Parto

.

Piensas, consentido, que conoces a tu esposa y, sin embargo, una noche descubres que tan sólo sabes una pequeñísima parte de lo grande, como bella, que es.

Alba nació a las 4:30 el 1 de diciembre del año 2008, tras 8 íntimas horas que su madre y yo pudimos compartir entre entradas y salidas de otra gente que, aún persistentes, no supieron interrumpir.

Fue allí, en el paritorio número 8 del Hospital Reina Sofía de Córdoba, donde aprendí de una vez y para siempre lo grande, como bella, que es Mayte, la persona con la que tengo la suerte de compartir también los otros dos tercios de cada día, como se dice, mi mujer.

Fue allí, en aquella cita a ciegas con nuestra preciosa hija, donde su Madre, que sin duda ya lo era y lo había sido desde que sólo empezó a imaginarla, su Madre, digo, prometió en aquel altar nada improvisado darle la vida entera, hasta su última gota de sangre si, llegado el momento, le fuera necesario, (Dios no lo quiera).

Fue allí, yo lo vi… Justo antes de nacer Alba.

Desde aquel día, desde aquel nuevo día, a mí sólo me queda mirar y aprender de lo grande, como bella, que es mi mujer.

— En un mundo complejo y en rápida evolución los consumidores buscan experiencias convincentes de marca claramente relevantes para sus necesidades. (El rotulador)

Etiquetas
Publicado el
9 de octubre de 2012 - 07:43 h