Miguel Ángel Torrico: “Al votante no se le puede tratar como si fuera tonto”

Miguel Ángel Torrico | ÁLEX GALLEGOS

Miguel Ángel Torrico Pozuelo (Córdoba, 1967) ha dirigido la campaña que ha llevado a José María Bellido a ser el candidato de la lista más votada en la capital. También se ha convertido, de nuevo, en concejal de la próxima corporación municipal, la que se estrenará el próximo día 15 y que previsiblemente elegirá a José María Bellido como alcalde.

Torrico es un veterano de la política cordobesa. Concejal en el Ayuntamiento desde 1999, abandonó el Pleno en 2015 para ser parlamentario andaluz. Ahora regresa a Capitulares, donde a buen seguro ocupará un lugar destacado en el futuro equipo de gobierno que conformará el PP con Ciudadanos.

Miguel Ángel Torrico es actualmente vicesecretario del PP de Andalucía y en Córdoba responsable de estrategia electoral. Por sus manos pasan, mes a mes, los sondeos que encarga la formación y también las iniciativas para intentar ganar todas las elecciones posibles. Son famosas sus llamadas, cariñosamente, torricoscopias, encuestas que casi siempre acaban acercándose a la realidad. Pronosticó, por ejemplo, la fuerte entrada del partido de Rafael Gómez en el Ayuntamiento en el año 2011 y el desplome de IU.

Cuatro días después de unas ajustadas elecciones municipales y una eterna campaña electoral (empezó después del verano con la preparación de las andaluzas), Torrico recibe a CORDÓPOLIS en el grupo municipal del PP en el Ayuntamiento. Es Jueves de Feria y Capitulares es un lugar excesivamente tranquilo, repleto de despachos vacíos y grupos municipales cerrados a cal y canto. No hay demasiado ruido externo para intentar analizar ya de una manera sosegada qué es lo que pasó el domingo 26M en las elecciones en Córdoba.

"En la noche electoral hubo tensión"

PREGUNTA. Te iba a preguntar si te crees los resultados.

RESPUESTA. Eran más o menos previsibles. Tengo los pantallazos de toda la evolución del recuento de la noche del domingo, las de estas elecciones y las de 2015.  Bueno, cuando empezamos con un 12-5 [concejales del PSOE vs PP], con casi veinte puntos diferencia al siete por ciento escrutado... Bueno, un poquito de respeto sí que daba. Pero sí puedo decir que con un 54 por ciento escrutado ya le dije al candidato: "Ganamos". Le puse un mensaje de whatsapp. Creo que estábamos a cinco puntos, le daba nueve-ocho todavía al PSOE.

P. O sea, que hubo un poquito de sustito esa noche.

R. Hubo tensión. Todos sabemos en Córdoba con lo que pasa siempre, que entran las mesas pequeñas. Recuerdo que en 2011 también fue muy distinto. Empezamos con 13 concejales y yo sabía que teníamos mayoría absoluta con entre 16 y 17. El 17 no estuvo muy lejos. En estas elecciones, creo que ha tenido mucho que ver la campaña, mucho más que en otras elecciones. También cómo se reaccionó después de las elecciones generales y ha tenido que ver con lo que te comenté en su día: tras las generales podía haber o efecto arrastre o efecto rebote. Para el electorado de centro derecha decía que podía darse más el efecto rebote que el efecto arrastre para el de centro izquierda. Bueno, pues parece que tenía algo de razón.

"Hemos conseguido culminar el espíritu de remontada"

P. La prueba la publicamos hoy [la entrevista se realiza el jueves]. El PSOE ha sido en Córdoba la lista más votada en las elecciones europeas y el PP en las municipales en unos comicios que se celebraron el mismo día.

R. Ha habido una buena campaña, ha habido un buen candidato y ha habido un buen equipo. Creo que el PP es un partido que ha gobernado ocho años. A algunos, como a Pedro García, se les han hecho muy largos cuando hablaba de los ocho años de Nieto y estuvo cuatro, pero tiene una implantación en la ciudad a nivel municipal importante. Al final eso se ha visto. Hemos tenido más apoderados e interventores que en las generales, la gente que se sumó después quería participar y, bueno, también se nota ese ánimo de remontada que lo marcó perfectamente José María Bellido el primer día después de las elecciones. Me dijo: voy a hacer un vídeo y voy a decir esto. Ese espíritu de remontada lo hemos conseguido culminar.

