.

Los códigos que se implanten en determinados puntos pueden ser leídos a gran distancia -unos 12 metros- por la cámara de un teléfono móvil y, en el caso de las personas con dificultades o sin visión, se traducirá en un audio donde se le informará de la ubicación en la que se encuentra y la información necesaria para guiar a esa persona por calles, saber cuándo vendrá el próximo bus a una parada o conocer una determinada ruta.

Con el mismo código pero en una aplicación para usuarios convencionales sin problemas de visión, la lectura se traducirá en información en texto e imágenes, que añadirá datos para los turistas y puede ser traducida a 33 idiomas, incluidas las lenguas oficiales del territorio nacional. Así, la lectura de los códigos por distintos puntos del casco histórico puede servir de audioguía para conocer este entorno de la ciudad, según ha apuntado Javier Pita, responsable de la empresa.

Tecnología en ciudades como Nueva York, París, Barcelona o Madrid

La aplicación de esta iniciativa está abierta a todo el contenido que el Ayuntamiento quiera incluir en la lectura de los códigos, como vincular lenguaje de signos para traducir la información que se ofrezca o incluir contenidos para niños de cara al turismo en familia.

Según ha explicado Jordano, este tipo de tecnología "se está implantando en ciudades como Nueva York, Barcelona, Madrid, París..." y, después de en el casco histórico de Córdoba, "acabará implantándose en todas las instalaciones municipales, edificios públicos, deportivos, etc". De hecho, una de las primeras ubicaciones será la de las paradas de autobuses.

Jordano ha señalado que esta iniciativa se ha abordado con los colectivos de personas con discapacidad que pueden beneficiarse de ella y ha expresado su satisfacción porque la iniciativa "va a buen ritmo, no debería tardar mucho" en estar implantada. Actualmente, la Delegación de Casco Histórico del Ayuntamiento trabaja en asignar contenidos para enviarlos a la empresa que elaborará la información de los códigos.

Etiquetas
stats