Gómez Sanmiguel: "La ciudad sale reforzada con la imagen de esta Semana Santa"

El presidente de la Agrupación de Hermandades, que trabaja para su reelección en junio, analiza la realidad cofrade actual de Córdoba | "Se empieza a caminar ya con paso firme hacia la Catedral", afirma

Traje, camisa y corbata. Viste de manera elegante a pesar de ser un día cualquiera. Aunque no es tanto así, pues próximo está el mayo festivo de Córdoba y eso conlleva más trabajo. Las Cruces están a la vuelta de la esquina y le aguarda una reunión para tratar ese asunto. Pero antes realiza un hueco en su jornada para atender a El Cirineo de Córdoba. Se encuentra ya en el interior de la sede de la Agrupación de Hermandades y Cofradías, el organismo que preside desde 2012. Una responsabilidad que en junio tratará de reeditar en las elecciones que celebrará la institución que aglutina a todas las corporaciones de la ciudad. Francisco Gómez Sanmiguel (Córdoba, 1963) aparece sonriente. Accede a la petición de posar ante el edificio de Isaac Peral. La lluvia concede en ese instante una tregua.

La Semana Santa de 2016, la mirada a la de 2017, la segunda puerta de la Mezquita-Catedral... Muchos son los temas que están sobre la mesa en un momento en el que se vislumbran dos citas de gran importancia. Una es la electoral, en la que Gómez Sanmiguel presentará su candidatura para continuar al frente de la Agrupación. La otra, que llegará antes, es una reunión en la que las hermandades decidirán si trasladan o no la Carrera Oficial al primer templo de la Diócesis el año que viene. Por si hubiera poco asunto por delante, Gómez Sanmiguel también despacha otros como la relación con el Ayuntamiento o la situación del proyecto del Museo Cofrade: "Sería factible que en los próximos cuatro años se pudiese hacer realidad".

PREGUNTA: Si tuviera que poner una nota a la pasada Semana Santa, ¿cuál sería?

RESPUESTA: Yo le pondría un notable. Creo que hay cosas que se pueden mejorar y cosas que ajustar, pero en el cómputo global creo que la nota es un notable.

P: El tiempo permite observar la realidad con mayor perspectiva. Una vez que éste ha transcurrido, ¿qué análisis, más allá de una calificación, realiza de la Semana Santa de 2016?

R: Ha sido, sin duda, una Semana Santa histórica. Creo que el hecho de que todas las hermandades que han podido hacer estación de penitencia hayan incluido el paso por la Catedral es algo que nos viene a hablar de lo que realmente quieren las hermandades. Yo me quedo con esa disposición unánime de hacer estación en el primer templo de la ciudad.

P: Sin embargo, existió también algún que otro problema, como en el asunto horario. Quizá estaba dentro lo previsible.

R: Sí. Estaba dentro de lo previsible porque había prácticamente dos carreras oficiales. Una que era la Carrera Oficial y otra que era la oficiosa, que era el paso por la Catedral. Eso nos obligaba a encajar el paso de las cofradías alternando el paso por la Catedral de forma que entrara una antes de Carrera Oficial y otra después para permitir la entrada y salida (del primer templo) de cada hermandad sin que se produjera atasco, puesto que no tenemos la segunda puerta. Ya lo avisamos en su momento, que los horarios estaban cogidos con alfileres. Eso provocaba que cualquier mínima variación desembocara en un retraso, como ocurrió en alguna ocasión.

P: Por otro lado, se dieron aglomeraciones en determinadas calles.

R: Este año, no sé si atraída por el hecho de que las hermandades bajaban a la Catedral, se ha registrado una afluencia de gente en la calle muchísimo mayor que otros años. Es lógico. La Semana Santa de Córdoba está creciendo, este año tenía ese foco de atención y es normal que la gente se aglomere para ver las cofradías. No obstante, no ha habido incidentes, ninguno reseñable, y el número de atendidos por Cruz Roja incluso ha descendido con respecto a años anteriores. No ha habido problemas de importancia. Creo que ha discurrido (la Semana Santa) con toda normalidad, a pesar de que ha habido una mayor afluencia de público, lo que se constataba día a día.

P: Ha sido complicado desarrollar esa decisión que en su día tomaron las cofradías de acudir todas a la Mezquita-Catedral.

R: Ha sido complicado porque había hermandades que venían de muy lejos y había otras que querían entrar al interior de la Catedral. Partiendo de la limitación de que no tenemos esa segunda puerta que nos permita el tráfico fluido por el interior del templo era complicado compatibilizar todo eso. Incluso se tuvo que tomar la determinación de que uno de los días (el Lunes Santo), aunque al final no se produjo por la lluvia, la Carrera Oficial se tenía que realizar a la inversa para satisfacer todas las necesidades de las hermandades. Era difícil, pero la buena voluntad de las hermandades y el esfuerzo que han realizado hicieron posible que se pudiera llevar a cabo.

