Francisco Castejón: “Pongo todos mis esfuerzos en no morir de éxito”

Francisco Castejón, empresario de Pienso y Mascotas | MADERO CUBERO

Francisco Castejón Ríber es nieto del primer rector de la Universidad de Córdoba y tataranieto de Carlos Carbonell, el empresario catalán que se instaló en Córdoba para crear la empresa de aceite de oliva más importante de España. Cuenta que es de ahí, del tatarabuelo, de donde le proviene la vena empresarial que le ha llevado a dirigir en la actualidad una de las compañías que más están creciendo en la ciudad: Pienso y Mascotas.

Su ritmo de crecimiento es el más alto en Córdoba, tanto que su empresa ya es el tercer ecommerce en importancia en la provincia. Castejón, que fue presidente de la Asociación de Jóvenes Empresarios (AJE) y ahora es vocal de CECO, cuenta que una de sus experiencias laborales que acabó cerrando (dirigía el periódico digital Córdoba Información, el primer medio generalista en internet que nació en la ciudad) le ayudó a convertir Pienso y Mascotas en un pequeño proyecto con un almacén en Villarrubia a necesitar de la construcción de una enorme nave en Rabanales 21 desde la que enviar todo lo necesario para los animales de compañía en España, Portugal e Italia.

Ahora mismo, la empresa trabaja a pleno rendimiento desde una nave de Chinales. La pandemia ha acelerado cambios y también el crecimiento de Piensos y Mascotas, que ha necesitado alquilar la nave anexa para poder acoger la enorme cantidad de pedidos que recibe y gestiona. En la planta alta de esta nave de Chinales está el despacho de Castejón. Sobre la mesa, los planos de la futura nave de Rabanales 21, donde se contempla una infinidad de nuevos palés en los que almacenar todos los sacos de pienso que cada día entran y salen de la empresa.

PREGUNTA. ¿Cuál es la situación actual de Pienso y Mascotas?

RESPUESTA. Estamos en un proceso de crecimiento importante. Llevamos ocho años creciendo a razón de un 40 por ciento anual. Eso es una cosa muy extraordinaria. Pero no nos conformamos. Queremos seguir creciendo. El año pasado facturamos 5,6 millones de euros y este año cerraremos con 8,4 millones. Pero tengo la esperanza y el objetivo de que el año que viene terminemos en 12 millones de euros. Y tenemos un plan de crecimiento a cinco años donde esperamos superar los 20 millones de euros.

P. ¿Cuántos trabajadores sois ahora mismo?

R. Alrededor de 30 empleados.

P. ¿Sois la empresa cordobesa que más crece?

R. Bueno, sí, eso nunca se sabe. De las que yo manejo, no conozco ninguna que vaya creciendo en estos niveles de facturación. Lo mismo hay pymes que han pasado de 100.000 a 500.000 euros, y claro, esas crecen más que nosotros. De las que más crecemos sí que somos.

En el mundo empresarial hay que ser valiente

P. En cuanto al ecommerce sois el tercero de Córdoba.

R. Sí, en el ranking de Andalucía Económica estamos en el puesto 21 a nivel regional y somos la tercera empresa de Córdoba. Este año le ha ido bien a todos los ecommerce, pero creo que subiremos posiciones. No sé cuántas.

