Todo un castillo de fuegos artificiales ilegal a escasos metros de la gasolinera de Colón

.

El 31 de diciembre ha sido una noche larga para los miembros de la Policía Local de Córdoba. A pesar de que en general ha transcurrido con normalidad y sin incidentes graves contra las personas, fuentes de la policía reconocen que han aumentado las denuncias por el uso de petardos. Una muestra palpable de a lo que se han tenido que enfrentar los agentes es el vídeo que unos vecinos han remitido a CORDÓPOLIS. Todo un castillo de fuegos artificiales ilegal a escasos metros de la gasolinera de los Jardines de Colón que, según los denunciantes, se produjo justo después de las campanadas de medianoche.

El teniente de alcalde de Presidencia y Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Córdoba, Emilio Aumente, ha destacado este domingo en una nota de prensa “la tranquilidad y las escasas incidencias” con las que se ha desarrollado la celebración de la Nochevieja y la entrada del nuevo año 2017 en la capital, donde la multitudinaria Fiesta de Fin de Año en la Plaza de las Tendillas ha tenido lugar con “absoluta normalidad”, mientras que en otros puntos se han registrado casos de atención a menores por intoxicación etílica y sanciones a locales que han incumplido la prohibición respecto a la música.

Junto ello, Aumente, que ha aprovechado para felicitar el nuevo año 2017, ha elogiado y valorado muy positivamente la coordinación y la colaboración que mantienen los cuerpos policiales y reconocido la labor de la Policía Local y el Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento de (SEIS) de Córdoba, así como el papel de los servicios de emergencias y de los servicios municipales que hacen un sobreesfuerzo en estas fechas.

Respecto a las incidencias de Nochevieja, sobresalen casos atención a tres menores por intoxicación etílica cuyos progenitores fueron llamados por la Policía Local y los servicios sanitarios para informarles de la situación en la que se encontraban, así como un caso de un menor que se encontraba en la discoteca Nomak y que presentaba una intoxicación por una sustancia desconocida que le provocó una comportamiento extraño e incongruente. Al detectarse fue llevado al Hospital Universitario Reina Sofía y avisada su familia. Además, los tres casos de menores atendidos por intoxicación por alcohol se dieron en la Calle Málaga, dos, y el tercero en la discoteca Nomak.

Los taxistas sufrieron asimismo los efectos de pasajeros a los que había sentado mal el consumo de alcohol, ya que fueron varios profesionales del taxi los que denunciaron que ocupantes a los que trasladaban habían vomitado en el vehículo impidiendo el desarrollo de su jornada laboral.

Por otro lado, el parte de incidencias de la Policía Local también recoge denuncias a locales que incumplieron la prohibición de utilizar los equipos de música fuera de hora. Fue el caso del Wok Sakura, donde tras personarse la Policía Local y hacer recomendaciones y advertencias, se terminó por desalojar el local sin incidentes y extender la denuncia. También el de una cafetería de la Plaza de la Oca, donde se ordenó que cesara la música, lo que se cumplió, y posteriormente se extendió la denuncia.

Cabe destacar que el resto de inspecciones realizadas a fiestas autorizadas se saldó sin ninguna anomalía. Además, hubo que apagar un fuego en la vía pública, en concreto una candela hecha con dos palets en la Libertador Carrera y O´Higgings, que requirió la intervención del SEIS y la Policía Local.

Por último, en la barriada de Cerro Muriano se produjo un vuelco de seis contenedores, frente a la calle La Mina, haciéndose cargo de la actuación una unidad que por sus propios medios retornó los contenedores a lugar y eliminó el peligro creado para la circulación.

Etiquetas
stats