Sobradas

Para gustos colores (no quisiera ganarme odio eterno por denostar ninguna de vuestras opiniones queridas gentes de bien) pero hay ciertas cosas ante las que me resulta complicado tratar de defender su utilidad, finalidad o mera existencia. Hay cosas que sobran.

Los garbanzos en el mixmix de frutos secos son una de las que más me preocupan. ¿De quién fue la ideaca? No sólo no pegan sino que no molan nada. ¡Ni siquiera están ricos! Es más, están ultraduros. También hay muchos detractores de las pasas y no me extraña. El único valor que tiene una pasa en un mix es ayudar al usuario retirar el garbanzo de la muela. Una batalla bucal infinita por apoderase del huequino del diente durante el resto del día. Iucks.

Continuando con el momento tapilla no puedo dejar de hacer un llamamiento a los bares, tabernas y tascas de cualquier rincón del país. Allá va: la rodaja de tomate no pega con todos los productos alimenticios. En serio, vale que nos la coléis con el jamón serrano pero no, no tiene por qué acompañar también al salchichón, chorizo, queso revenío o chopped pork. La vida no es tan sencilla señores.

El abuso en el uso de puntos suspensivos me enfurece un poco bastante. ¿Qué queréis decir? ¿QUÉ? Los puntos suspensivos indican que la frase está inacabada, que se quiere generar cierta duda sobre lo que se está diciendo o crear tensión sobre lo que acontece. ¿Entonces? ¿Qué significa un "qué foto tan bonita…", "me encantan los shar peis…" o un interesantísimo "cenaré macarrones…"? ¿Es cachondeo? Matar.

Por no hablar del cuarto punto en los puntos suspensivos. Qué puedo decir. BASTA.

En la vida 2.0 destacan los likes o comentarios descontextualizados e innecesarioslikes. Gente a la que quizás no hayas visto más que cuatro veces en tu vida y que decide hacer un me gusta, un retweet o quién sabe qué otra atimaña a través de las redes sociales solo para… (ejemplo de puntos suspensivos con sentido) Venga, ¿para qué? Es bastante genial cuando además se trata de personas que NO te saludarían jamás por la calle, aunque peor aun cuando es gente más que conocida. Peor aún.

En el sector textil detecto a menudo dos sobradas. Los cordelitos que ponen para colgar la ropa (Dios, podríamos hacer otra camiseta más con toda esa tela restante) y las etiquetas gigantes de la ropa. Con estas últimas tengo dudas… (¡y otro!) Más allá de su faceta asesina y efecto navaja en la zona de las lumbares, también pueden servir como lectura en un momento dado. Hay libros de bolsillo con menos páginas.

Tampoco entenderé nunca porque las bolsas de patatas y pipas tienen más aire que alimento en su interior. Salgamos a las calles.

¿Alguien da más?

http://www.youtube.com/watch?v=77Mkt1DZqYQ

Etiquetas
Publicado el
21 de enero de 2014 - 08:00 h