P. Habéis sido el único partido que ha usado las nuevas tecnologías y las redes sociales de una manera muy interesante y activa. ¿Eso se aprende, te lo dan en Génova o viene incorporado?

R. Es un poco de todo.

P. Otros partidos no lo han hecho.

R. Tenemos claro que cada vez más la comunicación política pasa por las redes sociales. Nosotros fundamentalmente hemos trabajado Facebook y WhatsApp. También Twitter e Instagram, pero menos. No lo hemos trabajado para la campaña. José María abrió su perfil creo que hace un año y medio, y desde entonces hemos ido fidelizando el mayor número tanto de me gustas como de seguidores. Y a partir de ahí nos ha servido para que se difundiera el mensaje. Hemos ido intentando indicar lo que nos gustaría que se dijera en cada momento. Hemos tenido unos seguidores que lo han hecho muy bien y hemos conseguido llegar a mucha gente a través de las redes sociales.

"El puerta a puerta de antes son los teléfonos móviles de ahora"

P. ¿Qué parte os ha inspirado lo que han hecho otros partidos, principalmente nuevos, en otras elecciones?

R. Pues te lo digo sinceramente. Hemos visto cómo la campaña de Vox en las últimas generales se volcó mucho en redes sociales. Teníamos claro que esta campaña iba a pasar por ahí. Córdoba es una ciudad de 330.000 habitantes. Un puerta a puerta físico, una puerta fría de los clásicos, es imposible hacerlo. Hay barrios que se hacen, equipos que lo intentan. Pero el puerta a puerta son los teléfonos móviles de ahora. Todo el mundo lo tiene en la mano y el mensaje le va a llegar sí o sí. El móvil es el puerta a puerta del siglo XXI. Tampoco lo hemos inventado nosotros. Hay mucha gente que lo está haciendo, pero sí que somos los únicos que lo hemos hecho en Córdoba a nivel local en estas elecciones municipales. Se ve que el resultado no ha sido malo del todo.

P. Recuerdo la campaña de José Antonio Nieto en 2011. Siempre considero que fue una campaña modelo a nivel local y nacional. Nieto en los años previos creo que saludó a casi todos los ciudadanos de Córdoba recorriendo prácticamente todas sus calles. Entonces no había redes sociales y ahora Bellido ha tenido menos tiempo y entiendo que menos recursos.

R. También José María ha hecho ese trabajo colectivo a colectivo, asociación y asociación, y ha estado todo el día en la calle. José María, con Salvador Fuentes, con los concejales que han estado hasta ahora, con los responsables por los distritos que teníamos una red de colaboradores del partido que no tienen cargo ninguno, pero que trabajan con nosotros los distritos. Y desde marzo del 2018, que creo que fue cuando se nombró oficialmente a José María como candidato, e incluso antes, cuando ya José Antonio dejó la portavocía y la asumió él, ha venido haciendo ese trabajo. Las redes sociales son muy importantes, pero que al final, lo dicen lo clásicos y yo me lo creo, no hay nada como dar la mano, mirar a los ojos. Y cuando una persona te dice mirándote a los ojos "te voy a votar" es bastante probable que lo haga. A lo mejor un like no significa un voto, pero un apretón de manos... Todavía esa parte de la vieja política es fundamental y en una ciudad como esta, aún más.

"A lo mejor un like no significa un voto, pero un apretón de manos... Todavía esa parte de la vieja política es fundamental y en una ciudad como esta, aún más"

P. Estuviste también en el equipo de campaña de 2015 con José Antonio Nieto en esas elecciones donde la ciudadanía os castigó. No sé si estás de acuerdo conmigo en que en 2015 se abstuvo la derecha y en 2019 se ha abstenido la izquierda.

