En el silencio de San Hipólito

El Cristo la Buena Muerta recorrió anoche las calles de su feligresía en solemne Vía Crucis | El crucificado estuvo acompañado por el trío de capilla de la Banda de Música de la Merced

Son las nueve de la noche cuando se abren las puertas de la Real Colegiata de San Hipólito. El silencio comienza, poco a poco, con la cruz de guía ya en la calle, a reinar en la plaza de San Ignacio de Loyola. Comienza el solemne Vía Crucis del Santísimo Cristo de la Buena Muerte. La imagen del sevillano Castillo Lastrucci es portada por varios miembros de la hermandad de la que es titular. En esta ocasión, el crucificado marcha acompañado por el trío de capilla de la Banda de Música Santa María de la Merced, perteneciente a la corporación de San Antonio de Padua.

Precedido de una sencilla comitiva, la imagen del Cristo de la Buena Muerte recorrió en la noche de este viernes las calles cercanas a la Real Colegiata de San Hipólito entre el respetuoso silencio de los cofrades que atendían su paso. Un silencio roto con el rezo de las Estaciones, que alcanzaron hasta la plaza de San Nicolás. Después de caminar junto a la parroquia del mismo nombre, el cortejó inició el retorno a su templo. En su interior, el crucificado será expuesto en besapiés el próximo domingo en horario de misas.

Etiquetas
Publicado el
21 de febrero de 2015 - 11:21 h