Barrios, azoteas y casino

.

Córdoba es muy barrio y a mí me inquieta la actriz Nieves Pedraza. Me inquieta más justo antes de intervenir, los segundos anteriores transmite la sensación de que algo grave va a ocurrir, y cualquier idea, cualquier emoción pasa antes por sus ojos. Ves que hace ademán de activarse e inconscientemente tocas los laterales del asiento, repasas visualmente la puerta, las ventanas de la sala, para estar seguro de que estamos seguros, que estamos preparados para lo que viene. Cuando ella está en el escenario cuesta distraerse, tiene esa habilidad impagable de hacerte sentir esperanzado, hacerte creer que vas a vivir un momento especial, sin darte cuenta de que el momento especial es precisamente ese, el de la espera.

El pasado jueves 14 estrenó, junto con Paco Nevado, Rebeca Carrera y el autor, Alberto Cortés, "la Reina del Baile", en la Sala Ritmo Latino, en el polígono de Chinales, una sala de gente aficionada a la salsa, elemento central de esta obra tremenda, un gore sin sangre ni sierras mecánicas. Todo era un poco raro, el sitio, la gente, el ambiente de tragedia en una fiesta de fin de curso, una mezcla ecléctica muy de barrio, las cosas de la gente de la escena. A fuerza de ser otrxs tienen esa capacidad de adaptarse a todo, no necesitan nada, aprovechan la más mínima rendija para ser capaces de contar lo suyo, nunca se quejan, todo son oportunidades, materiales para contar cosas. Tienen mucho de aquellos cómicos que retratara Fernán Gómez, ahora con sus chándales, el sudor, los bocatas a deshoras, son lo más gente del mundo cultureta, aunque parezcan otra cosa. Nos contaron una historia desasosegante, el pasado jueves 14 de mayo a las nueve de la noche.

Imagen previa al Luneados tomada por Juan Pablo Lucena

Y azotea. Una azotea es un patio invertido, no un espacio de encuentro con tu gente, con la tierra , es una forma de huida, de situarte en otra ciudad que está despoblada y en la que es posible inventar, la imaginación frente a la memoria, la libertad frente al cobijo, el gesto antes que la acción. Paradójicamente el diseñador Juan Pablo Lucena llenó la azotea de neorrealistas camisas blancas, quizás reivindicando el blanco y negro, porque la escasez es el mejor alimento de los sueños y a nuestrxs poetas no les gusta la abundancia ruidosa y colorida de este tiempo. Fue cosa de Luneados (Juan, José María y Gema) y Miguel Galadí, que reunieron a escritorxs para escribir un libro que hay que leer con lupa. Los poetas son otra cosa, se vieron en la azotea de Rafael como si fueran un comando de disconformes que se reúne para viajar a lo desconocido en una nave espacial antes de una invasión alienígen en una película de serie B de ciencia ficción.

Los de la azotea tienen otra actitud, la palabra es elegancia y la imagen obscenidad, el imperio de lo obvio, y miden muy bien, no les va el exceso, la hipérbole, mejor la contención, incluso los dibujos de Galadí son grafías sutilmente apuntadas. El sol ayudó, que no hay nada que se resista a las buenas artes de Juan Bolaños, y los que no estuvimos no sabemos si fue una lectura poética, una exposición, o un paseo por el murete de la azotea para ver quien era el que sobraba y entraba en la historia del existencialismo cordobés.

Y casino. Mientras, en el Circulo de la Amistad estaban decenas de hombres y alguna mujer para la presentación del libro "50 años de los Califas" . Realizado por el Diario Córdoba y escrito no sé por quién o quiénes (releo las crónicas y no lo encuentro), cuenta los cincuenta años de la plaza de toros de la ciudad, en un acto que por las palabras de los asistentes se me antoja un velatorio aunque no fuera esa su intención, todo pasado, nostalgias, grandes tardes, sueños, emociones. Esta gran fiesta animada por El Cordobés y llena de varones de pantalón largo (en el Círculo no te dejan entrar si vas con pantalón corto, el otro día echaron a un amigo de la amistad en un paseo de Jane que incluía visita al club, y según he leído a muchos que intentaron entrar a una exposición financiada por el Ayuntamiento, incluida en la Bienal de Fotografía), fue una eclosión de identidad cordobesa protagonizada por el candidato a la alcaldía del Partido Popular y un amplio club de ávidos lectores que llenaron la noche de citas imborrables, todas reflejadas en las diez páginas que nuestro periódico de cabecera dedicó al evento.

Estas tres cosas extrañas ocurrieron en la misma ciudad, Córdoba, a la misma hora, del mismo día jueves 14 de mayo. Yo creo que significa algo.

Nota: En la imagen superior, Nieves Pedraza, Paco Nevado, Rebeca Carrera y colaboradores en el estreno de La Reina del Baile.

Etiquetas
Publicado el
19 de mayo de 2015 - 06:55 h