R. Sí, sí. En 2015 había cierta parte del centro derecha que estaba descontenta con las políticas que se habían tomado fundamentalmente a nivel nacional. Córdoba no fue una isla. Escapamos un poquito por encima de la media nacional de la bajada, pero es que creo que pasamos de 38 mayorías absolutas a cero, creo recordar. Una cosa así. Intentamos focalizar la campaña, municipalizarla, pero eran las primeras elecciones que había después de las autonómicas de marzo de 2015 y las primeras que se planteaban a nivel nacional desde noviembre de 2011, cuando el PP se vio obligado a tomar una serie de medidas complicadas para salvar a España del rescate. Ya nadie se acuerda de aquella época cómo era. La vivimos desde el propio Ayuntamiento, con una política de austeridad fuerte porque había que hacerlo. Si no, no se podían pagar nóminas. Ahí nos llevamos un castigo excesivo por la labor que se había hecho, por la entrega, por José Antonio, que es el alcalde de los últimos tiempos que había conseguido plantear proyectos innovadores, y que algunos son realidad. No de la forma que nos gustaría, como el Metrotrén. Y no dejarse llevar por la inercia. Se le castigó excesivamente. Nos faltaron 276 votos para tener un concejal más. Eso habría supuesto tener una mayoría alternativa en el centro derecha si contáramos también al de UCOR. Entonces hicimos también una campaña agresiva con Ciudadanos. Tan agresiva que se quedaron en dos. Es lo que hablábamos antes fuera de micrófono, cuando te dan malos datos y tú planteas una estrategia en base a unos datos equivocados pues la estrategia lógicamente va a ser mala. Eso es un poco lo que nos pasó en 2015. Con todo y con eso sacamos un buen resultado, 11 concejales, un 34% creo, pero el castigo fue excesivo.

"En 2015 tuvimos un castigo excesivo"

P. Ahora que has citado a UCOR. ¿Dónde han ido los votos del partido de Sandokán en estas elecciones?

R. Pues yo creo que habrán ido a la abstención, habrán ido a la izquierda, habrán ido a Vox incluso. No lo sé. No lo tenemos testado. UCOR tiene un efecto que ya fue raro en 2011, cuando lo detectamos. Entonces yo era de los que decía que metían cuatro o cinco concejales, y no me creía nadie tampoco. Un exdiputado socialista importante con conocimiento en materia electoral fue el único que me creyó. Pero lo que te estaba contando, en las encuestas UCOR solo se detectaba para la intención de voto. El día después de las elecciones el recuerdo de voto desaparecía. Cuando haces una encuesta posterior a las elecciones, coges la matriz de transferencia de voto dónde ha ido a parar y lo ves. Pero con UCOR era imposible. No soy capaz de decirte a dónde han ido después.

"Si planteas una estrategia electoral con datos equivocados, lógicamente tu campaña va a ser mala"

P. Parecía un voto parcelista, pero en el fondo era como muy transversal y muy extraño.

R. Efectivamente, tú ves un análisis de las primeras, las de 2011, y había votos en todos los barrios, en barrios de izquierdas y también recuerdo en El Brillante, donde tuvo un resultado muy bueno. No se puede decir que fuera a un partido concreto. Como dices era muy transversal, y transversalmente se habrán ido luego repartiendo.

P. Estarás de acuerdo conmigo en que lo de Ganemos fue una desgracia que no se pudieran presentar...

R. Sí, sí.

P. ... pero te pregunto, electoralmente hablando, ¿os ha venido bien o mal que no se pudieran presentar?

R. Primero, que lo importante es eso, que hubiera habido la validez democrática que las fuerzas políticas que quisieran optar pudiesen estar. Segundo, electoralmente es que también ha sido muy complicado porque ellos tampoco han definido una opción de voto concreta. Si hubieran dicho: "Bueno, pues nosotros pretendemos que se vote a fulanito o a menganita o a esta fuerza política", pues ya hubiéramos testado sus votos. Pero hicieron un llamamiento muy genérico, muy etéreo.

P. Fuerzas progresistas dijeron.

R. Sí. No sé a dónde han ido esos votos. Me parece que el partido que ha ganado los votos de Ganemos es la abstención.

"Me parece que el partido que ha ganado los votos de Ganemos es la abstención"

P. Entonces os ha venido bien.

R. No necesariamente. Por ejemplo, Podemos se ha quedado a muy poquito de estar con un concejal y a poquito y medio de quedarse con ninguno. La distribución del 16% que se dio en las elecciones generales del 28 de abril que sacó Unidas Podemos y lo concentró todo entre tres fuerzas políticas era difícil, pues tenía que sacar cada una más de un 5%. Entonces, no necesariamente eso iba a darse o ese reparto iba a ser lineal. Ya lo intentó el PSOE con Vox en las generales potenciándolo. Al final resulta que ese tanto por ciento, ese 3 o 4% de un partido que se iba a quedar sin representación, a lo mejor hubiera favorecido más que el hecho de que se concentrara entre PSOE, IU y Podemos. Es más, yo creo que el PSOE ha recibido bastantes votos de Ganemos. Con lo cual, a lo mejor eso ha hecho que se nos encareciera la victoria. Si me preguntabais antes de la campaña si iba a ser la fuerza más votada con Ganemos presentándose estaba convencido de que sí. La incertidumbre que ha habido es porque Ganemos no ha estado. Entonces, eso de que nos beneficia que Ganemos no estuviera yo no lo tengo nada claro.