P. ¿Cómo se te ocurrió montar Pienso y Mascotas?

R. Venía de trabajar en la empresa privada. Me formé en ETEA, en gestión de empresas y luego hice marketing, las dos licenciaturas. Después hice un MBA en gestión de empresas, y comencé a trabajar en diferentes compañías. Fui gerente de una bodega y después estuve en Nueva Rumasa. Aquello fue una experiencia dura. Me pilló toda la época de los pagarés. Después de aquello dije, se acabó. No quiero trabajar para nadie más. Entonces no sabía por dónde empezar. No soy un genio, no tengo ideas brillantes. Voy trabajando, poco a poco empiezo a encarrilar y a buscar un negocio. Pero no tengo una idea brillante. Sabía que el futuro estaba en internet pero no en donde. Dio la casualidad que a través de Manolo Montero decidimos montar el periódico y nos dijimos, venga, vamos adelante. Había leído mucho de que la prensa digital iba a crecer. Yo no era periodista y eso se notaba. No hice una buena gestión del periódico y me pilló la crisis bestial. Los ingresos se volvieron a cero ya que se cayeron todos los anunciantes. Tuve que empezar por tanto de cero. Entonces, bueno, en aquella época había aprendido mucho de marketing en internet. Había leído mucho y me había formado. Entendí que el futuro estaba en el comercio electrónico. Yo conocía el sector de la hípica. Como bien has dicho al principio, en el vídeo, monto a caballo. Entonces monté mitiendahipica.com. Mi tienda hípica era también para venta online. ¿Qué pasó? Que la gente que monta a caballo no es mucha y el negocio no es muy escalable. Entonces, yo tenía a un amigo con una clínica veterinaria. Mi amigo me decía que muchos clientes antes le llevaban a su mascota y le compraban pienso, y que ya no lo hacían, porque lo encontraban por internet. Me propuso crear una tienda online. Nos pusimos manos a la obra. Él tenía conocimiento del sector y yo de marketing digital y ecommerce. De ahí surgió la empresa, hace ocho años. Hace cuatro años les compré el negocio a mis socios, ya que uno estaba en Madrid y otro en Sevilla. Ahora tengo el 95% de las acciones y me da libertad. De ahí surgió todo.

P. Al principio erais muy pequeñitos.

R. Cuando monté Pienso y Mascotas todavía no había desaparecido Córdoba Información del todo. En la oficina donde tenía el periódico ya tenía la tienda online. Desde allí gestionaba las ventas y mantuve al informático para crear la página web. Los pedidos salían desde allí. Así estuvimos cuatro o cinco meses. Luego nos fuimos a un almacén que tenía la madre de uno de mis socios en Villarrubia, muy pequeñito. También estuvimos muy poco tiempo. Al año, nos fuimos a una nave de 500 metros cuadrados, donde estuvimos otros dos años. A continuación dimos el salto a otra nave en Las Quemadas, de unos 1.400 metros cuadrados. Esa nave la teníamos en alquiler y al dueño le embargaron, por lo que nos tuvimos que ir. Entonces nos vinimos aquí [en Chinales], donde llevamos casi tres años.

P. Y esto se os ha quedado tan pequeño que habéis tenido que alquilar la nave de al lado.

R. Sí. Hemos tenido mucha suerte porque justo la alquilamos antes del confinamiento. De lo contrario no habríamos podido dar servicio durante esos meses clave.

El año pasado facturamos 5,6 millones de euros y este año cerraremos con 8,4 millones

P. Claro, ese es otro de los problemas de las empresas que crecen tan rápido, que llega un momento en el que te puedes ahogar a ti mismo y no dar servicio.

R. Ese es mi mayor miedo y mi mayor preocupación, y donde pongo todos mis esfuerzos: en no morir de éxito. Estás dando un servicio y para darlo te hace falta una logística y un personal. Cuando creces muy rápido te tienes que ir adelantando. Tienes que tener la visión de si vas a llegar aquí o allí saber cómo hacerlo. Antes sacábamos 20 pedidos al día. ¿Para sacar 50 con lo que teníamos nos valía? No, pues ya tenemos que ir pensando en cómo hacerlo para sacar 50. Intento ir por delante y adelantarme. El futuro nunca se sabe.

P. Ahora sacáis una media de 600 pedidos con picos de hasta 1.200. Pero estáis pensando en dar el salto a Rabanales 21.

R. Sí, ya hemos comprado el terreno. Estamos trabajando con el estudio de arquitectura en el diseño de la nueva nave. Este mes tenemos previsto pedir a la Gerencia de Urbanismo la licencia de obra. Eso tardará unos meses. A ver si tenemos suerte y para finales del año que viene o para el siguiente podamos estar allí.

