N&B

Ricardo Rojas: “El día en que entregué el carnet del PP lloré”

.

Ricardo Rojas Peinado (Córdoba, 1953) ha sido durante 20 años concejal del Ayuntamiento de Córdoba y ahora quiere volver a la Corporación municipal. Rojas es un histórico militante de Alianza Popular, que luego se convirtió en el PP, partido del que llegó a ser secretario provincial. Ahora, tras 36 años de militancia, se ha dado de baja. Después ha anunciado la creación de un partido, Acción por Córdoba (AxC), con el que aspira a regresar a Capitulares.

Rojas es uno de los políticos más conocidos en la cercanía de la ciudad. Caminar con él por el centro se convierte en una interrupción constante. No solo le saludan; él también lo hace. Sus casi 40 años de experiencia han mantenido intacto su carisma, al menos en el regate corto. Sin pelos en la lengua, Rojas no oculta lo que ha supuesto para él dejar de seguir siendo del PP. Y los motivos que le han llevado a abandonar. En el vídeo de esta entrevista lo deja claro: considera que el PP, y su hoy presidente de honor, José Antonio Nieto, le han dejado tirado.

En los cuatro años que van desde que dejó de sentarse en un escaño de Capitulares hasta que intente volver a hacerlo, Rojas se ha reinventado. Desde la cátedra del salmorejo, la cofradía del rabo de toro o el Círculo de la Amistad, no ha querido bajarse del candelero. Es fácil seguir su actividad de los últimos años en cualquier hemeroteca. No ha parado. Y ahora se sienta durante una hora con CORDÓPOLIS para explicar los motivos por los que intentará volver a la política. Si es que alguna vez se fue.

PREGUNTA. Ricardo, ¿por qué te presentas a las elecciones?

RESPUESTA. Bueno, todavía no me he presentado (risas). Pero me voy a presentar. Lo hago porque salí del Ayuntamiento no de la manera que yo esperaba salir. Cuando una persona se vuelca y trabaja día a día por los demás no es que tenga que tener recompensas, pero sí por lo menos la satisfacción del deber cumplido y salir por la puerta, no grande porque tampoco se trata de puerta grande, pero salir de una manera digna. Yo no salí del Ayuntamiento como yo creía que debería de salir y por eso quiero entrar y que sean los ciudadanos los que digan cómo. Ese es el tema. Yo no me presento por rencillas. Yo puedo tener mi malestar por ciertas circunstancias, pero que no me presento por eso ni en el equipo que hemos formado nos vamos a presentar para hacer el ataque por el ataque. El tiempo nos está dando la razón, ¿eh? En el mandato del 2011 al 2015, si alguien temía que el alcalde fuese un verso suelto ese era yo. Lo digo porque es la verdad, porque nadie hablaba. Todos tendrían miedo a perder el sueldo. En las reuniones de trabajo que teníamos, que eran todos los viernes a las nueve de la mañana, pues nadie hablaba.

No salí del Ayuntamiento como yo creía que debería haber salido

P. ¿Tú eras el único que lo hacía?

R. Claro. Entonces, pues de alguna manera eso le molestaba al jefe [se refiere al exalcalde José Antonio Nieto]. Ahí están los datos tirando de hemeroteca. Cuando el jefe plantea en una reunión que estaba muy contento porque le había regalado CajaSur el pabellón famoso del Parque Joyero yo levantaba la mano, me daba la palabra y le decía que no estaba de acuerdo. Porque era un regalo envenenado y el tiempo me está dando la razón. Nos hemos gastado ya en él cinco millones de euros, pero eso no está ya para que la gente entre allí a celebrar ferias y congresos. Ahora hay que gastarse otros cinco. Cuando lo decía eso constaba en una nota negativa hacia mí. Llegaba otro día y nos decía: es que he llegado a un acuerdo con el Córdoba Club de Fútbol y le vamos a ceder la parcela del Canal para que construya allí su Ciudad Deportiva, que vamos a tener un equipo de Primera y tal. Ahí levantaba la mano. ¿Otra vez?, me decía. Y le decía: yo soy un hombre del fútbol y conozco el tema. Esto va a generar un rechazo importante porque hay muchos clubes, 15 o 20 federados. En cada equipo hay quince niños. Pues estamos hablando de 3.000 y pico niños que están yendo a un entrenamiento y a una competición. En definitiva, que se lo están quitando esos clubes de la calle. ¿Y qué pasa? Es que a esos clubes no les damos nada. Por cierto, que en mi etapa de presidente del Patronato dimos luz y agua gratis.

