Antequera quiere beber de Iznájar, pero ¿quién lo paga?

Pantano de Iznájar.
El Gobierno ha anunciado que trabaja en la construcción de una enorme tubería que pueda suministra agua potable a la comarca de Antequera, con un importante déficit hídrico | Junta y Gobierno se enfrentan por ver quién paga la obra

Los 80.000 habitantes de la comarca de Antequera tienen un importante déficit hídrico. Sus acuíferos son insuficientes para atender una población tan grande sobre todo en época de sequía. En los años en que menos llovió en Andalucía (las sequías y las temporadas de lluvias son cíclicas), la comarca de Antequera fue una de las que más restricciones sufrió. La comarca, que no Antequera, que tiene al Torcal como el gran aljibe natural que da de beber a esta milenaria ciudad. Para paliar la sed de la zona, los ayuntamientos de la comarca han decidido impulsar un viejo plan: beber de Iznájar, el mayor pantano de Andalucía y que tienen bastante cerca.

Hace años, la Junta planteó un trasvase de agua a la comarca. Se habló de cinco hectómetros cúbicos de agua año, una parte muy pequeña de un embalse que cuando está lleno (no lo ha estado casi nunca) alcanza casi 1.000 hectómetros cúbicos de agua dulce. Cuando la Junta planteó la obra, el presupuesto era elevado: 40 millones de euros para construir unos 40 kilómetros de tuberías. Ahora, el coste ha bajado algo, pero sigue siendo muy alto: unos 30 millones de euros.

La gran pregunta ahora es: ¿quién lo paga? Esta semana, la Junta y el Gobierno se han enfrentado precisamente por quién es la administración que asume este enorme gasto que urge para una comarca cuyos problemas de suministro de agua potable se complican mes a mes, con acuíferos cada vez más colmatados o contaminados.

Esta semana, el Parlamento de Andalucía trató de aprobar una declaración del proyecto como de Interés del Estado para que fuera precisamente el Gobierno quien asumiera la obra y pudiera iniciarla de manera urgente. Sin embargo, y pese a la unanimidad de todos los partidos en la comarca de Antequera, finalmente el PP se descolgó del acuerdo y votó en contra.

No obstante, y en vista de la situación actual, la obra será de todo menos urgente. De momento, y mientras no haya Gobierno en España (y por tanto nuevos Presupuestos Generales del Estado) es imposible que el Ejecutivo encargue una obra nueva, a no ser que sea de extrema necesidad. La pregunta es: ¿el suministro de agua potable para más de 80.000 personas lo es?

Etiquetas
stats