P. Vais a ser la primera gran fábrica de Rabanales 21.

R. Bueno, está Silos Córdoba también allí. Ellos tienen una nave importante. Pero si no somos los más grandes que estaremos allí seremos los segundos.

P. Es una gran apuesta porque Rabanales 21 nació con unas expectativas que no se han cumplido e incluso ahora están en concurso de acreedores.

R. En el mundo empresarial hay que ser valiente. Y muchas veces hay que dar un paso. Rabanales 21 es un sitio que está llamado a ser un referente en Córdoba. Es cierto que están en concurso de acreedores, pero la gestión la sigue llevando el parque. Los administradores concursales participan y es curioso porque da la casualidad que coinciden los principales acreedores con los principales accionistas. Con lo cual eso se tiene que arreglar. No tiene sentido que no ocurra. Para nosotros es importante desde el punto de vista de la imagen. Y también es bueno para Rabanales 21, que se demuestra que eso sirve, que es un buen sitio y espero que haga de llamada para que más empresas se instalen allí. Nos interesa que el parque vaya creciendo, que se instalen empresas allí y que sea un motor económico para Córdoba.

P. ¿Cuántos pedidos podíais sacar desde la nueva nave de Rabanales 21?

R. Ahora mismo estamos en 600 pedidos al día. Podríamos sacar sin problema unos 3.000 al día, perfectamente.

Sabía que el futuro estaba en internet pero no en donde

P. Así dais servicio a España, Italia, Portugal... No sé si está en vuestros planes seguir creciendo en otros países o consolidar los mercados actuales.

R. Todavía nos queda mucho margen de crecimiento en los países en los que estamos. Incluso en España tenemos una cuota de mercado que puede crecer mucho. Además, da la casualidad de que el mercado sigue creciendo. Por eso tenemos mucho recorrido aún. En Portugal también. Proporcionalmente, en Portugal estamos más fuertes que en España. Y en Italia tenemos muchísimo recorrido. Allí vamos bien, pero no vendemos lo que en España, con lo que podemos crecer mucho. Pero bueno, somos conscientes de que queremos seguir abriendo y vendiendo. Pero no a corto plazo. Yo soy de los que cuando va a conquistar, conquista bien y pega fuerte. Hay otras empresas que extienden una red. Pero para vender cuatro sacos en cada país mejor que no. Si entramos en un mercado lo hacemos bien: analizamos el mercado, vemos la demanda de los consumidores, hacemos una página web en el idioma, contratamos a una persona que hable esa lengua a nivel nativo, establecemos allí un sistema de pago... Lo hacemos bien, bien, porque tenemos que competir. Eso requiere una inversión muy importante. En Italia lo hicimos y allí no estamos ganando dinero. Somos conscientes. Por suerte o por desgracia no estamos respaldados por un fondo de inversión que nos da dinero si lo perdemos. Nosotros estamos obligados a ganar dinero todos los días. Así es como lo estamos haciendo. Los bancos te prestan dinero si tú ganas dinero. Si ven que no eres capaz de generarlo no te lo dan, como es lógico. Eso nos obliga a ser rentables y a ir creciendo de una forma ordenada.

