El muy particular Willie Johnston

Ida de la semifinal de la Recopa de 1972. Juega el Rangers de Glasgow contra el poderoso Bayern que luego tiranizaría Europa durante unos años. En un momento del choque el futbolista con el once a la espalda del conjunto protestante echa a correr con el balón en los pies. Le persigue un defensor alemán hasta que éste se para, le mira y –ante la incredulidad de los presentes- se sienta durante un par de segundos sobre la pelota antes de reanudar su marcha por la banda.

Por estas cosas (había hecho el año anterior algo parecido en el derbi Old Firm ante el Celtic) y otras cuantas que ahora se relatarán Willie Johnston –el melenudo número once del que hablamos- se ganó en sus tiempos como jugador fama de excéntrico.

Es preciso aclarar antes de nada que se trataba de un grandísimo extremo zurdo. Esa Recopa del 72 la ganó el Rangers merced a su aportación. Incluso en la final ante el Dinamo de Moscú anotó el melenudo y menudo futbolista dos goles. Era poseedor de un gran regate y de una velocidad tremenda con el balón en los pies.

Ya jugando con los Rangers protagonizó una buena anécdota Johnston en Nueva York. Durante un amistoso ante la Fiorentina fue expulsado –nada extraño: fue sancionado durante 105 días mientras vistió la camiseta azul- y se negó a abandonar el campo… hasta que un policía le conminó a hacerlo apuntándole con su revólver reglamentario.

Dejó su club de toda la vida tras ganar la Recopa entre otros motivos por el acoso de la Federación escocesa, que detestaba sus maneras, y firmó tras un traspaso millonario por el West Bromwich Albion. Allí siguió rindiendo a un gran nivel, pero no dejó de lado sus rarezas.

En el 77 el seleccionador escocés volvió a confiar en él tras un periodo de ostracismo para el Mundial de Argentina. Willie Ormnond, que así se llamaba el técnico, le denominó "el mejor extremo del Reino Unido". Sin embargo, tras su estreno ante Perú (derrota 3-1) Johnston tiene que pasar de rebote el control anti doping –el compañero que iba a hacerlo estaba al borde de la deshidratación- y da positivo en una sustancia llamada Reactivan. Es inmediatamente expulsado del torneo y él alega que lo tomaba como un reconstituyente, pero que el partido ante los peruanos fue uno de los peores de su vida así que "poco efecto debió hacerme".

Denostado definitivamente en su país y vetado por su Federación, se marcha a la liga Norteamericana para enrolarse con su amigo Alan Ball en el Vancouver Whitecaps canadiense. Allí sigue a lo suyo. Provoca una pelea entre más de veinte personas en un partido ante el New York Cosmos de Beckenbauer; en otro partido tras marcar su equipo se marcha a celebrar el tanto con los componentes del banquillo rival por error y en otra oportunidad al ir a ejecutar un saque de esquina acepta con gusto la botella de cerveza que le ofrece un aficionado. Le da un par de tragos y saca tan bien el córner que termina en gol.

Todo un personaje que protagonizó su última locura, nada agradable, en el ocaso de su carrera, cuando regresó al Rangers. En un partido ante el Aberdeen le dio tal golpe en la tráquea a un rival que tuvo que ser salvado de la muerte merced al boca a boca del médico de su equipo. En su defensa apenas dijo que pensaba que era otro jugador con el que tenía una vieja disputa. Desde ese día los partidos entre Aberdeen y Rangers son casi tan tensos como los que le miden al Celtic.

Genio y figura. En Kirckcaldy se encuentra el pub "The Port Brae", de su propiedad, que regenta su hijo y que han convertido en un museo sobre su figura. Seguro que si lo visitan pueden descubrir un buen whisky y mejores historias metafutboleras.

P.S. Willie Johnston se sienta en mitad de la semifinal ante el Bayern: http://www.youtube.com/watch?v=VgS8fEbRAMY

Willie Johnston se bebe una cerveza antes de sacar un córner.

http://www.youtube.com/watch?v=l9ckZUpGoNI

Reportaje (en inglés) sobre la figura de Willie Johnston en The Guardian: http://www.theguardian.com/football/blog/2008/dec/23/rangers-celtic

Etiquetas
Publicado el
31 de mayo de 2014 - 21:32 h
stats