Berlanga se sube al autobús de Pozoblanco

Interior de un autobús.
La inmovilización de un vehículo de línea municipal por la Policía Local evidencia el conflicto entre los agentes y el Ayuntamiento

La escena es surrealista y parece sacada de una película en blanco y negro de Luis García Berlanga. Un autobús de línea municipal de Pozoblanco, de los que circulan entre las 7.30 de la mañana y las 13.30, dando servicio, sobre todo a los jubilados que acuden a los distintos servicios públicos, recibe la orden de alto de un agente de la Policía Local. Le pide los papeles del vehículo. Constata que no ha superado la Inspección Técnica (ITV) y lo inmoviliza, para pasmo de los viajeros presentes. Horas después, el autobús superará -esta vez sí- el examen de la ITV y volverá a ofrecer su servicio con normalidad. Pero el estrambótico suceso deja en evidencia el profundo conflicto que vive el alcalde, Pablo Carrrillo (PSOE) con los agentes municipales.

Todos en Pozoblanco saben que el Gobierno municipal y los trabajadores de la Policía Local andan a la gresca. Los agentes piden un aumento de salarios y han hecho llegar sus protestas de manera sonora y contundente. En la última Feria Agroganadera, una de las citas más importantes en la agenda del Consistorio, quedó en evidencia este problema delante de todos cuando un grupo de policías se manifestó en uno de los accesos en presencia del regidor y el resto de invitados oficiales, entre los que estaba la consejera de Agricultura, Elena Víboras.

Aquello terminó de enervar al regidor, que presentó una denuncia en los juzgados de Pozoblanco. Los hechos tuvieron lugar en abril, pero la semana pasada el juzgado consideró que éstos podían ser constitutivos de delito. Y el ambiente se enrareció todavía más entre el consistorio y los policías.

Ese mismo día, los agentes dieron el alto al autobús. El primer teniente de alcalde y concejal de Urbanismo, Obras, Servicios, Medio Ambiente, Seguridad Ciudadana y Protección Civil, Benito García, no vincula directamente esta llamativa conducta de los agentes con el conflicto que vive el Consistorio pero sí destaca que la Policía Local optase por sancionar al vehículo justo el mismo día en que en el Ayuntamiento se sabía que iba a volver a pasar la ITV.

“En este Ayuntamiento, como en otros muchos, son los propios conductores de los autobuses los responsables de llevar al día este tipo de trámites, como puede ser superar regularmente la Inspección Técnica de Vehículos”, cuenta García. “En este caso, el autobús no la había pasado pero no se le había prohibido circular, simplemente debía hacer una serie de reparaciones”, justifica el edil. En una nota de prensa, el Ayuntamiento restó importancia al asunto la semana pasada a un simple “malentendido”.

Etiquetas
stats