P. Una confluencia de la izquierda sí que os hubiera perjudicado, entiendo. Habrían sumado más concejales de los que tienen ahora.

R. Pero no es lo mismo. Es ver cómo se distribuye el voto.

P. Sí, dos más dos en política no son cuatro.

R. Tres más dos que han sacado ahora, cinco, no he hecho la cuenta, la verdad, pero si sumamos IU y Podemos a lo mejor se quedan en cuatro, con la Ley D'Hont. No he hecho la cuenta, es aventurarme mucho. ¿Y cuántos votantes de Podemos no querían al candidato de Izquierda Unida y viceversa? Dos más dos en política, como bien sabe la confluencia de la izquierda, no suelen ser cuatro. Es más complicado eso.

"Dos más dos en política, como bien sabe la confluencia de la izquierda, no suelen ser cuatro"

P. Lo que está claro es que a vosotros os ha venido muy bien que Vox se desinflara en estas elecciones municipales. Eso ha garantizado que fueseis la lista más votada.

R. Hombre, es que eso era parte de lo que pensábamos que podía pasar. Y yo creo que el votante también se dio cuenta de ese efecto rebote que comentábamos después del 28 de abril. Venía muy condicionado por el resultado de las andaluzas ese votante de derecha que otras veces había optado por el PP pero que esta vez se sentía más cómodo con Vox. Decían que su voto había servido para acabar con 40 años de gobiernos socialistas. Nosotros decíamos que más sirve concentrado. En las generales no se dio esa concentración de voto. Entonces, yo creo que el votante de Vox, que es totalmente respetable, automáticamente el día después del 28 abril un tercio ya pensaba votar al PP en las elecciones municipales. Al final, gracias a la campaña y a que le habrán gustado las propuestas que hemos hecho, se ha llegado a un 50% más o menos, según calculo.

"Al día siguiente de las generales un tercio de los votantes de Vox ya pensaban votar al PP"

P. ¿Vais a construir la pasarela hasta la Sierra desde la Arruzafilla que ha propuesto Vox? ¿Van a ser tan influyentes en el futuro gobierno municipal?

R. Tenemos que ver cómo se articula primero el pleno de investidura. Si hay acuerdo entre el Partido Popular y Ciudadanos, que espero que sí. Si Vox tiene intención o no de entrar en el gobierno. Si Vox lo que tiene intención es de hacer un acuerdo programático sobre puntos concretos o genéricos. A cuatro días de las elecciones, ahora mismo es muy aventurado decir lo que vamos a hacer o no. Pero vamos, lo iremos viendo. Lo ha dicho José María Bellido: igual que con Vox se hablará con el PSOE, que tiene ocho concejales, y con todos los grupos para ver qué propuestas son mejores para Córdoba. Nosotros nos creemos lo de "Córdoba somos todos", un lema que ha influido mucho en el resultado de estas elecciones también.

P. De todas formas, nosotros titulamos el domingo por la noche que Bellido estaba a un paso de convertirse en el próximo alcalde de Córdoba. Pusimos "a un paso" y no lo dimos por seguro porque sigue existiendo una remotísima posibilidad de un acuerdo PSOE, Ciudadanos, IU y Podemos.

R. Lo tendrían que explicar muy bien, muy bien. Una encuesta publicada, que es de ABC, preguntó por la preferencia de los votantes de cada partido ante un posible pacto. Nosotros no hemos hecho esa pregunta. Creo que salió que un sesenta y tantos por ciento de los votantes de Ciudadanos quería con un pacto con el PP. Bueno, pues los dirigentes de Ciudadanos que le expliquen a su votante si se le pasa por la cabeza, que yo creo que no.

