¿Por qué estamos como estamos?

Entrada de La Pérgola

A principios del pasado mes de junio el alcalde, José Antonio Nieto, a preguntas de un oyente de la SER, anunció la anulación del concurso para la adjudicación del edificio de la Pérgola, situado en la Avenida de la República Argentina.  Acababa así un proceso de licitación a cuyo final había accedido únicamente la Unión Temporal de Empresas formada por Colaborativa y Zum Creativos (http://www.espaciocreativo.colaborativa.eu/blog/) tras superar la primera criba, que evaluaba la solidez del grupo empresarial.

Jóvenes ingenieros, diseñadores y arquitectos (léase también diseñadoras, ingenieras…) proponían un espacio de coworking que albergara distintas iniciativas comprometidas con la economía local, la sostenibilidad y el desarrollo cultural y cuyo elemento común sería la creatividad. Era (y es, no han renunciado al proyecto) una invitación y una incitación a los emprendedores que quieran compartir conocimientos, experiencias y, por qué no, costes. Consiguieron adhesiones de iniciativas similares de Europa y América, así como de empresas y profesionales de Córdoba y Andalucía. Economía creativa, con alto componente tecnológico y participativo, impulsada por emprendedores cordobeses… de manual.

Pues tras el enorme esfuerzo realizado y un año y medio después de iniciarse el proceso, aún no han recibido ninguna comunicación por parte del Ayuntamiento, ni de resolución, ni de anulación, ni de ningún otro tipo. Se tienen que conformar con las declaraciones que va haciendo el alcalde por aquí y por allí. Todo esto ha ocurrido sin que yo recuerde que ningún opinante mediático, partido político ni, por supuesto, organización empresarial, haya dicho esta boca es mía.

A principios de este mes de septiembre se presentó el proyecto del Mercado de la Victoria (http://www.mercadovictoria.com/), que ocupará la antigua caseta del Círculo de la Amistad (muy cerquita de La Pérgola) y un espacio de dimensión similar en su entorno. El proyecto consiste en un mercado de productos frescos ("templo de los productos frescos" le llaman) y una serie de bares- restaurantes. O en el orden contrario, el tiempo dirá. Sigue, según dicen, los ejemplos del mercado de San Miguel en Madrid y La Boquería en Barcelona. La presentación la protagonizó Alberto Rosales, representante de los empresarios cordobeses que participan en la iniciativa y vicepresidente de Hostecor, el alcalde, José Antonio Nieto, y Máximo Doval, gerente de Tonitra Sur. Vicente Amigo también andaba por allí. Rosales adelantó que el proyecto cuenta con el respaldo de la propia Hostecor y de Comercio Córdoba y que intentará mejorar la oferta gastronómica de la ciudad y las pernoctaciones. La noticia ha tenido amplio eco en todos los medios locales.

Córdoba no puede salir de donde está haciendo lo mismo que ya hace. Pernoctaciones, gasto por turista y día, ocupación hotelera, etcétera, ocupan obsesivamente el debate en una ciudad que pretende el imposible de salir de su posición segundona, con más del 30% de paro, a base de raciones de berenjenas fritas y salmorejo. Obviamente, el turístico es y será un sector importante en nuestra economía, pero es imposible que sea el vector fundamental de una ciudad de más de 300.000 habitantes, por razones cuantitativas y cualitativas, a no ser que asumamos la precariedad como parte de la identidad cordobesa. La ciudad necesita una economía diversa, conectada con el mundo, con protagonismo de sectores de más valor añadido, y especialmente necesita a sus jóvenes. Por eso es más grave este silencio de los que pueden hablar y esa displicencia de los que están obligados a garantizar las oportunidades de todos. Y porque una ciudad que apoya siempre a los poderosos y ningunea a los que no lo son no tiene futuro.

Etiquetas
Publicado el
25 de septiembre de 2012 - 08:00 h
stats