Aprender desde la diversión, el lema de los más pequeños

La novena edición de la Liga Benjamín de baloncesto arranca en su primera concentración con 36 equipos en las canchas del Colegio Cervantes

Casi 400 niños y niñas en las pistas y tantos o más padres y madres en los alrededores de las canchas, con cámaras de fotos y vídeo, mirando con atención -unos con sonrisa, otros con una tensión difícil de disimular- las evoluciones de los chavales en su estreno. Para muchos era, seguramente, la primera vez que podían competir en una cancha de baloncesto con chicos de otros equipos. Unos de la capital, otros de la provincia. Cada cual con su ilusión. Muchos con la equipación oliendo a nuevo.

En medio de un magnífico ambiente, los más pequeños iniciaron un campeonato en el que la filosofía de juego se desmarca de los límites de la competición. O, al menos, la entiende de otro modo. Lo de jugar contra alguien se suple por jugar con otros. Se trata, fundamentalmente, de aprender. Y de hacerlo desde la diversión. A esta edad no hay modo mejor. Uno siempre hará mejor lo que le gusta que lo que le viene impuesto. El objetivo es ser mejor en la próxima concentración, la segunda, que tendrá como punto de cita las localidades de Villanueva de Córdoba y Priego. Será ya el 15 de diciembre. Mientras tanto, seguirán los entrenamientos y tratarán de pulir detalles después de esta puesta de largo de la Liga Benjamín, que para su inicio contó con sede única para reunir a todos juntos por primera vez. Estuvo realmente bien.

Treinta y seis equipos de categorías benjamín, pequebasket y babybasket pertenecientes a 17 clubes se congregaron, en una mañana soleada y fría, en las canchas del colegio marista. La entidad más representates fue el Alto Guadalquivir, con cinco equipos. El trabajo de un magnífico equipo técnico, capitaneado por Antonio Bioque, sigue haciendo de El Carpio uno de los centros más potentes del baloncesto de base en Córdoba. El resto de los equipos procedían de Peñarroya (4), Pozoblanco, Puente Genil y Maristas (3), La Rambla, Salesianos, Cordobásket, Villanueva, Egabrense y La Salle (2) y Cabra, Addipacor, Montilla, Bball Ciudad de Córdoba, La Carlota y Priego (1).

Los partidos se desarrollaron con gran deportividad, a la que contribuyeron las familias que acudieron a la concentración y el afán didáctico de los árbitros, que más que sancionar se dedicaron a enseñar a los chicos las reglas del juego con gran paciencia. Durante los próximos meses, las concentraciones tendrán carácter itinerante por la provincia y la capital, hasta llegar al 27 de abril en el que se disputará la Copa Benjamín en una sede aún por designar. Las fechas previstas de las próximas citas son: 15 de diciembre (Villanueva de Córdoba y Priego), 19 de enero (El Carpio y Montilla), 16 de febrero (Montoro y La Carlota), 17 de marzo (Pozoblanco y Puente Genil), 6 de abril (Peñarroya y Salesianos) y 27 de abril (Copa).

La Federación Andaluza de Baloncesto tuvo oportunidad también en Cervantes, al igual que en otros escenarios de toda la comunidad, de realizar un llamamiento a la lucha contra la violencia de género. El presidente andaluz, Antonio de Torres, estuvo presente en una actividad que sirvió para que los niños y niñas se llevaran, además de una buena jornada deportiva, una enseñanza moral de primer orden.

Etiquetas
Publicado el
26 de noviembre de 2013 - 21:55 h
stats