P. No es barato mandar un saco de pienso de Córdoba a Italia, entiendo. Ahí hay un margen que se reduce.

R. Claro, claro. Eso es algo que estudiamos. Antes de entrar a Italia comprobamos que allí los precios eran superiores. Si un saco se vendía aquí a 42 allí era a 44, con lo cual teníamos margen. Pero tenemos potencial para ver si seguimos creciendo y alcanzamos un volumen crítico, plantearnos cosas. Incluso nos sirve de avanzadilla para vender en Europa. Zooplus, que es el líder del mercado europeo, tiene repartidos por Europa siete u ocho almacenes. Con lo cual a largo plazo podríamos estudiarlo. Yo pienso en eso. Me da igual perder, tenemos que hacernos con un volumen de mercado mientras, coger un número importante de clientes, y cuando estemos allí pues a lo mejor unos productos determinados, no todos, los más vendidos, se monta un pequeño almacén allí y que se distribuyan esos géneros. Todo eso está en mente. Pero bueno, coger volumen y ganar cuota nos interesa. Esto es un negocio de economía de escala. Tú no fabricas nada, sino que vendes. Y el secreto está en comprar lo más barato posible y para eso tienes que conseguir volumen de venta. En eso estamos volcados. Al final el precio de venta es el que es. En internet tú tienes que vender a precio de mercado. Si todo el mundo está vendiendo a 50 tú no puedes vender a 55. No te lo va a comprar nadie. En un segundo el cliente va a ver en internet cuál es el precio más barato. El secreto está en coger cuota de mercado.

P. En eso es clave el marketing digital. Creo que es algo que aparte de vosotros poca gente más lo está haciendo en Córdoba. Pero haciéndolo bien, quiero decir. De hecho, entiendo que a la hora de contratar a expertos en marketing digital te costará encontrar a trabajadores de más de 30 años con esa formación.

R. Bueno, como has podido ver la plantilla que tenemos es muy joven. La mayoría de la gente que tenemos es porque antes entró en prácticas y muchos se suelen quedar trabajando. No hay cosa que me dé más coraje y más pena que tener a una persona que trabaje bien y que se tenga que ir porque no tenga sitio. A veces pasa. Rafa Córdoba, nuestro director de marketing, fue el primer empleado de la empresa, a la que entró como becario. Le he ido formando y enseñando, y él ha hecho formación también por su parte. Hoy en día es un magnífico director de marketing, lleva el negocio perfectamente. Aquí dedicamos mucho tiempo a formar a nuestros trabajadores. Para nosotros el personal es lo más importante que tiene una empresa. Le transmitimos la cultura de la empresa y a funcionar. Ahora, nuestro departamento de marketing está formado por tres personas. Lo están haciendo muy bien.

Hay estadísticas que dicen que el 95% de las tiendas online fracasan

P. En alguna conferencia te he escuchado decir que de cada euro que invertís en publicidad digital recuperáis cuatro.

R. Sí. Tenemos un cálculo: invertimos un euro y recuperamos cuatro en ventas, que no es en beneficio. La cosa en beneficio cambia mucho. A lo mejor el beneficio posterior es medio euro. Siempre digo que captar un cliente no es rentable, sino fidelizarlo, que compre más para que sea rentable. Pero para nosotros la publicidad digital es fundamental. Nosotros trabajamos muchísimo la analítica web y el comercio electrónico: queremos saber por dónde entran nuestros clientes, qué hacen, si compran o no compran, cuál es su página de salida, la tasa de conversión... Esos nos ayuda mucho a mejorar y a seleccionar. Siempre intento traer tráfico y de calidad. ¿Para qué quieres tener muchas visitas a tu página si la gente no te compra? Eso lo sabéis vosotros. Si a vuestro periódico entra la gente y rápidamente se va, pues no interesa. Lo que interesa es que interactúen. En nuestro caso, que compren. Por eso intentamos rentabilizar mucho nuestra inversión.

P. En este mundo del comercio electrónico, esa competitividad entiendo que se ha vuelto más salvaje que nunca.

R. El tema del comercio electrónico es muy complicado. Hay estadísticas que dicen que el 95% de las tiendas online fracasan. ¿Por qué? Por que tú montas una tienda en el centro de Córdoba y tienes dos cosas diferentes: primero, que te aseguras que te va a ver mucha gente y segundo que tú compites con las tiendas que tienes alrededor. En el online, no. Montar una tienda online es como abrirla en el desierto. Nadie va a pasar por la puerta y va a entrar. Tienes que conseguir que entren de otra manera. Y luego por otro lado compites con el mundo entero y con grandes empresas. Es muy complicado, pero el que triunfa, triunfa bien. Esa es la diferencia.

