Y debajo del Pleno... ¡está la playa!

Es cierto y verdad, que diría aquella. Cuando escribo esta columna (desde el Soul y con un estupendo country de fondo) el Pleno ordinario de enero vive sus últimos minutos. Después de casi diez horas de debate, réplicas y contra réplicas, condenas a obispos y propuestas chanantes uno no está ya para muchos trotes. Pero vamos a intentarlo.

Insisto en que el titular que acaban de leer es cierto y verdad, que diría aquella. Hoy (para ustedes ya es ayer) un parcelista ha propuesto al Pleno que la segunda fase del Plan del Río Guadalquivir (¿recuerdan la primera, aquella que sirvió para construir el pescódromo junto a la Torrecilla, por ejemplo?) incluya la construcción de una playa en Miraflores "frente al Eroski" y una especie de puerto fluvial con barquitos de vela para los turistas. Y el Pleno ha aprobado sin discutirla y por unanimidad una propuesta para que se impulse, precisamente, esa segunda fase del Plan del Río. Aunque lo que no me ha quedado muy claro es si incluye o no la playa en Miraflores. Vaya, vaya. Entiéndanme. Son las 21.28. Escucho country en el Soul, bebo cerveza y escribo. Estoy cansado. Creo que no. Que lo de los barquitos y la playa no viene en ningún punto de la moción.

Pero sigo atónito. Una playa en Miraflores. Sí, ya sé que la hubo. Hay fotos de chiquillos en los años 50 nadando alegres en un Guadalquivir que entonces estaba limpio y, casi todos los veranos, llevaba agua. Lo mismo el parcelista (uno de los líderes de las casas del entorno del aeropuerto inundadas cada vez que el Guadalquivir dice ¡Hola!, como le gusta escribir al Meteofreak) lleva razón. Lo mismo la salida de Córdoba de la crisis llega por ahí, por llenar el río de barquitos (cuando haya sequía se quedarán amarrados sobre los cantos rodados 'like a rolling stone') y la playa de turistas. O lo mismo no. Vamos, ya les voy anticipando que ni de coña.

Son las cosas que pasan en Córdoba. El sábado, Juanjo Fernández Palomo, el Comicalla, me decía también ante una cerveza que la ciclogénesis pone "lah cabesah" de aquella manera. Suelo fiarme bastante más de lo que me dicen mis amigos.

Etiquetas
Publicado el
22 de enero de 2013 - 03:22 h