Condenan a devolver medio millón al exgerente de bomberos

Navarrete, con chaqueta clara, junto a Expósito, en el centro
El Tribunal de Cuentas también condena al exinterventor a reintegrar 35.000 euros | La demanda contra el expresidente del Consorcio queda desestimada

El Tribunal de Cuentas ha condenado al exgerente del Consorcio de Bomberos de la Diputación de Córdoba, Antonio Navarrete, al pago de 480.000 euros. Esta cantidad corresponde a los ingresos irregulares que en concepto de nóminas, anticipos, horas extras y facturas duplicadas fueron a parar a la cuenta del exresponsable del Consorcio. Navarrete ocupó el cargo bajo el gobierno del PSOE en la Diputación de 2001 a 2012.

El mismo tribunal condena al exinterventor, Juan Francisco Gómez, a reintegrar 35.000 euros como responsable contable subsidiario del desvío irregular de dinero. Él era quien tenía que haber velado por la legalidad y pulcritud de los movimientos bancarios. En cambio, Cuentas ha desestimado la demanda que el Consorcio interpuso contra su presidente, Fernando Expósito. Además, condena a la entidad provincial a pagar las costas procesales del demandado.

La sentencia condenatoria y la reclamación económica del Tribunal de Cuentas supone también la confirmación de las irregularidades contables detectadas y denunciadas por el PP cuando tomó el gobierno de la institución, en 2011.

La sentencia considera probado que en los años en los que Navarrete ejerció de gerente -de 2001 a 2012- ingresó en su cuenta personal casi medio millón de euros en distintos pagos. Así, mediante 31 transferencias bancarias realizadas desde la cuenta del Consorcio se hizo con un total de 100.920 euros que ingresó irregularmente en concepto de anticipos reintegrables.

Paralelamente, desde abril de 2001 al mismo mes de 2006, ingresó 127.860 euros en concepto de gratificación por horas extras. Al tiempo, recibió otros 76.113 euros mediante transferencias bancarias desde las cuentas del Consorcio, sin que aparezca en la contabilidad ninguna factura asociada a dichos pagos. Aún así, en un informe del Interventor General aparecían relacionadas con la empresa de limpieza Serlinco, si bien nunca fueron ingresados en aquella cuenta, sino en la personal de Navarrete.

Los fondos se engrosaron notablemente con la llegada de 287.466 euros a través de 42 transferencias bancarias desde la cuenta del Consorcio. Tampoco aparece en la contabilidad ninguna factura asociada a dichos pagos. Otras cuatro transferencias sin justificar -y que sumaban 23.425 euros- se ingresaron igualmente en la misma cuenta.

En cuanto al expresidente del Consorcio, Fernando Expósito, el Tribunal de Cuentas no contempla que tuviese ninguna connivencia o acuerdo encubierto con el exgerente en relación a las irregularidades. La sentencia considera que la forma de ocultar el movimiento de fondos excluye cualquier intervención directa del presidente como ordenador de pagos. Para el Tribunal, queda manifiesto que el presidente fue completamente ajeno a las irregularidades denunciadas.

Etiquetas
stats