Reflexiones y desesperaciones

Cristina Bendala | ÁLEX GALLEGOS

Por Cristina Bendala

El día 11 de Septiembre se cumplieron 47 años del golpe de estado de Chile que condujo a la muerte a Salvador Allende y volví a leer aquel discurso de despedida que hoy pertenece al Patrimonio de la Humanidad, con aquella frase, casi una poesía, casi una promesa..." más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor".

Hay momentos, y este es uno, en el que todo esto que parecía posible: alamedas, hombre libre, sociedad mejor es ya una promesa difícil de cumplir. Tenemos delante un abismo y corremos hacia él tomándonos unas cañas y hablando de cualquiera otra cosa.

Esto es lo que he pensado al ver la foto de una de las últimas obras terminadas en nuestra ciudad en las que luce un desierto de granito delante de la muralla junto a la puerta de la Luna.

Cuando se hace esta desgraciada obra mientras nos cocemos a fuego lento y se está a punto de comenzar otra igualmente desgraciada en San Lorenzo...¿ no nos preguntamos si hay alguien con cabeza y con corazón en la Administración? ¿Habrá oído alguien eso del Cambio Climático?

Cuando hemos recorrido este verano ardiente el desierto de La Ronda del Marrubial, o el del Campo Madre De Dios o el de Pedro López, mientras nos cae un sol de justicia y mientras se aprueban estados de Emergencia Climática...¿ No nos acordamos con cariño de nadie?

Cuando se cortan los árboles por nada, se les podatala en pleno verano, se les niega el pan y la sal dejándolos morir de sed mientras se aprueban mociones de defensa de los árboles...¿ no nos quedamos sin sueño?

Cuando esperamos ser recibidos por alguien delante del Ayuntamiento refugiados debajo de una miserable sombrilla de bar para escapar del sol implacable...¿ soy yo la única a la que se le pasa por la cabeza matar a alguien?

¿Qué pasa en esta ciudad? ¿qué nos pasa? ¿cómo los hoteleros no se sienten angustiados porque la ciudad se vuelve inhabitable más y más? ¿No leyeron nada de que somos con Sevilla la ciudad más vulnerable al CC? ¿y los abuelos no piensan en sus nietos?

¿Puede hablarse de verdad de pavimentar la feria?

¿Se puede hacer ahora La Ronda Norte pensando en más tráfico y hacer más vías rápidas y presentar a la opinión publica unos planos falseados hasta el nivel de estafa?

.....

En estos días cumpliría Mario Benedetti, ese extraordinario ser humano, 100 años.

Y recordé ese verso que abre uno de sus poemas " Los árboles ¿ serán acaso solidarios?".

Etiquetas
Publicado el
25 de septiembre de 2020 - 21:09 h