¿Cenicienta empoderada?

Azul, azul, esta primavera es azul como el fabuloso vestido de la Cenicienta rubia y bella, fuerte e independiente que la factoría Disney revive en 2015. Llega los cines la película  de Kenneth Branagh, su reparto de lujo, los 10.000 cristales Swarovski en el fabuloso traje del baile real, la magia del hada madrina, el corazón humano enamorado de los sueños que se hacen realidad, y la ciencia del marketing capaz de vender millones de euros en productos con el sello de Cinderella.

¿Qué me compro? ¿Cuál era la palabra mágica? ¿En qué cines podemos ver la película recién estrenada este 27 de marzo? ¿Dónde está el príncipe con tantas ganas de buscar a su enamorada? Vayamos tranquilamente.

Por un módico precio, la línea juvenil de maquillaje Essence ofrece destellos y rubor en una edición limitada con el sello oficial de Disney. En otro nivel brillan las polveras y la paleta de sombras de MAC Cinderella, pero no solo por la calidad y la exclusividad de la marca canadiense de culto, sino porque necesitarás magia para conseguir algún producto de Cenicienta ya que vuelan al poco de ponerse a la venta.

Una locura consumista que podemos contrarrestar leyendo ensayos que descubren o son antídoto del veneno patriarcal inoculado en los cuentos de hadas, o con imágenes de princesas salvándose a sí mismas.

Por cierto, que nuestras princesas y príncipes, los pequeños de la casa, también pedirán sus cositas de Cinderella, y para eso está Disney Store.

Pero Cecinienta es sobre todo el zapato de marras. Por eso encaja con el lujo artístico del calzado femenino más maravilloso del planeta. Como soñar es gratis visitemos las páginas de Jimmy Choo  y Laboutin.

La fantasía y el talento también deslumbran en las piezas de Swarovski y el estuario digno de un Oscar, de Sandy Powell para Cenicienta, mientras que la manicura comparte esta fibre por Cinderella, como podemos comprobar en la edición limitada de Morgan Taylor  y en miles de expertas en nail-art.

¿Y el vestido de Cenicienta? ¡Oh! Es grandioso, es el pasaporte a esa otra vida lejos de la ceniza y el maltrato. Eso en el cuento. Pero de alguna forma quién no sueña con vestir un día con un gran traje -vestido, smoking, chaqueta, traje a medida...- que realce lo que hay dentro de la persona que somos. Por eso, para las chicas, si llega la ocasión, pueden interesar estas direcciones de Matilde Cano, Higar Novias

Higar Novias, de Fuente Palmera y FabPrettyDresses.

Atención, que no estoy hablando de casarse, ni de príncipes o princesas, ni de amores idealizados. Cenicienta somos todos cuando luchamos para vivir como queremos superando la adversidad. Aunque en plan materialista también podría ser, al fin y al cabo, una tarjeta Visa infinita adosada a un personal shopper.

Nota: Las menciones a marcas y productos no llevan aparejada ninguna contraprestación. 

Etiquetas
Publicado el
28 de marzo de 2015 - 11:42 h
stats