¡Dale Perico al trompo! (sobre catástrofes)

Rubén Moreno es, en la actualidad, secretario general de Sanidad del Ministerio del ramo. Hace unos días declaró (realmente lo hizo en forma de advertencia) que "la devolución de la tarjeta sanitaria a los inmigrantes ilegales puede tener consecuencias catastróficas".

Una catástrofe viene definida como un suceso o acontecimiento

que produce una gran destrucción y desgracia. En esa línea son definidas como catástrofes las nubes tóxicas de Seveso (Italia) y Bhopal (India),

el Tsunami del Índico, los accidentes nucleares de Chernobyl (Ucrania) y Fukushima (Japón) o el terremoto de Haití. Eso son catástrofes. Podríamos deducir que para este señor, Rubén Moreno, la extensión y reconocimiento de derechos conduce inexorablemente a la catástrofe. Cabe pensar que este señor haya leído a Walter Benjamin cuando reflexiona y pone en cuestión el concepto imperante de "progreso" y atribuye su fundamento en la idea de catástrofe (pongo en duda que el secretario general de sanidad sea lector de Benjamin). También cabría la posibilidad (remota) de que sea un fiel seguidor de la Teoría de las Catástrofes de René Thom. Este matemático y filósofo estableció siete fenómenos de curvas que definen las denominadas, por él, "catástrofes elementales", a saber: pliegue, cúspide, mariposa, cola de golondrina, ombligo elíptico, ombligo hiperbólico y ombligo parabólico. René Thom buscaba encontrar una explicación matemática a los grandes cambios de comportamiento que se dan a partir de pequeños cambios circunstanciales. El arquitecto y filósofo Bernard Cache sugiere que la curva que conforma el pliegue, en la teoría de las catástrofes, nos permite una manera sugerente de repensar la relación entre el pasado y el presente, entre interior y exterior... ¡No!, ¡no puede ser!, ahora estoy convencido que tampoco ha leído las teorías de René Thom. Se trata, simplemente, de un reproductor de voz programado.

Desconozco el sentido de las advertencias y amenazas realizadas por el señor Moreno, incluso dada una situación catastrófica tendrían que ser los servicios sanitarios (y de emergencia) los que, con carácter universal, deberían acudir para paliar sus consecuencias... Salvo que sus declaraciones sean la típica estupidez, propia del discurso y estrategia política, de lanzar un exabrupto para que después aparezca quien resuelva el desaguisado.

El tiempo que transcurre entre la estupidez lanzada y la solución ofrecida es un tiempo para alimentar la catástrofe. Una verdadera catástrofe ética es la que sucede cuando se alienta una conciencia pública en la que llegamos a ver natural (y razonable) que una parte de la población tenga derecho a la atención sanitaria universal y otra parte (por sus circunstancias administrativas) no. Llegaremos a "entender" que nuestros ancianos con enfermedades terminales no reciban atención (debido a su alto coste). Llegaremos a "entender" que los que pesen más de cien kilos o fumen más de veinte cigarrillos no reciban determinados tratamientos (los hacemos responsables directos de sus propias enfermedades). Llegaremos a "entender" que quienes carezcan de recursos no reciban más atención que la de urgencia, es decir la de la despedida (y lo vivirán como un condescendiente privilegio)... Esa será una verdadera política de consecuencias catastróficas.

¡Ahora recuerdo!, en 2012 nuestro gobierno aprobó sendos Reales Decretos (RDL 16/2012 y RD 1192/2012) en los que se establecían serias limitaciones y restricciones al derecho a la salud y a la atención sanitaria para la población migrante en situación administrativa irregular. En enero de 2014, el Comité Europeo de Derechos Humanos, dependiente del Consejo de Europa, presentó un informe, extremadamente crítico con el gobierno de España. En este informe se afirma que "la denegación de la asistencia sanitaria a los extranjeros en situación irregular supone una vulneración de la Carta Social Europea (...). Reitera que "los Estados firmantes de la Carta poseen obligaciones positivas en relación con el acceso a la asistencia sanitaria por parte de los extranjeros, independientemente de su situación administrativa (...). Y concluye: "la asistencia sanitaria es un prerrequisito para la preservación de la dignidad humana y la dignidad humana es el valor fundamental y núcleo de la normativa europea de derechos humanos".

Nota: El Ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, acaba de afirmar que un pacto `político entre PSOE y Podemos sería una "catástrofe de dimensiones bíblicas". Erre que erre, ¡dale Perico al trompo! ¡Qué obsesión!

Nota: Un portavoz del Ministerio de Defensa confirma que "el gasto de Defensa será mucho mayor de lo presupuestado". En este caso ningún comentario sobre posibles consecuencias catastróficas.

Etiquetas
Publicado el
25 de agosto de 2015 - 08:57 h
stats