P: ¿Qué diría a quienes pudieran ser críticos con la realidad vivida este 2016?

R: Las críticas que se pueden hacer son simplemente de aglomeraciones. No he escuchado grandes críticas al respecto. Todo lo que me ha llegado han sido palabras de elogio hacia esa medida de las hermandades de bajar a la Catedral. Sí pediría disculpas a todas aquellas personas a las que se les haya causado cierta incomodidad porque las hermandades hayan bajado a la Catedral. Creo que el resultado está ahí, que la Semana Santa ha sido espléndida y que económicamente se han beneficiado muchísimos sectores de la ciudad, cuya imagen también ha salido fortalecida. Creo que hay más beneficios que perjuicios.

P: Sobre esa decisión unánime de acudir a la Mezquita-Catedral, quizá haya quien pudiera verla como un acto de reivindicación política. ¿Qué respondería?

R: Quien entienda que las hermandades queremos bajar a la Catedral por una reivindicación política no tiene claro este asunto. Las hermandades queremos bajar a la Catedral porque es el primer templo de la Diócesis y queremos hacer estación de penitencia en comunión con nuestra Iglesia. Simplemente, ante todas las trabas que se nos vienen planteando ante la apertura de la segunda puerta y que podamos discurrir allí, este año las hermandades hemos decidido bajar todas a la Catedral. Es un tema de tipo religioso.

P: En mayo habrá una reunión importante en ese sentido. ¿Tendremos Carrera Oficial en la Mezquita-Catedral en 2017?

R: Tendremos lo que las hermandades quieran. No sé si va a ser en mayo o a principios de junio, porque ahora empezamos con Cruces, montaje de casetas… En todo caso sí será siempre antes de las elecciones (segunda mitad de junio). Tendremos una reunión en la que consultaremos a todos los hermanos mayores sobre las distintas posibilidades y lo que acuerden será lo que esta Agrupación o quien esté, en su caso, deba desarrollar el próximo año.

P: Pero, ¿cuál es su percepción?

R: Es muy favorable a que las hermandades bajen a la Catedral. Ya había una amplia mayoría de hermandades que bajaban a la Catedral a hacer estación de penitencia y este año hermandades que no bajaban ya nos han expresado su deseo de continuar haciéndolo. Incluso en el caso de que la Carrera Oficial no fuese allí. Creo que la sensación dentro de las hermandades es bastante positiva y que estamos dándonos cuenta del sentido real de la estación de penitencia.

P: Hablamos de la opción de trasladar la Carrera Oficial a la Mezquita-Catedral aun cuando no existe segunda puerta. ¿Dejó de ser indispensable ésta?

R: La segunda puerta sí es indispensable. Nosotros lo que queremos es entrar en el interior de las naves de la Catedral. Este año se ha hecho una solución transitoria, vamos a llamarlo así, de exponer el Santísimo en la Puerta de las Palmas. Pero lo que realmente quisiéramos es entrar en el interior del templo. Perdón, de las naves, porque el templo también es el Patio de los Naranjos. Nuestro deseo es entrar y para eso nos hace falta la segunda puerta. De hecho, si se plantease la bajada de la Carrera Oficial a la Catedral, ésta implicaría un problema, porque hay hermandades que no quieren renunciar a esa conquista, por decirlo así, de entrar al interior de la Catedral. Habría que compatibilizar eso con lo que hemos vivido este año en el Patio de los Naranjos. Para nosotros sigue siendo fundamental la apertura de la segunda puerta.

P: ¿Cómo viven desde la Agrupación el proceso para la apertura de esa segunda puerta?

R: Desde la Agrupación sólo podemos ver lo que está ocurriendo. Hemos expresado nuestro deseo de que esa puerta se abra, pero esto es una negociación entre el Cabildo y las instituciones en la que nosotros sólo podemos aportar nuestra opinión. No voy a decir que lo vemos como espectadores porque somos parte, si no implicada, interesada en el tema, pero siempre respetando la actuación del Cabildo en este sentido y con confianza y esperando que algún día se resuelva este tema.

P: Regresemos a la reunión sobre la Carrera Oficial de 2017. De existir acuerdo para su traslado a la Mezquita-Catedral Francisco Gómez Sanmiguel habría cumplido uno de los puntos importantes de su proyecto al frente de la Agrupación.