El tiempo me ha dado la razón

P. ¿Al Córdoba?

R. No, a los clubes federados, al campo de barrio: era lo único que se les daba. Entonces no veo bien que se le dé a una sociedad anónima deportiva que tiene ánimo de lucro un terreno en ese lugar, que es jamón de pata negra cinco jotas. Pues eso ya está averiguado, me decían. El tiempo también me ha dado la razón. Más temas. Si es que ha habido muchos. Con eso lo único que estaba consiguiendo era que el alcalde me tomara en cuenta para de alguna manera o de otra quitarme de en medio. Él prefería a los que estaban calladitos en la bancada. Y en concreto con el tema de la Ciudad Deportiva es que había unos sentado la bancada que era el máximo responsable de la Gerencia de Urbanismo. Y resulta que eso en el PGOU no estaba pintado para zona de equipamiento deportivo. Cómo no se dice nada. Lo único que digo con esto es lo que yo me he ido ganando. Pero yo tengo la conciencia tranquila de que mi rechazo al parque Joyero y al edificio de Cajasur, mi rechazo a la ciudad deportiva, mi rechazo cuando se le ocurre a un teniente de alcalde que no lo voy a nombrar decide que había que despedir a trabajadores del Instituto Municipal de Desarrollo Económico y Empleo del cual yo muy orgulloso fui presidente... Y había que echarlos. Y este dijo una de las frases... Es que aquí hay algunos que son muy rojos. Pues dame a mí rojos que hagan su trabajo en su horario profesional y por la tarde que hagan lo que quieran, pero que los expedientes salgan y los proyectos se ejecuten.

[Sobre los despidos en el Ayuntamiento] dame a los rojos que hagan su trabajo en su horario y que por la tarde se dediquen a lo que quieran

Me opuse a que fueran despedidos y el tiempo me ha dado la razón. Es que eso nos ha costado un dineral a los cordobeses. Los cordobeses hemos pagado la sentencia, que ha sido o readmisión o indemnización. Y si hemos readmitido hemos tenido que pagar las costas y los gastos del procedimiento judicial. Y si se ha aceptado la indemnización les hemos tenido que dar el dinero. Pero es que pasó lo mismo con el Instituto de Deportes.

Nieto prefería a los que estaban calladitos en la bancada

P. Primero el Imdeec y luego en Instituto Municipal del Deportes.

R. En el Imdeec a uno de esos trabajadores le di un reconocimiento y lo designé responsable de comunicación. ¿Cuándo ha tenido más difusión el Imdeec? A ese señor lo echaron a la calle porque decían que era puntos suspensivos. Me opuse y el tiempo me ha dado la razón. En el Imdeco, Instituto Municipal de Deportes de Córdoba. Yo digo IMD. Soy castizo. Bueno, pues allí hicieron lo mismo. Luego la sentencia fue favorable al trabajador y tuvimos que pagar las costas. Eso me supuso a mí el estar castigado y no para aparecer en la lista.

Nunca le he preguntado a quien vota a nadie de los que he recibido en mi despacho

P. ¿Ya te cesaron del Imdeec en el mandato anterior como presidente, no?

R. Bueno, es que en ese mandato no sé si por ser contestatario o crítico con la gestión, que no era crítico con la gestión sino que era mirar por Córdoba. Por eso quizá ahora pues tenga más gana todavía de tirar palante. Querido Alfonso, yo tengo una frase que he repetido infinidad de veces porque estoy muy orgulloso de ella. A nadie que he recibido en mi despacho o en la calle o en cualquier reunión que haya tenido le he preguntado que a quién vota. Mira, yo tuve un gerente en el IMD y a ese gerente había que echarlo a la calle porque era del Partido Comunista. Hoy está en una gran acción ecologista. Me opuse. Y le dije al alcalde anterior, del periodo 95 al 99 [Rafael Merino], que si teníamos que cesar a esa persona yo presentaba mi dimisión como presidente. Se dio cuenta de que iba bastante en serio, mantuvimos el tema y lo único que hay que hacer es preguntarle a la gente del deporte que si recuerdan la gestión del mandato del 95 al 99 de ese señor como gerente y de su presidente. Creo que fue la etapa en la que más instalaciones se construyeron, que mas ayudas a clubes se dieron. Y es que era comunista. Pues mire usted, déjeme al comunista que me siga haciendo el trabajo, que atendamos a los ciudadanos que se dedican al deporte base, y luego usted ya hace conmigo lo que quiera. El tiempo también me dio la razón. Por eso estoy muy orgulloso. ¿Sabes que ayer estuve hablando con ese señor? [la entrevista se realiza el jueves].