P. Y yo tampoco. Pero verdad que se han dado casos muy extraños en estas elecciones municipales. Yo no he visto un panorama electoral más complicado que el que tenemos a partir de ahora. No se sabe qué va a pasar en ayuntamientos tan importantes como Madrid o Barcelona, o comunidades como Madrid, Murcia o Castilla y León. Hay un mapa endiablado, en el que puede que Ciudadanos pacte con vosotros en unos sitios y con el PSOE en otros.

R. Ese escenario lo teníamos previsto para abordarlo el día después, el 27 de mayo, si no hubiésemos sido la fuerza más votada. Hombre, yo creo que siendo la fuerza más votada y todos conocemos sistema electoral local, que si no hay un acuerdo de quince en contra, la Alcaldía la tiene la lista más votada aclara mucho el panorama. Esa condición se podía dar en Granada, pero en Córdoba lo veo muy complicado. Espero que no, no sólo por interés electoral, de que si ganamos o dejamos de ganar, sino que no está bien que Córdoba vuelva a ser moneda de cambio, que ya lo hemos sido muchas veces.

"No estaría bien que Córdoba volviera a ser moneda de cambio"

P. El PSOE está acostumbrado a negociar así. Mató al Partido Andalucista cuando le cambió Sevilla por Granada en las primeras elecciones municipales. Pero ese acuerdo ahora a nivel nacional entre el PSOE y Ciudadanos a mí me extraña, y no veo mucho margen.

R. No lo sé. Eso lo tendrían que explicar los que estén en otra postura. Nosotros no tenemos ningún condicionante nacional. Nos han dicho que hagamos lo mejor para Córdoba y es lo que está haciendo José María Bellido. Nosotros no tenemos directrices nacionales en ningún sentido. Nos han dicho que hagamos lo mejor para Córdoba, y eso es lo que hacemos. A ver si otros partidos actúan de la misma manera.

P. No sé si le has echado un ojo a la provincia.

R. Sí, algo he visto.

P. ¿Te ha llamado la atención algo? De repente, he visto muchas mayorías absolutas de muchos partidos en muchos pueblos.

R. Sinceramente, a mí me ha llamado la atención que nuestros alcaldes han aguantado espectacularmente bien en la provincia en momentos muy complicados: Cabra, Fernando Priego; Priego, María Luisa Ceballos; los alcaldes del Norte, como Pozoblanco. Nuestros alcaldes han sacado unos resultados espectaculares. En Cabra son 14 de 21, en Priego 13 de 21 por esa moción de censura que se puso, que ha pasado factura. Ya lo dijimos. Al final las cosas vuelven a donde tenían que estar. El PP ha aguantado muy bien en la provincia de Córdoba con un 28% de voto. En las elecciones municipales es un gran resultado. Estamos muy contentos. Creo que vamos a tener más alcaldías. ¿Que eso no se traduce en más diputados provinciales? Bueno, creo que ahí entran en juego otras sumas. Pero es un gran resultado en la provincia también.

"Nuestros alcaldes han aguantado espectacularmente bien en la provincia en momentos muy complicados"

P. Algunas alcaldías pueden caer como las de Baena, con un voto sorprendente de un exsocialista como Luis Moreno...

R. En La Rambla hemos ganado las elecciones también.

P. Hay muchos pueblos donde habéis ganado con un enfrentamiento a muerte entre IU y el PSOE, como en La Rambla.

R. Algo se habrá hecho bien en La Rambla, y Jorge Jiménez, nuestro candidato, sí que ha hecho un puerta a puerta de los de verdad, de los de vecino a vecino. Lo conozco desde hace muchos años y es tan buena persona que ha influido en el resultado seguro.

P. Lo que me indica de la provincia en estas elecciones es que el candidato es importantísimo. En Fernán Núñez el PP ha sacado solo un concejal de 13, cuando en las generales sí que obtuvo muchos más apoyos.

R. El candidato influye muchísimo. Son elecciones locales, las más cercanas, se eligen a los concejales que luego eligen al alcalde, como decía el otro. La influencia del candidato cada vez es más importante. Vosotros lo sabéis. Dais noticias de todo tipo pero las más seguidas son las más cercanas, las más locales. Eso está bien. El PSOE ha querido plantear a nivel local estas elecciones como una segunda ronda de las generales. Pues no le ha salido tan bien como esperaban. Han distorsionado el foco. Estas elecciones iban de otra cosa, en Córdoba iban de Córdoba, y de la gestión que se ha hecho durante los últimos cuatro años, de un equipo y de un proyecto.

