La victoria del láser

El vello, cuando es antiestético o indeseado, hay que hacerlo desaparecer cuanto antes y por el mejor método. A por él, pero con todas las garantías. En el año 2014 sí se puede. Con láser.

Por suerte, la tecnología láser  ha desterrado la necesidad de depilarse reiteradamente con cera, cremas o cuchilla para poder disfrutar de una piel suave y libre de pelitos -que decimos nosotras-, o de viriles pelos contra los que también lucha el hombre mediterráneo y morenazo hoy día.

Además, gracias al láser, que ´destruye´ el folículo piloso al atacar a través de la propia melanina del pelo, también se resuelven molestias, en ocasiones graves, como las del vello enquistado y las foliculitis.

Por tanto, es el método más efectivo y el que más ventajas presenta hasta que la ciencia no descubra otra cosa.

Todo en el láser parece bueno salvo el coste, que lógicamente tiene que ser elevado en comparación con otras depilaciones que no conllevan el empleo de equipos tecnológicos avanzados ni el control médico y de profesionales especialistas en su aplicación.

Sin embargo, hacerse la láser no es algo que se decida en un pis pas. Como es una apuesta trascendente, surgen dudas y todas las preguntas más frecuentes: ¿qué láser elegir?, ¿dónde acudir?, ¿cómo programar las sesiones?, ¿qué zonas depilar y en qué orden?,¿qué opciones existen para las pieles oscuras y para el vello claro?, ¿qué precauciones tomar?, ¿en qué casos está contraindicado? o ¿cómo financiarlo?

Si se acepta el consejo sería bueno pensar que es una vez en la vida, por lo que si lo haces, hazlo bien. Tampoco es baladí tener en cuenta que una depilación   inadecuada restará posibilidades de éxito a las soluciones más efectivas. Y que el vello blanco, por carecer de melanina, es inmune al láser, por lo que no es plan de esperar a encanecer, vaya a ser tarde.

Ya sobre el terreno, dispuestos/as a dar el paso hacia el rayo vencedor del maligno vello, lo complicado es decidir dónde y cuándo, porque la oferta de depilación láser es apabullante.

Informarse, exigir garantías, solicitar que se explique todo el proceso detalladamente, la posiblidad de hacer una prueba gratuita, la existencia de un contrato, pedir consejo a expertos, comprobar que es un centro autorizado y que el equipo láser está homologado en España, conocer la valoración y la experiencia de quienes ya han acudido a un centro en concreto, son algunos pasos para elegir una depilación láser con la que quedemos plenamente satisfechos.

Centros como Hedonai  comienzan el tratamiento con una consulta de diagnóstico previo y a partir de ella, sobre una piel que no esté bronceda, se realizan las sesiones necesarias, mediando entre ellas el tiempo que recomiende el especialista.

Respecto al sol, para la victoria y el éxito de láser es clave la ausencia de bronceado y la necesidad de abstenerse de tomar el sol sin una solar  superior a 50 o un maquillaje que haga esa función cuando se trata del rostro, antes y un tiempo después del tratamiento.

También es muy importante que todo el vello esté crecido, es decir que no queden pelitos por salir de los que hayan sido depilados anteriormente de raíz.

Información y respuestas a preguntas frecuentes sobre la depilación láser pueden responderlas en una visita a Hedonai, Láser 2000 o Laserderm, en Córdoba, o en centros como el Instituto Médico Láser. También, en cuanto a sistemas de láser estético, en los centros de belleza cordobeses de Dori Simón  y de Carmen Povedano.

Sobre las contraindicaciones, las principales son el embarazo y ciertas enfermedades de las que advertirán en los centros especializados.

Junio es un buen mes para comparar precios y prestaciones; además, suelen multiplicarse las ofertas, que son ventajosas. Por mi parte, investigaré algo más y espero empezar a finales de septiembre. El láser es el rey y vence al vello.

Nota: Las menciones a establecimientos no llevan aparejada ninguna contraprestación.

Etiquetas
Publicado el
21 de junio de 2014 - 02:34 h
stats