P. Tenéis enfrente a enormes gigantes del comercio electrónico con los que sí que es complicado competir. Incluso te pueden machacar, como está ocurriendo con Amazon.

R. Amazon lo hemos transformado en un aliado. Cuando Amazon empezó a vender pienso para mascotas de los primeros que llamó fue a nosotros. Es cierto que es una gran tienda pero también es un gran market place donde cualquiera puede vender. Y nosotros lo hacemos. Al final, luchar contra Amazon es un disparate. Amazon tiene recursos que si quiere aplastarte lo va a hacer. Más vale tenerlo de aliado que enfrentarte con ellos en una guerra sin sentido. Nosotros hemos analizado nuestro nicho de mercado y vendemos allí. Cierto es que en Amazon los vendemos más caros que en Pienso y Mascotas. Amazon se lleva una comisión y si los bajamos de precio pues nosotros no ganaríamos dinero. Para que nuestro negocio sea rentable a largo plazo tenemos que ganar dinero.

P. Hay casos en los que Amazon acaba perjudicando a muchos negocios. Amazon aprovecha su analítica de datos de una manera increíble. Tú tienes aquí a tres personas y ellos pueden tener a 7.000 además de la inteligencia artificial. Hay casos en los que Amazon se ha quedado con los clientes de algunos de sus proveedores para vender sus propios productos.

R. Es un miedo que existe. Ellos lo hacen. Hay marcas a las que no les interesa vender directamente en Amazon, porque te pueden coger y te revientan. Por ejemplo, Royal Canin, que es una de las grandes marcas con las que trabajamos, me lo dice: “te aseguro que nosotros no vamos a vender en Amazon”. Ellos tienen una red mundial de clientes. Aquí hay una dicotomía entre la tienda física y la tienda online. Los productos hacen marca en la tienda física. Los fabricantes tienen que cuidar a sus clientes. Si tú le das muchas herramientas y mucha fuerza al online el comercio va a desaparecer. Y cuando desaparezca tu producto de la tienda física también lo hará online. Los fabricantes son los primeros que cuidan eso y a los que no les interesa vender en Amazon. Si en Amazon vas a vender un producto a 40 euros y lo estás comprando a 45... ¿cómo vas a vender? Eso desprestigia a la marca. Los fabricantes que cuidan su marca intentan no vender directamente en Amazon. Algunos lo hacen pero eso es el principio del fin.

Luchar contra Amazon es un disparate

P. Nos estamos enfrentando a un monopolio.

R. Pero yo voy a ser muy claro. Al final Amazon es una tienda online, como nosotros. Si tienen el monopolio de tu marca es porque tú le has dejado. Tú le has dado un precio con el que el resto no compite. Si la gente no quiere vender en Amazon, no existiría. Amazon tiene un poder relativo. Hay que vender ahí, es cierto, pero siempre de una manera controlada. Si en las tiendas físicas estoy vendiendo un producto a 25 en Amazon no lo puedo vender a 20, porque entonces me va a reventar. ¿Le vendo a Amazon? Sí, pero igual que a una tienda física. Entonces sí que puedo competir de otra manera. Siempre hay un debate de qué va a pasar con la tienda física. Evidentemente, van a bajar, pero tienen que transformarse y buscar a un cliente distinto. Tienen que decir, oye, voy a dar una atención personalizada, voy a dar un trato diferente al cliente, algo distinto que no da Amazon. Pero no se puede competir con Amazon en su misma guerra. Hay que intentar una estrategia distinta, no puedes vencer con sus mismas reglas. Tienes que buscar al cliente de otra manera. Pero es cierto que la tienda física va a sufrir. Pero está claro que han de transformarse. Cuando entras a una tienda física te tienes que divertir, tiene que ser bonita, agradable, y tener una experiencia que no se dé en el online.