"El PSOE ha querido plantear a nivel local estas elecciones como una segunda ronda de las generales. Pues no le ha salido tan bien como esperaban. Han distorsionado el foco"

P. Si te pones de perfil...

R. La regla número uno de los que nos dedicamos a esto de las campañas electorales es que al votante no se le puede considerar que sea tonto porque no lo es. Y a veces, hay alguna campaña, no digo en este caso concreto, que parece que se cree que el votante es tonto. Y el votante no es tonto para nada. Fíjate el resultado de las europeas en Córdoba. Hay un porcentaje altísimo de gente que sabía diferenciar perfectamente unas elecciones de otras. Bueno, pues esa es la regla número uno. El votante no es tonto y hay que tratar a la gente con la inteligencia que se merecen como ciudadanos.

"El votante no es tonto y hay que tratar a la gente con la inteligencia que se merecen como ciudadanos"

P. En Córdoba, aproximadamente el 20% de los votantes ha cambiado su papeleta de unas elecciones a otras.

R. Y el que no lo ha hecho es porque conscientemente ha decidido que quería votar al mismo partido en las dos urnas. Ni mucho menos.

P. La gente sabe lo que vota.

R. Perfectamente. Y por qué vota. La gente vota pensando su ideología, en su interés y pensando en su ciudad. Ha visto lo que ha pasado en estos cuatro años y se ve que a la mayoría no le ha gustado. Yo creo que es fácil. Después de cuatro años de vacío de gestión estaba claro. No tenía sentido que algunos dieran en las encuestas 11 concejales al PSOE como les daban dos días antes de las elecciones. No era lógico. Y en política la lógica y el sentido común, salvo contadas excepciones, pues acaba saliendo.

P. ¿Cuántos votos os dio u os quitó el debate de los candidatos?

R. Pues mira, no lo sé. Pero el zasca del minuto de oro, de la pregunta de la candidata del PSOE sobre el tema de las calles y la respuesta de José María Bellido, que decidimos editarlo y promocionarlo en redes, ha sido de los vídeos más vistos y más bien valorados de toda la campaña. Muchísimos comentarios positivos, muchísimos likes. Fue una respuesta demoledora. Ahí vimos cómo en 30 segundos se puede ganar un debate. Que lo vean los lectores, cómo en una pregunta mal planteada y una respuesta inteligente se le puede dar la vuelta a una campaña. Fue muy importante.

"En 30 segundos se puede ganar un debate"

P. Me tragué el debate entero. Hice una valoración del debate en su conjunto y no me gusta hablar de ganadores o perdedores. No vi a nadie ganar claramente. Ni tampoco perder. Más allá de esos 30 segundos. IU también hizo su propio vídeo.

R. Con lo de "muchísimos". Pero el nuestro tenía más contenido. Creo que fue un error estratégico tremendo, tremendo.

P. Es como en los debates en las elecciones generales. Al final la gente se queda con el meme de las redes sociales.

R. ¿Qué duró el debate? ¿Dos horas? ¿Dos horas y media? En redes sociales todos los expertos nos dicen que el vídeo tiene que durar un minuto. Escogimos dos, el minuto de la pregunta y el minuto de oro con el cierre de José María. Igual que el día de antes hicimos otro sobre la concentración del voto que también estaba previsto. Esos tres vídeos son los que mejor han funcionado con mucha diferencia, con un gran alcance. Al final los debates el que se los vea dos horas y media le pasará como a ti. ¿Pero quién se ve un debate de dos horas y media?

P. Nosotros.

R. Nosotros. O los equipos de los candidatos o los periodistas. Pocos cordobeses tuvieron la santa paciencia de aguantar esas dos horas y media. Así que te quedas con el post debate. Es parte de la campaña.

P. ¿Has visto Brexit?

R. No, no la he visto aún.

P. Es una manera de ver cómo se ganan y se pierden unas elecciones, en este caso un referéndum.

R. Estas elecciones en parte se han planteado como un referéndum. Nuestro lema de campaña está muy claro. ¿Está Córdoba dónde se merece? Al final, dábamos dos respuestas. Si crees que sí, vota continuidad; si crees que no, vota cambio. Las campañas hoy día van mucho más de las preguntas que de las respuestas. Si el frame o el marco de la campaña te lo compra el adversario pues ya tienes mucho ganado. Y creo que eso ha pasado un poco aquí. Nosotros teníamos un marco. Los otros partidos no sé qué pretendían con una campaña tan... efecto Susana. Ya está. Ahí lo voy a dejar. Lo tenían difícil. No ha habido gestión en estos cuatro años. Por eso, se han dedicado a vender generalidades. Entre un proyecto concreto y una campaña llena de generalidades ya hemos visto lo que pasa.