P. ¿Y se puede decir su nombre?

R. Sí, claro. Guillermo Contreras. Para mí para es una persona que tiene en sus ideas y yo las respeto. Y lo llamé porque fue su santo. Y me dijo: Ricardo, ¿cómo sigues acordándote? Y le dije: es que yo de la buena gente no me puedo olvidar. Y después empezamos a hablar del tema por el que me haces esta entrevista. Y le dije: tenemos que reunirnos, que me tienes que explicar cosas de Ecologistas en Acción pero también que yo te explique lo que haré cuando sea alcalde.

Yo nunca he sido un hombre de derechas

P. De Cosmos sabe un montón.

R. En fin. En esta charla distendida que estamos teniendo te digo: yo cuando me presente no voy con la con la cosa de decir voy a ir a por esta gente. No. Vengo a aportar soluciones. Y transformar esas soluciones en acciones. Por eso es lo de Acción por Córdoba. Ya presentaremos el logotipo en septiembre, pero si te fijas tenemos una equis que está enlazada con la A y con la C. Lo que pedimos es que la gente se una a este proyecto, que no sea sólo de los que vamos como fundadores o en la candidatura que se haga en su momento, sino que sea algo novedoso, pero evidentemente de Córdoba. Y ahí no vamos a preguntar, usted con quién juega, a usted qué equipo le gusta, qué es del Barcelona, del Madrid, del Betis, del Sevilla, de derechas o de izquierdas. No, el objetivo común aquí es Córdoba y todo el que lo tenga se puede venir. Luego, en unas elecciones generales o en unas autonómicas, pues entiendo que ya estamos hablando de otras cosas.

P. Ni de izquierdas ni de derechas. Yo siempre entendí que tú eres un hombre de derechas.

R. No, no. Yo nunca he sido un hombre de derechas.

P. ¿De centro derecha o de centro?

R. Bueno, he estado más situado en el centro. A mí me decía mucho la gente: yo no sé cómo con el talante que tienes y la forma de ser que tienes estás en el PP. Eso me lo han dicho mucho en el banco cuando trabajaba...

P. Pero tú empezaste en Alianza Popular.

R. Yo me afilié a Alianza Popular en 1982. Ha hecho exactamente treinta y seis años de militancia en marzo. Yo me di de baja en abril. ¿Sabes cómo salen las cosas? Pues fíjate, de la manera más sencilla. Yo no había leído estatutos y yo no había ido actos de Alianza Popular. Yo no sabía nada más que Fraga era el presidente y a Fraga lo conocía toda España porque había sido ministro de Turismo y había hecho paradores y tal. Pero un cliente sí era militante de Alianza Popular. Un día, hablando como estamos hablando aquí los dos me dijo: oye tú que eres un comercial nato por qué no te metes aquí en esto, que vamos a tener además una reunión para celebrar la junta local de Alianza Popular. Pues mira, voy a probar. Hombre, es que tú estás en el banco y resulta que las elecciones municipales las tenemos en el año ochenta y tres. Y mira, me ilusionó. Y ese fue el motivo de entrar a formar parte como militante de un partido.

Yo he destripado terrones, he cogido algodón y he tenido callos en las manos. Eso hay que aprenderlo

P. ¿Antes no habías tenido experiencia política?

R. Nada en absoluto. Me había formado para estudiar periodismo, me formé en en el bachiller superior de Letras para estudiar periodismo, pero por las circunstancias familiares, yo era el mayor de cinco hermanos, en mi casa tampoco había para tirar cohetes, había que irse para estudiar y eran muchos gastos. Hablando en casa me plantea mi madre más que mi padre otra alternativa. Mi padre era un hombre de campo y se iba cuando salía el sol y volvía cuando se quitaba de lo que él llamaba destripar terrones. Y nos decía: yo no os quiero ver destripando terrones. Pero yo los he destripado, yo he cogido algodón y he tenido callos en las manos. Sí, porque eso hay que aprenderlo. Lo que pasa es que esto ya es otro estilo, lo de ahora: la universidad, un partido y un sueldo. Entonces opté por el tema de las oposiciones. Aquí en Córdoba los chavales de mi época tenían dos objetivos: o presentarte a oposiciones de un ente público, Ayuntamiento, Diputación, Junta de Andalucía; o entrar en un banco. Y estudié mucho. Quiero decirte esto para que sepas lo que yo he bregado en la vida y nadie me ha regalado nada. Es que mucha gente me dirá: hombre, es que a ti te han puesto en las listas. Sí, ¿pero cuántos votos he aportado yo a esa lista?

