Selfie

.

Eso que ven ahí es un selfie que se hizo Córdoba en las pasadas elecciones autonómicas. Como podrán comprobar no está toda la ciudad, falta parte de la ciudad consolidada y barriadas periféricas. Faltan porque es muy tarde para rehacer la gráfica y porque es lo normal, vamos que si están donde están, lo normal es que no salgan en la mayoría de las fotos de la ciudad.

Lo que sale siempre es la lengua de vaca esa enorme azul en la zona norte, o quizás recuerda un escarabajo, con sus patitas y todo. Es como si Fernando III en junio de 1236 hubiera puesto sus reales en la falda de la montaña y desde entonces no se hubieran movido de allí sus dignas majestades (historiadores relajáos, que estoy vacilando). Ocho de cada diez brillantes descendientes de D. Fernando acampados en las faldas de Sierra Morena votan religiosamente al Partido Popular, y en alguna sección tienen el record de Andalucía. El año que viene llamamos al notario Don Ramiro Loscertales para que después de certificar que tenemos el flamenquín más grande del mundo en Las Tendillas (también pepero como se ve), certifique que tenemos el barrio más de derechas de Andalucía.

De hacer incursiones se apropiaron del centro y pusieron su Gran Capitán, para que no quedaran dudas y guardara el cortijo como un espantapájaros. Me fijo en el plano y me parece que un buen puñado se quedó en El Correo, supongo que cuando bajaban a apalear lo que hubiere se pidieron una para refrescarse, se liaron a cascar y de ahí no pasaron, que eso le pasa a uno cualquier viernes a las tres de la tarde. Los descendientes de Don Fernando son muy de las copas por la tarde, y cuando les cierra El Correo tienen ahí al ladito El Málaga.

Alrededor del manchurrón se fueron asentando los tibios de corazón, gente razonable, y a tomar viento se fueron los de siempre, lxs currantes, lxs servidorxs. Se fueron tan lejos que la mayoría no sale en la foto, y esto es mérito de muchos, el haber conseguido ser una de las ciudades más segmentadas de Andalucía. Eso quiere decir que somos de las ciudades que agrupa al voto más en determinados territorios, o sea, que hay zonas muy de derechas, y zonas muy de Lo Otro, y no me voy a poner ahora a definir Lo Otro que en eso se nos va la vida. Y eso después de muchos años de gobierno de un sector de los Otros, que dicen que les gusta la integración, la ciudad compartida y esas cosas.

Ojalá el próximo 24 ganemos Córdoba y nos salga un selfie distinto, que ya va siendo hora.

Etiquetas
Publicado el
12 de mayo de 2015 - 06:41 h
stats