"Si el frame o el marco de la campaña te lo compra el adversario pues ya tienes mucho ganado"

P. Abstención.

R. Pues también.

P. ¿Os ha dado tiempo a hablar en la Feria con Ciudadanos?

R. De saludarnos, de vernos y de decir: ya hablaremos.

P. ¿Habéis quedado ya en un día concreto?

R. No, no, aún no.

P. El tiempo apremia.

R. Estamos de Feria, hombre. Estamos de resaca electoral y seguro que a partir del lunes da tiempo a todo. En Córdoba he visto pactos que se han cerrado la noche antes del Pleno. Creo que no va a llegar a tanto. Espero que no a tanto. Pero hay tiempo de negociar.

P. ¿Hay afinidad con los candidatos de Ciudadanos? ¿Os conocéis?

R. Sí, he sido compañero parlamentario con Isabel Albás durante tres años y medio. Eso crea un vínculo de amistad, de proximidad. Hemos tenido buena relación personal, hemos coincidido en el AVE, hemos compartido taxis, autobuses, comisiones, negociaciones de PNLs y demás. Igual que Salvador Fuentes y José María tienen buena relación con David Dorado. En Córdoba, gracias a Dios, todavía mantenemos las relaciones personales por encima de las políticas. Creo que eso es bueno para esto y en general. Incluso con el PSOE hay que reconocer que la alcaldesa en funciones ha estado muy elegante con las felicitaciones, estuvo muy correcta con José María en la Feria, hablaron esa misma noche. Estamos para mejorar la vida de los ciudadanos y muchas veces incidimos en lo que nos separa y dejamos un poquito al lado lo que nos une.

"En Córdoba, gracias a Dios, todavía mantenemos las relaciones personales por encima de las políticas"

P. ¿Qué errores del mandato del 2011 al 2015 no quieres volver a repetir ahora que vas a ser concejal con cargo?

R. Yo creo que José María lo tiene bastante claro. Los errores vinieron muy condicionados por las circunstancias, que fueron terribles. Teníamos 200 personas en la calle insultándonos el día de la toma de posesión, que no habíamos tomado ni una medida, con un escrache, con mis niños que entonces tenían nueve años el mayor y el chico cinco. Salimos de la mano y nos estaban insultando. Y no habíamos tomado ni una medida. Bueno, esa es una parte. La situación económica que apremiaba. Lo vimos en la auditoría de los primeros días. La legislación nacional que había que poner en marcha para cumplir unos criterios de déficit para evitar un rescate, como pasó en Grecia. Eso condicionó mucho la posibilidad de errores. El resto de errores me los guardo para adentro.

P. ¿Qué te gustaría ser ahora en el gobierno de José María Bellido?

R. Ayudar en lo que se pueda. José María tiene un equipo de gente de fuera y de dentro brutal. Está Salvador Fuentes, que se conoce el Ayuntamiento, la ciudad y a los colectivos de arriba a abajo. Yo he estado un poquito más desplazado en el Parlamento, pero también he sido mis añitos concejal, así que sé de qué va esto. Pero vamos, lo que quiera José María, que tiene las ideas clarísimas, tiene un proyecto de ciudad y una forma muy personal y definida de cómo llevarlo a cabo. Las ambiciones personales ya a estas alturas quedan un poco en otro ámbito. Todavía soy joven, pero no es lo más importante.

P. Empezasteis muy pronto. Bellido, que tiene ahora 41 años, es el más veterano de Capitulares, donde entró en 2004...

R. Si hubiera estado los cuatro años últimos, que lo dejé por ser parlamentario, habría sido yo. Entré en 1999 y estuve ininterrumpidamente hasta el 2015. José María, la parte buena que tiene, que tiene muchas, es que se conoce el Ayuntamiento como nadie. Que me perdonen algunos, pero creo que mejor que algunos funcionarios. Sabe lo que hay que mejorar, dónde hay que tocar y los instrumentos para que eso sea posible. Y qué proyectos son los que se pueden sacar... Estoy convencido de que José María Bellido va a ser el primer alcalde del PP que va a estar mínimo ocho años en la Alcaldía.