R: No, Francisco Gómez Sanmiguel no. Lo habrían logrado las propias hermandades. Esto no es un capricho ni de Gómez Sanmiguel, ni de su junta de gobierno. Esto es un deseo de las hermandades de realizar estación de penitencia en comunión con su Iglesia. Evidentemente, ya me quedo con la satisfacción de haber vivido el momento histórico de que por unanimidad las hermandades decidiesen bajar a la Catedral. Eso para mí es más que suficiente.

P: Hablemos de sus cuatro años de presidencia en la Agrupación. ¿Cuál es su balance?

R: El balance es de cuatro años de mucho trabajo. Hemos hecho un Vía Crucis Magno y una Magna Mariana, hemos colaborado en la organización del Rocío de la Fe, hemos conseguido hacer esta Semana Santa especial con todas las hermandades bajando a la Catedral. Creo que hemos trabajado mucho. Probablemente nos hemos equivocado, como humanos que somos, pero todo lo que se ha hecho ha sido buscando el bien de las hermandades. Creo que nos vamos satisfechos con lo que se ha hecho.

P: ¿Cuál considera que ha sido el mayor logro de este período?

R: Para mí, a nivel personal, que todas las hermandades, por unanimidad, hayamos acordado bajar a la Catedral. Además de los cuatro años de presidente, llevo viniendo a esta casa (Agrupación) como representante de mi hermandad (Pasión) otros doce y no recuerdo ninguna decisión que se haya tomado por unanimidad. Que por fin las hermandades nos hayamos puesto de acuerdo al 100 por 100 en algo para mí es la mayor satisfacción de estos cuatro años.

P: Como contrapunto, ¿cree que le faltó algo por llevar a cabo en su mandado?

R: Sí, quedan cosas por hacer y por terminar de cuajar. Si finalmente se decide bajar a la Catedral, queda eso por hacer. La figura del delegado de día, que se ha instaurado, queda involucrarlo más aún en la vida de las propias hermandades del día. En fin, que quedan todavía cosas por pulir, por madurar. Ése es el motivo que nos lleva precisamente a presentar la candidatura (para las elecciones de junio).

P: Tras estos cuatro años, quizá existe la sensación de que la Agrupación es una entidad más viva. ¿Hubo un cambio? ¿Fue para mejor?

R: En ese sentido no puedo ser imparcial. (Bromea y sonríe). En mi modesta opinión creo que sí. La Agrupación de Hermandades y Cofradías ha realizado una serie de actividades que la han abierto más a la ciudad. Por ejemplo, la organización de grandes eventos como el Vía Crucis Magno o la Magna Mariana la han abierto más a la ciudad. Además, a nivel interno se ha ganado mucho en transparencia en la gestión, algo que entendíamos como fundamental cuando presentamos nuestra candidatura hace cuatro años. Creo que eso es positivo y que es un logro de este período que también me hace sentir orgulloso.

P: En junio llegan las nuevas elecciones y usted presentará, como ya apuntó antes, su candidatura a la reelección. ¿Qué puede adelantar de su propuesta?

R: Cuando llegue el momento presentaremos el programa y me gustaría que fueran los hermanos mayores quienes lo conocieran primero. Sí puedo adelantar que queremos trabajar en la decisión que se tome por parte de los hermanos mayores con respecto a la Carrera Oficial. Evidentemente, ése será el punto de partida. También tenemos intención de trabajar en la reforma de los estatutos y en la redacción del reglamento interno. Aunque no era un punto que viniera en la candidatura anterior sí que se ha demostrado que es necesaria esa renovación. Hemos empezado a acometerla, pero no ha sido llevarla hasta el final. Es otra de las cosas que sí nos gustaría de cara a los próximos cuatro años si las hermandades deciden confiar en nosotros.

P: ¿En qué puntos debe producirse esa renovación?

R: Son muchos los puntos de los estatutos que se pueden o que se deberían modificar. Sobre todo, más que de los estatutos, del propio reglamento interno. En diversos aspectos, como el funcionamiento de las hermandades, la incorporación de hermandades a la Semana Santa e incluso la realización de estación de penitencia. Son detalles de reglamento interno que sí sería interesante dejar bien definidos.

P: ¿Fue sencilla la decisión de presentar su candidatura a la reelección?

R: La verdad es que fue sencilla. Soy consciente de que el éxito o todo lo que se pueda hablar bien de esta Agrupación es resultado de los miembros que componen la junta de gobierno, es fruto de su trabajo. Hablé con ellos y cuando me comentaron que estaban dispuestos a continuar fue fácil decir: "Vamos a seguir".

P: En cuanto a las sensaciones, ¿siente el respaldo de las hermandades?

R: Si no me sintiese respaldado no presentaría la candidatura. En principio no hay nada que me haga pensar que no lo tengo.

P: Atendamos otro asunto. ¿Cuál es la relación actual con el Ayuntamiento?

