El Ayuntamiento establecerá un plan de racionalización del agua de riego de las zonas verdes

Obras para el sistema de riego de zonas verdes con agua no potable | MADERO CUBERO

El Ayuntamiento de Córdoba va a establecer un plan de racionalización del agua que se emplea en el riego de las zonas verdes y parques de la capital. Este proyecto tomará forma a partir del último trimestre del año, cuando el gobierno municipal prevé que se comenzará a emplear agua no potable para el riego de las zonas verdes.

El riego con agua no potable será posible tras las obras que ha llevado a cabo Emacsa desde hace un año y hasta este verano, que ya han concluido a falta de unos flecos en su primera fase, según han confirmado a este periódico fuentes municipales. Solo quedarían “ciertos remates de instrumentación y medición” para que el sistema quede a punto.

Mediante estas obras, que comenzaron en julio de 2018, se ha instalado un sistema de canalizaciones desde la estación depuradora de Villa Azul, que aprovechará para el riego el agua de la limpieza de filtros de la propia estación. La primera fase de este proyecto ha consistido en la ejecución de la red de distribución desde La Asomadilla a uno de los puntos con mayor demanda hídrica de las zonas verdes de la ciudad, que es el Parque Cruz Conde.

Esta obra debe ahora ser recepcionada por el servicio de Parques y Jardines, con quien Emacsa establecerá un convenio que el gobierno municipal quiere “reactivar” ahora con condiciones que establezcan “medidas de racionalización en el uso del agua de riego”, señalan fuentes de la empresa municipal a CORDÓPOLIS. Así, al uso de agua no potable para el riego se quieren sumar acciones que eviten el despilfarro de agua, estudiando cambios en el riego de las zonas verdes que eviten el sistema de inundación que se puede ver en algunos puntos de parques actualmente.

Adecuar la cantidad de agua necesaria

Este nuevo sistema de riego permitirá ahorrar, cuando se completen las fases de todas las zonas verdes en la ciudad, alrededor de 178.000 metros cúbicos de agua potable que actualmente se destinan al riego de jardines. Las medidas de racionalización que ahora se estudian pretenden, además, adecuar la cantidad de agua necesaria para las zonas verdes.

La canalización para el riego con agua no potable que ha realizado Emacsa ha ido avanzando desde Villa Azul a distintos parques y jardines de la ciudad. Así, esta primera fase deja conectada la estación depuradora con otros grandes puntos de consumo de agua de riego, tales como los jardines de Escultor Fernández Márquez, la zona verde Antonio Pareja García (Santa Rosa), las del Vial Norte, los Jardines de la Agricultura, los Jardines de la Victoria y los Jardines de Conde Vallellano.

El presupuesto con el que han contado estas obras ha sido de 854.733 euros e incluye la instalación de las nuevas conducciones y las bocas de riego en los jardines. Desde ellas se regarán las zonas verdes con todo el agua que se utiliza actualmente para la limpieza de filtros de la estación depuradora de Villa Azul.

El proyecto global, que se redactó en 2017 y fue aprobado durante el pasado mandato tiene dos fases más, que contemplan que el sistema de riego de zonas verdes con agua no potable abarque al conjunto de la capital cordobesa.

Etiquetas
stats