P. Fuiste presidente de la Asociación de Jóvenes Empresarios (AJE) y vives en esta ciudad y ves lo que está pasando con el comercio local. Recientemente publicamos que el 30% de los locales se han quedado vacíos durante la pandemia, que lo que ha hecho es acelerar los cambios que ya sabíamos que se iban a producir en cinco años pero que han llegado ya.

R. 17 locales vacíos en Cruz Conde conté yo el otro día.

P. ¿17? También es verdad que ahí se mezcla todo, porque los alquileres en Cruz Conde están por las nubes.

R. Pero los bajarán, no les queda más remedio por la ley de la oferta y la demanda.

P. Pero tú que sabes cómo va esto, que eres de los pocos empresarios de Córdoba que ha entendido que el presente está en internet, creo que hay mucho trabajo por hacer para revitalizar ese comercio. Pero desde el punto de vista de la unión, de crear ecommerce de comercio local...

R. Sí, sí. Desde luego. Para empezar Comercio Córdoba critica mucho el comercio electrónico, que dice que está muy mal... Esa guerra está perdida. Está perdida. Por mucho que tú los critiques Amazon no va a dejar de vender y el comercio online está aquí para quedarse. Además, el comercio que no se cree en Córdoba surgirá en otro sitio. Y si no está aquí nos venderán desde otro sitio. Por tanto, estar todo el rato diciendo que esto está muy mal es perder el tiempo. Sí es cierto que el comercio electrónico le está ganando cuota de mercado a las tiendas físicas y lo va a seguir haciendo. Muchas tiendas van a desaparecer. Y eso es algo mundial. Desde Córdoba no podemos hacer nada para parar ese tema. Lo que sí que podemos hacer es transformar el comercio. Conseguir dos cosas: una, lograr que se transforme y se ofrezca al cliente una experiencia única que sea imposible en el online. Y vender un producto al mismo precio que Amazon. Porque Amazon no es tan barato, como se dice. A veces es bastante caro. Yo vendo más caro en Amazon que en Pienso y Mascotas. Amazon tiene algunos productos muy baratos, pero muchos son mucho más caros. Pero la cosa va por el camino de la experiencia distinta, que salir a pasear por Córdoba sea divertido. Eso no lo tiene la tienda online. Por ejemplo, el Ayuntamiento el año pasado puso muy bonita la calle Cruz Conde. Y luego las tiendas tienen que colaborar. Ese es el camino donde tiene que trabajar el comercio en Córdoba. Y otra cosa con la que no estoy de acuerdo: que todos los comercios tengan su propia tienda online. Eso es un disparate. Es imposible. Conseguir una tienda online que funcione necesita de una enorme inversión. Y una tienda pequeña no tiene esos recursos. Si lo hace, se equivocaría. La mejor idea es lo que tú has comentado antes. El comercio se agrupa, crea una tienda online y hace de plataforma que vende para todos. Una tienda pequeñita sola de barrio no puede competir por sí misma. Pero lo que tenemos que tener en cuenta es que esto es un cambio a nivel mundial y que desde Córdoba no lo vamos a parar por mucho que queramos.

El comercio tiene que conseguir que salir a pasear por Córdoba sea divertido

P. Hay otra idea que podría aprovechar Córdoba. No me gusta ser negativo y creo que esta ciudad tiene muchas posibilidades con las nuevas tecnologías. Estoy viendo que desde Córdoba hay más ecommerce muy importantes que están empezando a tener mucho existo a nivel nacional. ¿Por qué está ocurriendo eso en Córdoba?

R. Bueno, lo que sí he notado mucho es que cuando empecé hace ocho años con Pienso y Mascotas fue intentar buscar a gente para trabajar. Y de las que encontré no me convenció ninguna. Es más, casi que yo sabía más que ellos. Por lo que pensé que para que lo hagan ellos lo hacía yo. Pero lo que sí que he notado es que hay una cantidad de agencias en Córdoba que saben hacer las cosas muy bien y que son empresas buenas. Hay como tres o cuatro empresas que se dedican a eso. Y luego la concienciación: que empresas como la mía vayan bien le abre los ojos a otros. Si este lo ha hecho porque no lo puedo hacer yo. Eso ha hecho que mucha gente dé el salto y se anime. Ahora hay empresas como la mía o Electrocosto, que es mucho más grande, a las que le va bien y anima a otros a emprender el camino. No me quiero poner ningún mérito de que haya sido gracias a mí, pero son un cúmulo de circunstancias.