R: La relación actual es buena. Nosotros tenemos un interlocutor, que es David Luque (segundo teniente de alcalde y delegado de Presidencia), y la verdad es que el trabajo que se ha realizado para la Semana Santa ha sido muy interesante, colaboración entre Ayuntamiento y Agrupación. No nos podemos quejar en ese sentido. Es cierto que la relación no comenzó con buen pie, pero se ha visto un deseo por parte del Ayuntamiento, de David e incluso de la propia alcaldesa de rectificar y en este momento no es mala. En Semana Santa se ha trabajado muy bien tanto con David como con las distintas áreas municipales. Ha habido una coordinación constante.

P: Resulta esencial el entendimiento entre todas las partes.

R: La colaboración entre todos es fundamental. Siempre lo he dicho: invertir en la Semana Santa es invertir en la ciudad. Creo que las instituciones se tienen que dar cuenta de este tema. La ciudad sale reforzada con la imagen que se ha dado esta Semana Santa, por lo que es de lógica que todos rememos en la misma dirección.

P: Por cierto, me viene a la memoria el Museo Cofrade, un proyecto que lleva muchos años ahí. Desde antes que usted llegara a la presidencia incluso. ¿Cuál es la situación a día de hoy?

R: En este momento tenemos la promesa por parte de David Luque, por parte del Ayuntamiento, de ver la cesión de un espacio para este equipamiento, que enriquecería la oferta cultural de la ciudad. Estamos a la espera de reunirnos con el Ayuntamiento para tratar de ver entre las distintas opciones que se barajan cuál podría ser la idónea.

P: ¿Cree que será posible hacerlo realidad en los próximos cuatro años?

R: Todo va a depender de que finalmente se nos ceda ese espacio. Parece ser que la disposición es buena y creo que sí, que sería factible que en los próximos cuatro años se pudiese hacer realidad este, más que museo, centro de interpretación de la Semana Santa.

P: Ésa es otra cuestión. Se habla del Museo Cofrade, pero no de manera definida. ¿Cuál es la idea?

R: No va a ser un depósito de piezas de hermandades, aunque debiera haber alguna. La idea que tenemos no es ésa, va más por un museo interactivo, en el que el visitante pueda percibir por los sentidos la Semana Santa de Córdoba. Independientemente de que haya exposiciones temporales y de que se pueda poner a disposición de las hermandades que celebren alguna efeméride para que hagan sus exposiciones allí. Pero no se pretende que sea una mera exposición de hermandades, que además no sería lógico porque las utilizan y sería un continuo trasiego.

P: Primero se habló de la iglesia de Campo Madre de Dios (Santa María), después del antiguo convento de Regina, se sucedieron los años… ¿A qué se debe el retraso en la ejecución del proyecto?

R: La iglesia de Campo Madre de Dios es algo histórico. Se habló hace muchos años de aquello. Cuando entramos nosotros (a la Agrupación) lo que el gobierno municipal que había entonces (PP) nos planteaba era la realización de este museo en Regina. Posteriormente, al haber cambio de gobierno, se barajó que aquello no era apropiado y en diversas conversaciones que hemos tenido con David Luque han salido a la palestra otros espacios que podrían ser incluso más interesantes. El retraso creo que viene motivado por ese cambio en el gobierno municipal. Imagino que esto va despacio y hay que esperar un poco hasta que se consolide, pero creo que la situación va por buen camino y que se podría hacer realidad.

P: ¿En qué punto se encuentra la Semana Santa de Córdoba? ¿Tiene todavía terreno para crecer?

R: Creo que la Semana Santa de Córdoba tiene un potencial tremendo que todavía puede seguir haciéndola crecer. Se ha avanzado, lógicamente, y este año se ha dado un paso muy importante, pero hay todavía potencial para seguir creciendo y habrá que trabajar en eso.

P: En ese sentido, suceda lo que suceda los próximos meses, ¿cómo ve el futuro de la Semana Santa cordobesa? ¿Cuál será su camino?

R: Creo que empieza a caminar ya hacia la Catedral con paso firme. El proceso de trasladar finalmente la Carrera Oficial a la Catedral va a llegar más tarde o más pronto. La idea de la Semana Santa va a ir en ese sentido, buscando una mayor espiritualidad de la estación de penitencia, haciéndola ante el Santísimo en la Catedral. Creo que ése es el camino que vamos a ver en los próximos años.

P: Cerremos la conversación de manera más personal. Con la mirada puesta, como es lógico, en Córdoba, ¿cuál sería su Semana Santa ideal?

R: Mi Semana Santa ideal sería en la Santa Iglesia Catedral. Y a ser posible con sol todos los días, evidentemente. (Bromea).

Etiquetas
Publicado el
21 de abril de 2016 - 02:53 h