P. Ricardo, ¿qué número de carné tenías cuando te diste de baja?

R. Pues mira, tenía el 3.236 a nivel nacional y en Córdoba no lo sé.

P. ¿Eras el militante más antiguo?

R. Sí. Aunque estaba todo centralizado en Madrid. Mi primer carnet estaba firmado por Jorge Verstrynge.

P. Mira las vueltas que ha dado en la vida.

R. Luego se cambió y lo firmó Álvarez Cascos. Y luego ya pues no recuerdo, no sé si fue Javier Arenas como secretario general. Pero el carnet de Jorge a mí me hizo mucha ilusión. Era la primera vez. Con la firma de Jorge además. Tengo otra anécdota. Esto parecen más mis memorias. Ahora que estamos hablando, quizás podíamos escribir mis memorias y ganar algún dinerillo (risas). Verstrynge cuando venía a Córdoba por el primero que preguntaba era por su primo. ¿Pero ese quién es? Hombre, quién va a ser, Rojas, Rojitas. Es que Verstringe se llama Jorge Verstrynge Rojas. Su padre es alemán y su madre es malagueña, pero no tiene nada que ver con mi familia. Son otros Rojas. Pero era curioso. Yo no he dado ningún bandazo como él de momento (risas). Pero cuando pega el bandazo que da y como profesor empieza a hablar de la doctrina comunista y demás, pues me paraban y me decían: anda que tu primo... ¿Tú no serás igual, no? (Risas).

P. ¿No te dio pena el día en que entregaste el carnet?

R. Lloré. Lloré solo en mi casa. Yo no quería irme, yo no quería dejar de pertenecer a ese partido donde había estado treinta y seis años de militante y donde había hecho tantas cosas no digo buenas ni malas en sí, pero sí que hicieron mucho de cara a lo que el partido después ha llegado. Yo tengo anécdotas de ir con Antonio Hernández Mancha por la Subbética a buscar gente que se afiliara. Teníamos que ir diciendo que éramos tratantes de aceite.

P. Porque si decíais que érais de Alianza Popular...

R. ... ten en cuenta que en los ochenta el PSOE había barrido en todos los pueblos de España. Sacó Felipe diez millones de votos en el 82. Tú llegabas al pueblo y la gente sabía que había venido alguien. Pasabas por la calle y veías cómo los visillos de las ventanas se movían mirando. Era para ver quiénes eran los de Alianza Popular, pero luego no venían a la reunión que se había convocado. Eso ha pasado. Llegábamos al casino, que era donde estaba la gente más identificada con la derecha. Le preguntábamos al camarero: muy buenas, mire usted, ¿hay aquí algunos señores que tengan una explotación olivarera, alguna almazara? Mire aquellos dos, son olivareros. Llegábamos Antonio y yo, parece que lo estoy viendo con el flequillo caído, y nos sentábamos. ¿Cómo ha ido el aceite este año? Bueno, no ha estado mal la cosecha. ¿Y la densidad del aceite? Antonio era abogado del Estado, número uno de su promoción, sabía lo que era la densidad del aceite, y yo de currante total. Y luego entrábamos. ¿Y la política que está llevando a cabo Felipe con el aceite y tal cómo va? Y nos decían: ese nos va a llevar a la ruina. Antonio me daba con la rodilla por debajo de la mesa y entonces entraba yo. Mira, somos de Alianza Popular, de Fraga, de don Manuel. ¡Deme usted un abrazo! Camarero, ponga dos vasos de vino. Así se hacía partido. Esos dos nos buscaban a otros dos para la semana siguiente. Y al final había veinte. Hoy Priego ha tenido una Alcaldía.

Me he recorrido los pueblos con Hernández Mancha para hacer partido

P. Y Cabra.

R. Y Cabra. Y Dos Torres. Yo llegaba allí y me juntaba con tres, con el tío de José Luis Moreno, Julián Díaz Moreno, y con Timoteo Tribada y Tomás Madueño. Con tres. Me sentaba en una mesa a las diez de la noche. Hasta que no ordeñaban las vacas allí nadie se reunía para hablar de política. Dos Torres tiene hoy un Ayuntamiento del PP. Entonces, cuando me doy de baja lloro y recuerdo eso. De venir por la noche a las doce de la noche del pueblo con una niebla espesa de la sierra de Córdoba y con la ventanilla bajada vaya a ser que nos fuéramos al barranco. Y a las ocho entraba al banco a trabajar.

P. ¿Te llamó alguien para convencerte de que no te dieras de baja?

R. Nadie.

P. ¿Tú avisaste de que te ibas a dar de baja?

R. No. Yo mandé una carta por correo electrónico al presidente Adolfo Molina comunicándole que a partir de la fecha que cursara los trámites pertinentes para darme la baja del partido.

P. ¿Y fue inmediata la baja?

R. Creo que lo tenían hecho el día de antes (risas). Nada, es una broma. Fue inmediato pues he dejado de recibir comunicación. Ni la cuota ni nada.

