El anciano que mató a su mujer en Pozoblanco murió por una caída

Agentes de la Guardia Civil en el domicilio donde han sido encontrados los cuerpos FOTO: CORDOPOLIS
La Delegación del Gobierno en Andalucía confirma a través de una nota de prensa que el suceso del domingo se trató de un crimen machista

Confirmado. El suceso del pasado domingo en Pozoblanco en el que murió un matrimonio de ancianos fue un crimen por violencia machista. La Delegación del Gobierno en Andalucía ha confirmado a través de un comunicado firmado por la propia delegada, Carmen Crespo, que el hombre murió por una caída accidental después de haber dado muerte a su mujer. Crespo, que ha mostrado su pesar y su condena por los hechos, se sostiene en “las primeras investigaciones” sobre el caso, en el que murió una mujer de 81 años y su marido, de 80.

Según la Delegación del Gobierno, la víctima y su presunto homicida tenían dos hijas en común que no convivían con el matrimonio. La mujer nunca había presentado denuncia previa por malos tratos, por lo que no contaba con ningún tipo de protección policial. No obstante, sus hijas han confirmado ante los agentes de la Guardia Civil las continuas agresiones que habría sufrido esta mujer a lo largo de su vida matrimonial. El matrimonio fue enterrado ayer en Pozoblanco.

Con esta nueva víctima, se eleva a 6 el número de mujeres fallecidas en Andalucía a manos de sus parejas o ex parejas en los seis primeros meses, tras los casos de Écija (18 de marzo); Peal de Becerro, en Jaén (18 de abril); Alcolea, en Córdoba (22 de mayo) y Jerez (12 de junio). Además, las estadísticas de violencia de género incluyen también el caso de la niña de 6 años presuntamente asesinada por su padre en Campillos (Málaga). En el territorio nacional el número de víctimas mortales, con este último episodio, se eleva a 27.

Solo en uno de los casos registrados hasta ahora en Andalucía se había presentado denuncia previa por violencia de género, por lo que la delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, ha vuelto a insistir en la necesidad de “denunciar los casos de malos tratos, pues sólo así se pueden activar los distintos mecanismos para la proteccción de las víctimas”. Crespo también ha recordado que las instituciones disponen de recursos y servicios para apoyar socialmente y psicológicamente a las víctimas, al margen de las medidas de protección policial y judicial, que sólo pueden activarse tras la denuncia previa.

Además, la delegada ha anunciado que en la próxima comisión regional del Plan Director para la Convivencia y la seguridad escolar en Andalucía, que se celebrará a finales de este mes, se va a acordar la inclusión de los Centros de Educación Permanente para Adultos (CEPERs) entre los distintos centros en los que se imparte formación en materia de violencia de género. El objetivo de esta iniciativa, como ha explicado la delegada, es concienciar a sectores de la población especialmente vulnerables del fenómeno de la violencia de género. En lo que va de año, un 26% de las mujeres víctimas mortales de la violencia de género en España son mayores de 50 años.

Etiquetas
stats