"Estoy convencido de que José María Bellido va a ser el primer alcalde del PP que va a estar mínimo ocho años"

P. Como Paco de la Torre en Málaga, que es su referente.

R. Es que Paco de la Torre es un referente para todos. Es que ha pasado de 13 a 14 concejales en este panorama, que tiene mucha tela. Claro, es que como estaba Málaga hace unos años y como está ahora... Nos acusan de que nos gusta mucho Málaga. Es que es muy cateto no reconocer lo que se hace bien fuera. Las ciudades puerto como Málaga, con todos los respetos, son bastante feíllas. Le ha dado la vuelta como un calcetín. ¿Por qué no reconocerlo? Claro que sí. No sé si José María quiere estar tantos años como Paco de la Torre, 20 años ganando elecciones. Ahí queda. ¿Cómo no va a ser un referente? No solo porque gana elecciones sino porque ha sabido transformar la ciudad. Sin encuesta, José María va a estar ocho años mínimo porque lo va a hacer genial.

P. Sevilla y Córdoba se han parecido mucho en el voto, en los bloques. Vale que allí ganaba el PSOE y aquí era IU. Pero en 2011 las mayorías absolutas del PP fueron idénticas y en 2015 la pérdida de esa absoluta. Allí ha aguantado el PSOE y aquí no.

R. Pregúntale al PSOE.

P. Y el PP se ha desplomado.

R. Pregúntale al PSOE. Son circunstancias distintas. No creo que sea tan así. Sevilla tiene barrios sociológicamente de izquierdas, y son muy importantes: Macarena, Sevilla Este, Amate... Hay más peso sociológico de la izquierda en Sevilla que en Córdoba. Aparte, algo habrá hecho bien Juan Espadas para mejorar el voto, y algo habrá hecho mal Isabel Ambrosio para que el suyo no sea suficiente. Es verdad que ha mejorado un concejal.

P. ¿Te ha contado Bellido qué es lo primero que quiere hacer cuando vaya a ser alcalde?

R. No me ha dicho nada, no. Primero tiene que ser alcalde. Tú sabes que él es muy ordenadito. Pero seguro que lo tiene pensado.

P. Ahí están las calles. En campaña dijo que entre sus primeras medidas sería revertir el cambio.

R. Se verá en su momento. Las promesas de campaña se irán abordando cuando toquen y todas en general.

P. En esta materia quizás sea importante que Vox no haya sacado tantos votos.

R. Bueno, es lo que vosotros habéis publicado. Nosotros con Ciudadanos tenemos 14 concejales. PSOE más IU más Podemos se quedan en 13. Ya tenemos esa mayoría relativa. ¿Que Vox sea capaz de votar junto al PSOE e IU para vetarnos temas? Tendrá que dar explicaciones. Es más complicado eso de que podamos llegar a acuerdos, y no solo con Vox, sino también con Podemos, con IU y con el PSOE.

P. Al final, ¿interesa gobernar más con una mayoría simple llegando a acuerdos que con una mayoría absoluta que quizás te aísle?

R. Eso, los que no tienen mayoría absoluta no creo que lo compartan. A todo el mundo le gusta tener capacidad de desarrollar su proyecto. Pero los resultados son los que son, y con los que hay tenemos que componer un gobierno y hacer un programa político, de la necesidad virtud. Se hará de esa manera. Pero vamos, tan bueno es dialogar con mayoría absoluta, y nosotros lo intentamos, como articular mayorías de pacto. Mientras se consiga un gobierno estable, eso es lo más importante.

P. Siempre un gobierno con mayoría relativa se modera y acaba dialogando.

R. Yo estaba dialogando como portavoz del equipo de gobierno todos los días con los portavoces de los grupos de la oposición. Todos los días de todos los temas. Consensuábamos muchas cosas. Pero si te vas a las actas de pleno de aquella época, seguro que más de la mitad de los acuerdos fueron por unanimidad. Y los grandes proyectos de ciudad también se sacaron de común acuerdo. Diálogo hay con mayoría absoluta.

P. ¿Nos prometes que hasta 2022 no vamos a tener más elecciones ni más campañas?

R. Eso que lo prometa Pedro Sánchez. Yo no puedo. Estamos agotados, agotados. ¡He perdido cuatro kilos!

Etiquetas
stats