El PP ha regalado el Gobierno

P. No vas a poder votar en estas primarias.

R. No, ni a mí me apetece. Estoy viendo ahora los toros del partido desde la barrera. Hay que ver, con lo que a mí se me ha criticado entre comillas por no estar de acuerdo con ciertas políticas del partido que ahora se están llevando a cabo. Yo siempre he sido un defensor de listas abiertas y no se ha conseguido. Nunca vi bien eso de que bueno, pues que me voy pero se queda Nieto. Me voy, pero se queda Bellido. Por lo menos vamos a que los afiliados respondan. Lo que pasa es que ahora nos hemos dado cuenta que del número de afiliados que se dicen, la mitad de la mitad. Hoy, viendo Cordópolis, leo que la señora Cospedal estuvo en Córdoba y no se le ocurrre otra cosa que decir que hay que reformar la ley electoral para que el que gane gobierne. María Dolores, si has tenido ciento ochenta y seis diputados, que me he cansado de decirlo, en los órganos del partido a nivel regional, con Zoido de presidente y Javier Arenas. Pedí la palabra antes de las municipales del 2015 y dije: presidente, me da que vamos a bajar mucho en las próximas elecciones. Como no tengamos la mayoría absoluta vamos a perder las ocho capitales andaluzas. Zoido: joder, Ricardo. No, verá, presidente. Javier, tú te has cansado de decir por donde has ido que el que gana gobierna y que el que pierde a la oposición, y y todo el mundo te ha aplaudido. Por favor, tú qué estás cerca de Mariano, dile que aproveche que tenemos ciento ochenta y seis diputados. Es que España ha dicho: toma diputados y modifica todo lo que haya que modificar. La respuesta que me da Arenas: lo hablaré con el presidente, pero estoy seguro de que quiere un consenso.

P. Para modificar la ley electoral.

R. Sí, Mariano el paso que quería dar era contar con el PSOE.

P. Y el PSOE ni de coña.

R. Pero vamos a ver, si el PSOE podía conseguir alcaldías como la que tiene en Córdoba. Gracias a que no hubo modificación de la ley electoral ahí está Juan Espadas en Sevilla o el de Huelva o Isabel Ambrosio en Córdoba. Vete a Castilla La Mancha, Extremadura... Y viene ayer y dice la candidata a presidir el partido que lo que hay que hacer es modificar la ley electoral. No, lo que tiene usted que hacer es quedarse con un cargo, que también lo he dicho y lo he escrito. Ahora son todos de Cospedal porque Nieto ha dicho que es de Cospedal. Cada uno es libre de depositar la confianza en el líder que quiera. Pero bueno. La reforma electoral ya no se puede hacer y menos con el PSOE en Gobierno. La ley electoral hay que modificarla, y muchas más cosas: la reforma laboral fue un acierto en algunas medidas, en otras no. Pero eso ya no le compete al PP porque ha regalado el Gobierno.

Ahora son todos de Cospedal porque Nieto ha dicho que es de Cospedal

P. Si tuvieras que votar en unas primarias, ¿lo harías por alguien o no lo ves claro?

R. Hay dos que me dan confianza. El señor Margallo me da confianza por su veteranía y porque yo me identifico con él. El problema de este partido es que cuando tienes cierta edad parece que no te duchas y hueles mal. Hay que tener menos de cincuenta años. Si tienes ya sesenta o setenta, pues puf. Resulta de que en los grandes países de la Europa comunitaria los grandes jefes, los grandes estrategas y los grandes líderes tienen todos más de sesenta y cinco años. Fíjate qué casualidad. Y así le luce el pelo a Reino Unido, con Theresa May, o a Estados Unidos, aunque yo no esté de acuerdo con Trump, que no tiene cuarenta años ni cincuenta.

El problema del PP es que cuando tienes cierta edad parece que no te duchas y hueles mal

P. Mira a Pedro Sánchez, que ha nombrado a Borrell con más de setenta y a Carmen Calvo, con sesenta.

R. Sí, y estos no. Entonces Margallo para mí sería una persona que tiene una cabeza privilegiada. El PP hoy necesita un líder que tenga relación muy estrecha con Europa porque somos europeos. Y luego, en segundo lugar, pues Soraya porque ha sido una mujer íntegra con sus errores, que los ha tenido, en el sentido de decir: una persona, un cargo. Y yo lo que he defendido es eso. Ella ha tenido oportunidad de presidir el partido en cualquier lugar: vicepresidenta del gobierno y punto. Por eso yo he criticado a los que duplican y triplican cargos. El partido tiene que salir a la calle con la cara alta. No poniéndose el pañuelo o ahora que se lleva mucho el abanico para que no te distingan. Esta señora, que merece también todo el respeto, no puede ser ministra de Defensa, presidenta del partido en Castilla-La Mancha y secretaria general. Pero es que te digo una cosa: si no llega a pasar lo de de la moción de censura también se presenta a presidenta, pero sigue siendo ministra de Defensa y secretaria general. No. Tú no puedes rendir cuando tienes cuatro lugares a donde acudir. O es que era una fenómena y fenómenos aquí yo creo que nada más que Messi y los que sean del Madrid que dirán Cristiano Ronaldo. Punto.

