Ole

 

"En Córdoba tenemos a las mujeres más guapas del mundo"

(Francisco Castillero. Presidente de las Peñas)

Estimado Juanjo Fernández: nos quitamos el sombrero (cordobés) con este cuadro que has dejado escrito para la posteridad. El mundo avanza que es una barbaridad y si alguien no se preocupara en guardar como oro en paño esta huella del pasado, la Córdoba de siempre se perdería en el éter. Por ahí, nuestro más emocionado agradecimiento. Hemos subrayado esta frase sencilla que resume la esencia de un mundo que se extingue a pasos agigantados, pero podríamos recoger aquí la entrevista entera y sus innumerables perlas de valor incalculable.

Solo el lenguaje que gobierna la página es impagable. Cualquier filólogo anticuario daría su mano derecha por poder bucear en este submundo de construcciones gramaticales que ya creíamos fosilizadas. Por ejemplo, cuando el señor Castillero dice (textualmente): "El rey se guirraba oyéndome". El verbo guirrar debería estar protegido por la Unesco, estimado Juanjo Fernández, precisamente ahora que el organismo internacional está cobrando tanto relieve en nuestra ciudad.

El mundo que se retrata en esta entrevista es un mundo en blanco y negro, cuando no en color sepia. Aquella época en que los hombres salían con capa a la calle y las mujeres hacían punto de cruz mientras escuchaban el transistor en la mecedora. No es fácil traer al siglo XXI un trozo del siglo XIX y tú ahí, apreciado Juanjo, lo has bordado. No sabemos si en un acto de periodismo del pasado o de arqueología del futuro. Cualquiera sabe. En todo caso, te estás mereciendo el Córdoba de Periodismo, como poco. Aquí, desde luego, tienes un voto.

Bueno, vale, no te agasajo más. Solo un detalle: este señor que retratas tan magistralmente, al que respetamos en toda lógica, hasta hace poco era un poder fáctico en la ciudad. Lo cual ni nos parece bien ni nos parece mal sino todo lo contrario. Nos vemos en la entrega del galardón, estimado colega.

Etiquetas
Publicado el
22 de marzo de 2014 - 01:44 h