La antigua cárcel de Fátima no tiene quien la quiera

Visión aérea del suelo liberado en la antigua cárcel de Fátima.
El Ministerio de Hacienda ha puesto a la venta cuatro parcelas por ocho millones de euros, en los que se prevé la construcción de 190 viviendas | El Ejecutivo no ha recibido ninguna oferta

El Gobierno no encuentra comprador para cuatro solares residenciales que posee en la antigua cárcel de Fátima. En noviembre de 2013, el Ministerio de Hacienda sacó a la venta los cuatro solares, en los que está prevista la construcción de un total de 190 viviendas (el 70% libres y el 30% restante de VPO). En total, el departamento dirigido por el ministro Cristóbal Montoro espera conseguir unos ocho millones de euros por la venta de estas cuatro parcelas, que están sin urbanizar. Sin embargo, y desde entonces, no ha recibido ni una oferta por los solares.

Este suelo se desarrolló en el año 2008, justo cuando estalló la crisis del ladrillo. Sin embargo, su historia es muy anterior. En 2000, el Gobierno cerró tras décadas la prisión provincial de Fátima. Con su clausura, se liberaba una enorme cantidad de suelo para la ciudad. En 2002, el Gobierno y el Ayuntamiento firmaron un convenio para desarrollar esta enorme bolsa de suelo, a imagen y semejanza de los convenios que se habían firmado con decenas de ayuntamientos en el resto de España tras el cierre de otras prisiones y también de distintas instalaciones militares.

La operación no fue, ni mucho menos, especulativa. De los 25.000 metros cuadrados que ocupaba la antigua cárcel de Fátima, 20.000 metros cuadrados serían para la ciudad. El resto, 5.000 metros, lo ocuparían viviendas. Son estos suelos para los que el Gobierno no encuentra comprador. En concreto, el Ejecutivo ha puesto a la venta un total de 3.910 metros cuadrados, que conforman cuatro parcelas distintas. El importe total, ocho millones de euros.

En concreto, Hacienda ha sacado a la venta dos parcelas gemelas. Cada una tiene una superficie total de 1.383 metros cuadrados. Cada una tiene un precio idéntico: tres millones de euros. Además, también enajena otras dos parcelas más. Una mide 875 metros cuadrados de superficie, por la que pide 1,6 millones de euros. La otra 269 metros cuadrados. Por ese solar el Ejecutivo reclama 184.000 euros.

El resto del suelo de la cárcel de Fátima está también casi como estaba. En 2005 se demolió la estructura de la antigua prisión provincial. En pie tan solo se dejó el edificio administrativo y la entrada principal a la cárcel. Su objetivo era habilitar el recinto como centro cívico y para el uso del vecindario. El resto que no fuese destinado a viviendas tenía un objetivo claro: una gran zona verde, de la que carece uno de los barrios con la densidad de población más alta de Córdoba. También se preveía la construcción de aparcamientos. En 2011 se rehabilitó la antigua cárcel, con una inversión de 800.000 euros con cargo a las partidas de los fondos estatales de empleo. Sin embargo, el edificio sigue cerrado.

Etiquetas
stats