Rotten town

Juan David Chacón es un rapero venezolano de gran fama en toda América Latina; es conocido artísticamente por el nombre de Onechot y fundó el mítico grupo Negus Nagast. Durante los húmedos veranos caribeños sus ritmos de reggae, hip hop y ska inundan las radios populares. En febrero de 2012, Onechot fue tiroteado por una banda de delincuentes en Caracas. Una ciudad que se estremecía en oleadas de violencia. Tiempo atrás, su canción (y video) Broken City tuvo prohibida su difusión por la televisión pública venezolana. La escena de la sangre de una víctima de la violencia deslizándose por la ciudad se consideró ofensiva y excesiva para la población. La canción habla de una ciudad rota. El cantante se recuperó del tiroteo. La ciudad se terminó pareciendo a las ciudades de Ridley Scott, con mucha más humedad.

El director de cine Ridley Scott presentó en 2007, American gangsters, una película protagonizada por Denzel Washington y Russell Crowe. La mafia de la heroína controla violentamente varios barrios de Nueva York. Barrios donde se recuentan las cicatrices. Mientras los mafiosos acuden con sus familias a los oficios religiosos, los ataúdes de los fallecidos en la guerra de Vietnan sirven de transporte de la droga hacia la ciudad. La jerarquía del ejército está al tanto y recibe un tanto por ciento... Una policía corrupta (salvo un detective infiel) y unos poderes públicos cómplices, dibujan una ciudad perfectamente podrida. Una ciudad donde el caudal de beneficios de una minoría crecía a la misma y mezquina velocidad que el dolor de muchos. Esta ciudad se parece mucho a los dibujos de Frans Masereel. La ciudad es una Rotten Town.

En 1925 se publicó la novela gráfica La cité. Su autor fue el artista y grabador Frans Masereel. Es, sin duda alguna, la obra maestra sobre la que se sustenta la historia de la novela gráfica, el cómics. Muestra, en blanco y negro y sin texto, una ciudad donde la putrefacción está perfectamente instalada. Los poderosos y acomplejados disfrutan de las amantes (para eso están los amantes) y los perdedores (que suelen ser pobres) disfrutan de

chinches. Hay suicidios y galas benéficas. Borrachos solos y rebeldes detenidos siempre. Partos prematuros y asesinatos a su debido tiempo. La muerte está diluida en una constante ceniza. Especuladores, banqueros, constructores y algún que otro burgués académico se sientan con gobernantes para escuchar ópera. Dirigentes que gesticulan sin pronunciar palabra, para no verse desnudos. Policías disparando a manifestantes. Cientos de rostros se suceden en la obra. El artista los dibuja mostrando, a partes iguales, miedo y rabia; como si todos tuviesen la certeza de lo que iba a llegar. Y llegó.

Cuando las ciudades están podridas siempre se terminan derrumbando.

Nota: Cuando esto sucede, la putrefacción, vuelven a aparecer los especuladores, banqueros, hosteleros, arquitectos, promotores públicos y privados y propietarios de suelo que se reúnen con los debilitados poderes públicos para salvar la ciudad. Aseguran que no quieren una ciudad podrida y rota. Van marcando un itinerario... Ahora se firma un convenio. Ahora se modifico un plan. Ahora traslado, de forma inocente, la ubicación de un servicio de su lugar proyectado a otro y así poco a poco...

Etiquetas
Publicado el
6 de agosto de 2013 - 11:56 h
stats