Blogópolis Opinión y blogs

Sobre este blog

Desde muy pequeña he sentido que mi mundo lo dirigían como en “El Show de Truman”, pero con Fofito. Me esforzaba en tener una vida seria y, desde arriba, alguien iba soltando “extras” y guiones absurdos que me hacían perder la dignidad a base de risa. Llegó un momento en que mientras protagonizaba esas historias, mi mente solo pensaba -para sobrevivir- en cómo iba a escribirlo. Por lo que ya no puedo seguir siendo testigo en silencio. Necesito vaciar mi cerebro y madurar.

Rakel Winchester

Tipos de clientes de los bares de copas. Parte III: Los facilitadores de tu trabajo

Bar de copas

0

COMO ME GUSTARÍA

-Un Beefeater tónica y uno con naranja, tres Barceló, dos con cola h y uno con zero, un JB con Seven Up y un Jack Daniels con hielo.

Un minuto se tarda.

LA REALIDAD

-Hola ¿qué te pongo?

-Hola guapa. Ponte seih vasoh con yelo, que te lo voy a hasé máh fásil.

Sacas seis vasos de sidra con hielo y se los colocas enfiladitos enfrente en diez segundos.

-a ver... Ahora... Son doh yintonih de Bifiter...

Coges dos de los vasos, te vas a los cuencos de fruta, les echas limón y lima por el bordecito, los vuelves a colocar en la fila, coges la botella de Beefeater, lo sirves, sacas dos tónicas, y cuando las estás abriendo...

-¡No, no, pero uno de elloh me lo poneh con naranja!.

Coges una de las tónicas, la devuelves a la nevera de pie, porque está abierta, piensas que luego te la bebes tú aunque no te guste, sacas una fanta de naranja, coges uno de los vasos, te vas a la fuente de la fruta, quitas el limón y la lima, echas una rodaja de naranja, recuerdas que frotaste la lima por el bordecito del vaso, piensas que le den por culo por "facilitador", vuelves a la filita de vasos, colocas los refrescos correspondientes a cada lado de los dos Beefeeater...

-A ver, a ver... Ahora... A ver... Ahora me poneh treh Barseló cola. 

Coges tres vasos de la fila de vasos, te vas a la bandeja de la fruta, les echas una rodajita de naranja, vuelves a la filita, abres tres cocacolas, y mientras estás sirviendo el tercer ron...

-No, no... Uno de ellos con cocacola Sero. Si tieneh. O Light. La que te guhte máh.

Coges una cocacola, la guardas en la nevera de pie porque de nuevo está abierta, piensas en que te la beberás después de la tónica de antes, pa matar el amargor ese que tiene, sacas una cocacola Zero, y cuando vas a abrirla y ya ha sonado el SHHHH ese de que ya está el gas saliendo...

-¿No la tieneh Light mejor?

Sacas los licores de las neveras para que te quepa de pie la cocacola Zero medio abierta también, te cagas en su madre, sacas una cocacola Light, colocas las tres putas cocacolitas cada una al lado de cada ron...

-A ver, a ver... A ver que yo recuerde... A ver... Sí. Y ahora me queda uno ¿no? Sí, sí, somoh sai y me queda uno, er mío. Un Yah Daniel solo con yelo. Eso. Solo con yelo.

Coges el vaso de sidra que queda de la filita de vasos de la barra, vacías el hielo en el fregadero y lo dejas en la bandeja del lavavajillas, vas a la estantería de vasos, coges uno bajo de culo ancho, echas hielo, lo pones en la filita de vasos, echas el whisky...

-¿Me lo poneh con agua? Que eh que si no eh mu fuerte...

Sacas un botellín de agua, lo abre...

-Ay, no, no... ¿No tendráh agua con gah por un casual?

Coges el botellín de agua abierto, piensas en alquilar una nave para guardar taaantas botellas abiertas pero, entretanto, la metes en la cámara de pie y piensas en comerte cuarto de kilo de mantecados para amortizar tanto líquido que te vas a beber luego, sacas un agua con gas...

-Huy... ¡Pero ahora no me va a cabéh el agua!. Harme er favó de darme un vaso máh grande, har favó...

Coges un vaso grande again de la estantería, vacías el vaso ancho en él, te salpica en un ojo, le deseas la muerte, añades un cubito de hielo, y de repente aparece una chica sonriente a la derecha y te pregunta:

-¿No serás tú la que canta? Yo te vi en un conciert...

Y es entonces cuando el facilitador interrumpe y susurra:

-Dehde luego, ¡armiro la pasiensia que tieneh con ehta gente!

¿HOLA?

Sobre este blog

Desde muy pequeña he sentido que mi mundo lo dirigían como en “El Show de Truman”, pero con Fofito. Me esforzaba en tener una vida seria y, desde arriba, alguien iba soltando “extras” y guiones absurdos que me hacían perder la dignidad a base de risa. Llegó un momento en que mientras protagonizaba esas historias, mi mente solo pensaba -para sobrevivir- en cómo iba a escribirlo. Por lo que ya no puedo seguir siendo testigo en silencio. Necesito vaciar mi cerebro y madurar.

Rakel Winchester

Etiquetas
Publicado el
12 de abril de 2021 - 06:00 h