P. Pero entiendo que el futuro de la ciudad, ese nicho de empleo, puede llegar por ahí. Tener profesionales de la calidad de los que ahora mismo hay en Córdoba en marketing digital o en programación en Alemania es muy caro. En Córdoba es muy barato. Aquí, desgraciadamente, hay un enorme margen laboral.

R. Ya lo están haciendo. Aquí tenemos a la plataforma de pago del BBVA, que está instalada en Córdoba. La ciudad tiene varias cosas muy positivas para instalarte: primero, una calidad de vida muy elevada, y eso hace que a la gente le guste vivir en Córdoba. Y luego tiene una escuela de Informática de Córdoba que funciona bastante bien, aunque se ha quedado pequeña. Es muy difícil encontrar hoy día a un informático que trabaje muy bien. Y los costes son bajos porque el nivel de vida es muy barato aquí. Ojo, ahí tenemos otro peligro más. Yo no lo hago, pero muchas empresas están subcontratando en la India.

P. O en Irán.

R. Eso es un peligro. Tenemos que centrarnos en el coste de personal y la productividad. Es que si no esto mismo que hacemos aquí lo harán en la India. Ellos siempre van a ser más baratos. Y eso puede ser una revolución a nivel mundial. Con el teletrabajo, de hecho, es una tendencia mundial, que una persona pueda trabajar desde cualquier parte del Planeta. Está el problema de los husos horarios, que si trabajas por la mañana y otro por la tarde, la comunicación es complicada. Pero insisto en lo de antes: muchos de los que trabajaban en Madrid ahora lo hacen en Córdoba, porque aquí se vive mejor y es más barato. Eso a Córdoba le va a beneficiar.

Podría vivir más tranquilo, pero es que me va la marcha

P. ¿Dónde te ves dentro de cinco años?

R. Nosotros tenemos vocación de crecimiento y no nos planteamos ningún límite. Queremos seguir creciendo. Como he comentado en varias ocasiones, esperamos en cuatro años tener 20 millones de facturación. Pero ahí no nos queremos quedar. Nunca se sabe. El que me conoce sabe bien que desde siempre me he metido en muchos fregados. Podría vivir más tranquilo, pero es que me va la marcha. Soy feliz así. Pero trabajamos para alcanzar esas metas. Lo mismo en 10 años tenemos 70 millones de facturación. No quiero que la gente piense que soy un sobrado, pero sí que vamos a seguir trabajando con humildad y con paciencia, siguiendo un camino. Siempre desde el punto de vista empresarial pensamos a largo plazo. Y no miramos nunca el beneficio presente de la empresa. Por eso invertimos mucho en la formación del personal, en innovación. Hacemos cosas que las empresas de nuestro tamaño no hacen. El otro día fui a ver una empresa del sector que vende solo un poco menos que nosotros, pero desde el punto de vista de la innovación es que no teníamos nada que ver. Y nosotros estamos ya a nivel de las empresas top del sector.

P. ¿Y te vas a meter en más fregados aparte de este?

R. Bueno, yo con Piensos y Mascotas tengo suficiente. No es lo mismo gestionar una empresa que factura ocho millones que otra de 20 millones. Eso es un fregado nuevo. Hay cambios logísticos, operativos, contratar a más personal... Algún día tendré que nombrar a un director de recursos humanos. Gran parte de mi tiempo lo dedico a formación, a la organización del trabajo... Crecer, entrar en Rabanales 21, ya te digo yo que es un fregado importante. Y al llegar allí y si seguimos creciendo habrá que entrar en fregados nuevos dentro de la empresa.

Etiquetas
stats