P. Bueno, veo que por lo menos mantienes esa afición en común con Nieto, el Barça.

R. (Risas). Sí, en eso estamos de acuerdo. Él ha quedado mal con el Barça, porque como ha presidido el tema de los Mossos... Nada, hombre, esto es una broma (risas). Lo que sí te digo es que yo soy simpatizante del Barça por lo mismo que hemos hablando en su día de lo del partido. Mi padre era del Barça y yo también. Y me iba con él a El Arcángel. Mira, yo tengo tres hijos. Mi Ricardo, del Barça hasta las cachas. Y Carlos, del Madrid, porque su abuelo, el padre de mi mujer, mi suegro, era del Madrid de Santiago Bernabéu.

[Sobre la corrupción] nosotros casi siempre hemos estado en la oposición y en la oposición no se maneja

P. ¿Cómo has estado viendo lo que vemos todos los días en los telediarios y leemos todos los días en los periódicos: la corrupción del PP?

R. En política, como en el mundo empresarial, cuando hay alguien que mete la mano es porque tiene mucha fuerza, está muy tapado y puede actuar de esa manera. Nosotros es que hemos estado en la oposición toda nuestra vida salvo los mandatos del 95 al 99 y de 2011 a 2015. Desde la oposición no se maneja, y aparte no tienes el contacto con los grandes pesos pesados del partido. Después de enterarnos de lo que nos hemos enterado... A ver, en la Vuelta Ciclista a España creé el premio de las metas volantes para apoyar a nuestros joyeros. Bueno, ahí coincidimos en una etapa con Eduardo Zaplana. Estuvimos en el en el camión del podium. Charlando con él no me podía imaginar que este hombre iba a hacer lo que hizo. Pero lo mismo que con él te digo lo de Juan Costa, que ha sido ministro, y que fue secretario de Estado. Que por cierto tuve que irme a Madrid siendo delegado de Hacienda para hacer una gestión con el tema del IVA de Sadeco. Que aquí parece que el único que ha hecho cosas en Hacienda es el candidato que se presenta con el Partido Popular. Algunos hemos hecho también cosas en la delegación de Hacienda y no solo del PP, sino de otros partidos políticos. Resulta que estás desconectado de lo que se hace. En Madrid, cuando nos hemos enterado, yo veía al de los pelos rizaditos, que era el secretario general del PP de Madrid con Esperanza Aguirre, en reuniones, muy vacilón... Todo el que va de vacilón por la vida no vende ni una escoba. Y efectivamente el tiempo ahí está. No sé si sigue en la cárcel o ya ha salido.

P. Está en libertad provisional.

R. Lo de Ana Mato. Yo pedí su dimisión en el hotel Eurostar Palace. En una junta directiva que estaba Nieto de presidente salió el tema de Ana Mato, que el marido fue alcalde, etcétera. Pedí la palabra y su dimisión. Esa señora se tiene que ir porque si resulta que ha tenido una comunión de su niño o ha tenido una fiesta de cumpleaños, y ha visto allí globos y cosas, y ella no lo ha comprado, ¿esto quién lo ha traído? Pues mira, ha sido el papá Bigotes o el Correíta. Bueno, tiene que saberlo. Y si aparece un Jaguar en la puerta de tu casa... El coche no llega volando. El coche lleva una llave y gasolina, ¿y no sabe quién lo ha traído? Pedí su dimisión.

Dentro del partido hay preocupación no vaya a ser que levante la mano, me señale y me castiguen

P. ¿Y qué te dijeron?

R. Que no, que no, que nosotros no tenemos que meternos en esa casa. Eso es lo que pasa en la provincia, que hay entrecomillas preocupación, no digo miedo, preocupación. No vaya a ser que levante la mano, me señale y me castiguen. Y yo en el Ayuntamiento. Mira que me lo dicen en mi casa: es que tenías que haber estado callado. A lo mejor llevaban razón pero yo no dormía a gusto. Y como resulta que al final el tiempo te da la razón... pues fíjate la cantidad de cosas que te he dicho. Pero en fin, que ellos vayan por su camino, que yo iré por el mío. Que sepan que yo no me presento para ir contra el PP. Me presento para ir a favor de Córdoba, y eso quiero que se quede muy clarito. Y si me quieren buscar las vueltas, que me las busquen. Mi estilo no va a ser sentarme en un debate ni en una mesa redonda para pum, pum, pum. No. Lo pasado, pasado está. Los cordobeses me conocen a mí como conocen a los que están. Yo voy con la cara alta y mirando los ojos a la gente.

