Los emoticonos se nos van de las manos...

Hace un tiempo tuiteé

Y es que el tema de los emoticonos se nos ha ido de las manos. El otro día en un grupo de WhatsApp (que si alguien aún no se ha dado cuenta, los carga el diablo) fui consciente de ello. Una vez más.

Y me puse a pensar de dónde vendrían los emoticonos, cuándo se comenzaron a usar, de quién fue la iluminación y esas cosas, y a mi cabeza como recuerdo más antiguo de un emoticono o algo similar vinieron los smiles smilesque representaban el acid house de la segunda mitad de los 80.

Y curiosa que es una, me puse a buscar y aluciné cuando encontré que existen referencias del primer emoticono tipográfico allá por 1881.

Total, que seguía yo pensando y recordé el IRC, donde le encontré el sentido a los xDDD a base de carcajadas y más carcajadas jugando al trivial. Que hubo más de una vez, sobre todo al principio, que tuve que tirar de diccionarios de emoticonos tipográficos

, que a veces el saber que representaban tenía tela...

Que luego salieron los que eran un smiley, mucho más fáciles de interpretar.

Y entonces me acordé del Messenger y aquellos emoticonos que no venían de serie. Cuando alguien te pasaba uno nuevo para añadir a tu lista de emoticonos, tenías que elegir la combinación de teclas que quisieras usar para que se mostrara en pantalla. Recuerdo que mi emoticono favorito salía cuando escribía "(fiu)".

Y una cosa llevó a la otra... Y llegaron los smartphones... Y ahora me declaro #muyfan del mojoncito simpático del WhatsApp ¡¿Se puede ser más grande que eso?!

Y no me refiero a grande de tamaño, por que sí, sí que los hay más grandes. Se dice, se cuenta, se rumorea que los stickers de Line (esa evolución de emoticono como si de un Pokemon se tratara) son desproporcionados. Servidora, que no ha instalado el sistema de mensajería instantánea asiática, ha visto por ahí muchas capturas de pantalla (inundaron durante un tiempo la página de inicio de mi Instagram) y doy fe. Sí, son demasiado.

Y lo peor es que hay algo parecido que también ha llegado a Facebook. Y hasta a los hangouts (antigo gtalk) de Google... ¡¿Hasta dónde vamos a llegar?!

Pues eso, que se nos ha ido de las manos. Y todo esto lo pensé yo solita cuando el otro día vi esto en la pantalla de mi móvil:

Así que nada, ahí os lo dejo. Si gustáis, en los comentarios podéis dejar los que vayáis adivinando ;-)

Etiquetas
Publicado el
20 de septiembre de 2013 - 04:30 h