Ojo con el contexto

 

"Con estas leyes, el ladrón entra por una puerta y sale por otra

(José Antonio Nieto. Alcalde de Córdoba)

Si no fuera por el contexto de la frase, pudiera parecer que el regidor de Córdoba está harto de que los delincuentes financieros se vayan de rositas en sus tropelías multimillonarias. Usted lee palabra por palabra el enunciado y entra como un guante en supuestos que vemos cada día, cada hora, cada segundo. En efecto, señor Nieto, no hay mañana en que no nos desayunemos con algún atracador de preferentes o algún bandido que juega a la ruleta rusa con la solvencia de los Estados soberanos. Y con estas leyes, como usted bien señala, entran por una puerta y salen por otra, en el improbable caso de que el juez decrete prisión provisional.

En su contexto, la frase ya es otra cosa. Entonces vemos que el alcalde se refiere a los robos de cable que se producen insistentemente sobre el tendido eléctrico. Hace meses los rateros se cebaron con el puente de Ibn Firnas y ahora, de forma sistemática, con las farolas de la barriada de las Palmeras. Los ladrones, según se ve, actúan con una impunidad prodigiosa, contra la cual el Estado se siente impotente. Llegan, aparcan la furgoneta, sacan las herramientas, desguazan la red eléctrica y dejan a los vecinos a oscuras.

En eso, los rateros de medio pelo no se diferencian demasiado de los depredadores que pululan por los mercados. En el descaro y la impunidad a plena luz del día, queremos decir. Un especulador de alto standing opera en horario de oficina y a cara descubierta. Seguramente porque no tiene nada que temer. Comprendemos, por consiguiente, el desánimo del alcalde. Y su predisposición a trabajar conjuntamente con la fiscalía y las autoridades judiciales para acabar con este sabotaje que tanto daño nos hace.

En ambos contextos, estimado regidor, le deseamos suerte. La va a necesitar.

Etiquetas
Publicado el
21 de septiembre de 2013 - 02:10 h
stats