Yo no me presento para ir contra el PP

P. ¿Con Ciudadanos has tenido contactos, ofertas o no has tenido claro ese proyecto?

R. No me han dirigido ninguna propuesta. No me han llamado. Tengo buenas relaciones con los dirigentes de aquí de Córdoba. Yo estuve trabajando de administrativo con el padre del hoy coordinador local de Ciudadanos, Juan Barrionuevo, en una ferretería en la calle Antonio Maura. Fíjate lo que es la vida. Este llegaba con la mochila del colegio y allí con la contabilidad. Te quiero decir que tengo buena relación con Ciudadanos, también con Isidoro García Escribano, en el mundo de la joyería, un gran trabajador. Pero no se han dirigido a mí para nada. Sí en cambio, y esto va a ser una exclusiva para Cordópolis, sí se han dirigido a mí desde Vox. Se desplazaron aquí a Córdoba para tener una reunión conmigo. Vinieron para ofrecerme ser su líder en Córdoba. Capitanear su proyecto no solo en las municipales como candidato a la Alcaldía sino también para montar estructura en la provincia. Se sabían a pies juntillas mi vida, dónde había estado y qué había hecho. Yo le dije que no pasaba por ahí mi idea. Mi idea en todo caso era de crear un nuevo partido y rodearme de gente que no tuviera vinculación con la política cordobesa. De todas formas le agradecí su interés. Me hablaron de que tenían encuestas con las que podían tener representación en Madrid en las próximas generales. Puede ser que sea verdad porque también me consta que ha habido mucho voto que ha salido del PP y se ha incorporado a Vox, sobre todo la gente más de derechas que de centro. Entonces era una oportunidad para que Córdoba también tuviese presencia en el Ayuntamiento y luego sobre todo el montar estructuras en los pueblos. Sabían perfectamente lo de Rosa Aguilar cuando deja Izquierda Unida y se marcha al PSOE. Mi idea siempre la he dicho: ya puede venir el Partido Socialista más liberal del mundo, que hay gente buena dentro como pasa en todos los sitios, que no me voy. Mi idea no era irme a ningún otro partido.

Vox me ha llamado para capitanear su proyecto en Córdoba

P. De hecho, se dice que te llevas mucho mejor con gente del Partido Comunista y del PSOE que del propio PP.

R. Tengo varias anécdotas sobre esta cuestión que estás planteando, Alfonso. Una fue cuando Francisco Tejada decide casarse. A la boda, de todo el Ayuntamiento fueron sus compañeros, pero de toda la oposición fue Ricardo Rojas (risas). Pero es que resulta que hay otra anécdota con Alfonso Igualada, al que le tengo mucho cariño y él a mí también. Igualada resulta que es un gran aficionado a la tauromaquia y a mí también me gusta. Total, que había una corrida de toros en Pozoblanco en la Feria en la que toreaba José Luis Moreno, curiosamente ahora concejal en el Ayuntamiento. José Luis Moreno mataba a seis victorinos. Total, que sacamos la entrada, nos vamos a Pozoblanco y nos sentamos juntos. Fíjate lo que pasó. Alguien tira la foto con los dos y la mandan a la sede. ¿Así vamos a ganar? Los comunistas con el Rojas. Me doy de baja del partido, dijo el que tiró la foto. ¿Es que no puedo estar con Alfonso Igualada viendo una corrida de toros o tomando una cerveza y luego en el debate del Pleno decirnos de todo? O con Andrés Ocaña, que en paz descanse. ¿Lo querré yo a ese hombre? He negociado presupuestos con él en la cocina de mi casa. En el mandato 95 al 99 en minoría sacamos tres presupuestos municipales, menos el último.

