Candidata a su pesar

 

"Nadie me pidió permiso para ir en la lista"

(Maite Velasco. Directora de la Agencia del Voluntariado)

Cómo estará el patio que usted puede levantarse cualquier día, darse una ducha de agua helada, tomarse media tostada de butifarra y desayunarse en el periódico local que forma parte de las listas a las municipales. Usted dirá que el detalle no tiene sustancia, teniendo en cuenta que medio país lampa por ser candidato de algo y el otro medio sueña con sus responsables públicos.

El caso es que la señora Maite Velasco se encontró con su nombre en la lista a las municipales sin haber mediado primarias, ni dedazo, ni enjuague, ni cambalache, ni ninguna otra modalidad al uso. Su nombre estaba ahí y punto. Hay muchas formas de enterarse de que uno es candidato a concejal de su ciudad pero, desde luego, leerlo en la prensa supera a todas en originalidad.

El dato indica que hay partidos que tienen dificultad para rellenar la papeleta electoral. Y cuando tienen el candidato elegido lo despiden con el clásico telegrama en motorista. Lo acabamos de ver en la Comunidad de Madrid y tanto o más como la cacicada del cese fulminante nos ha estremecido la tropa de paniaguados que ha bendecido la operación.

Así está el cotarro. Entre candidatos que echan a gorrazos y candidatos que cuelan con calzador. Y no sabríamos decir qué nos produce más sonrojo.

Etiquetas
Publicado el
14 de febrero de 2015 - 01:01 h
stats