En misa y repicando

"300 familias de Cosmos lo pasan mal por decisiones incorrectas"

           (Beatriz Jurado. Candidata al Senado)  

¿Se puede estar en misa y repicando? Naturalmente. Lo acaba de demostrar la señora Jurado, que ha tenido la habilidad de firmar un compromiso en contra de la incineración de residuos en la cementera Cosmos y, a la vez, manifestarse con los trabajadores a favor de que se incineren residuos en la cementera Cosmos. A simple vista, pudiera parecer una incongruencia como la copa de un pino pero, en realidad, lo que la señora Jurado se propone es romper los límites de la materia.

Las leyes de la física establecen que un objeto no puede estar en dos lugares distintos de forma simultánea. Salvo que esté usted en campaña. En ese caso, es posible firmar una ley de la transparencia mientras haces desaparecer el disco duro del tesorero del partido. Bajar impuestos mientras los subes. Acoger refugiados mientras les cierras las puertas. Prejubilar a trabajadores mientras cuelas intrusos. Defender los servicios públicos mientras los privatizas. Abogar por el interés general mientras te sientas en un consejo de administración. Y etcétera, etcétera, etcétera.

Así, en este plan, se ganan elecciones por un tubo pero nos cargamos la física, la lógica, la termodinámica, la trigonometría, la mecánica, la metafísica, la epistemología y, particularmente, la ética. En el caso, por cierto, de que quede algo de ética en el solar en que se ha convertido un país como el nuestro donde hasta los embajadores cobran comisiones por hacer su trabajo.

En este contexto, la frase de la señora Jurado le da una nueva e ingeniosa vuelta de tuerca al don de la ubicuidad. De tal modo que la señora Jurado lamenta que 300 familias de Cosmos lo pasen mal por supuestas decisiones incorrectas que ha adoptado la propia señora Jurado. Lo cual es la leche en verso.

Etiquetas
Publicado el
12 de diciembre de 2015 - 03:04 h