El equipo de 1995 a 1999 fue muy bueno

P. ¿Le guardas más cariño al mandato de 1995 al 1999 que al de 2011 al 2015?

R. Sin duda, sin duda. Esa fue la primera experiencia política de contenido que tuve como político pero sobre todo como hombre de partido. Aquello fue sorpresivo. Nadie esperada que tuviéramos el poder en Córdoba. Rafa Merino tenía dos discursos en el bolsillo de la chaqueta el día de la toma de posesión. Tenía uno por si era el jefe de la oposición y otro por si sonaba la flauta y se convertía en alcalde. Todo el mundo daba por hecho que el PSOE iba a pactar con IU. Cuando nos encontramos que no, fue una sorpresa. Aquel equipo fue muy bueno. Tanto que en las elecciones siguientes sacó 14 concejales. Ahí tenías a un Rafael Rivas, el concejal que todavía no se ha reconocido con una calle que se pidió y concedió pero no se le ha dado. Tampoco lo ha pedido el PP. María José Rodríguez, que llevaba Cultura; Cañadillas, con sus dibujos, un muchacho sencillo que iba todos los días a su Educación e Infancia. Luis Martín, que ya empezó a dominar en Urbanismo.

A Nieto se le dio de alta en la Seguridad Social como asesor en la Diputación y creo que fue la primera vez que ha cotizado. Y eso lo hice yo

P. En la travesía en la oposición del PP de 1999 a 2011, antes de que llegase Nieto a ser alcalde, tú con él muy bien, ¿no?

R. Fíjate si bien que cuando Nieto decide salir del CDS a través de un gran amigo que era Antonio José Delgado de Jesús, al que quiero recordar como una gran persona, se viene y llama a la puerta. ¿Sabes dónde se le busca sitio a José Antonio? En la Diputación. Hablé con Pepe Mellado, que era el presidente de la Diputación y yo el portavoz, para que como persona de confianza se le hiciera un contrato. Era legal, era persona de confianza de los grupos. Claro, que entonces eran tres y ahora hay 33. Recuerdo que Mellado me dijo: muy bien Richie, vosotros metéis a Nieto y yo que estoy gobernando quiero dos. Total, que al final el acuerdo se cerró y se llevó a Pleno. A Nieto se le dio de alta en la Seguridad Social y creo que fue la primera vez que José Antonio ha cotizado. Y eso lo hice yo. José Antonio era el que veía los expedientes y yo era el que le decían en el orden del día punto cuatro, a fotocopiarlo. Este no, que ya lo he visto yo en comisión. Etcétera. Para mí fue un orgullo que una persona que ha estado conmigo y que yo de alguna manera lo estaba enseñando haya llegado a ser alcalde de Córdoba. Y más orgullosos de que haya llegado a ser miembro del Gobierno de España. Pero no se pueden hacer las cosas peor.

P. ¿Cuál es la primera medida que tomarías si fueras alcalde de Córdoba? El primer decreto que firmarías.

R. El primer decreto que firmaría es solicitar un informe exhaustivo de la posibilidad de llevar a cabo la promoción interna de los trabajadores del Ayuntamiento. A todos nos gusta ascender, y el que se lo merece tiene derecho a ello. Para lo bueno y para lo malo son ellos los que llevan el Ayuntamiento. Yo creo que los políticos deberían darle el setenta por ciento de lo que ganan a los trabajadores del Ayuntamiento, yo el primero.

P. Si tuvieras votos y concejales suficientes como para decidir quién gobierna en Córdoba, o el PP o el PSOE, ¿a quién apoyarías?

R. Tendríamos que verlo, Alfonso. Tendría que pedir consultas. A lo mejor hasta a ti te preguntaría. Puedo preguntarle a un hombre de Córdoba qué tengo que hacer. Ese es mi estilo. ¿Qué debo hacer? ¿Me gusta más Isabel Ambrosio o el candidato que presente el PP? Puede pasar en Córdoba lo que ha ocurrido en Badalona. Allí se han puesto de acuerdo los tres partidos constitucionalistas. PSOE, Ciudadanos y PP han dicho que hay que quitar a los independentistas. Muy bien. Moción de censura, sí. La firmamos, sí. Hay que poner el candidato. Y llega el del PP que tiene que diez concejales y dice que ellos. Ciudadanos dice: yo tengo cinco. Y salta el del PSOE, que tiene tres, y dice que el alcalde soy yo. El PP y Ciudadanos están de acuerdo por el bien de Badalona y está de alcalde el PSOE con tres concejales. Pues en Córdoba a lo mejor tiene que pasar eso. Además, otra cosa: ¿Conocen estos el Ayuntamiento? Yo es que les hablo con nombre y apellidos a los trabajadores municipales. Eso es una garantía. Es que tengo experiencia en Recursos Humanos, en Hacienda, en Comercio, en Vía Pública, en el Imdeec, en Deportes, en Sadeco, en Aucorsa, en Cecosam, en Turismo...

¿Conocen estos el Ayuntamiento? Yo es que les hablo con nombre y apellidos a los trabajadores municipales

Etiquetas
stats