El PSOE contra el PSOE

Agrupación del PSOE de Córdoba | TONI BLANCO

La maquinaria electoral del PSOE en Andalucía siempre está engrasada y eso lo saben bien en Córdoba, una provincia en la que, elección tras elección desde hace 37 años, no hay quien le tosa al socialismo andaluz a la hora de encarar unos comicios en clave regional. Para miles de vecinos de esta tierra, el PSOE es su partido regional. Solo la región alemana de Baviera rivaliza con Andalucía en tener un mismo gobierno desde hace décadas.

Y aunque las diferencias entre ambas regiones son notables -Baviera es el motor de la economía alemana, con un paro por debajo del 5%, y Andalucía es una de las regiones europeas más castigadas por el desempleo-, electoralmente guardan alguna similitud. En la última década, tanto el PSOE como el CSU -la fuerza dominante en Baviera- han acusado el desgaste electoral de diez años de crisis y sus efectos, y en las últimas batallas electorales han ido cediendo su poder en favor de nuevas fuerzas. En el caso del PSOE andaluz, entre 2008 y 2015 se ha dejado 73.000 votos por el camino solo en Córdoba.

Este domingo, el PSOE compite contra todos en las Elecciones Andaluzas. Aunque, si se miran bien las encuestas, la verdadera batalla la libra el socialismo contra sí mismo, contra la posibilidad de estabilizar su voto en tiempos complejos para la formación, que ha recuperado el Gobierno en España, al tiempo en que surgen nuevas fuerzas a derechas y se organizan mejor a izquierdas. Tiempos en los que el PSOE se reivindica desde el centro.

Precisamente, de la Presidencia del centro legislativo andaluz, el Parlamento de Andalucía, proviene el candidato número 1 del PSOE de Córdoba a las elecciones del domingo. Juan Pablo Durán es uno de los políticos más veteranos de esta contienda y también uno de los más experimentados. Su dedicación a la campaña es plena, aunque sigue trabajando para el Parlamento Andaluz, del que es presidente. Como ejemplo, mientras se produce esta entrevista -durante un paseo a pie por el centro entre dos citas con agentes sociales y económicos-, el candidato socialista tendrá que firmar documentos que le han traído en coche desde Sevilla.

“El Parlamento tiene que estar funcionando y operativo hasta el próximo 26 de diciembre, que será cuando firme el último de los documentos, y ya al día siguiente será cuando se elija una nueva mesa y una nueva presidencia”, explica Durán, que reconoce que su etapa como presidente ha sido “una de las más bonitas” de su vida, y que se muestra dispuesto a aceptar un segundo mandato siempre que sus compañeros se lo pidan.

Las casas del pueblo, la máquina silente socialista

La mención de Durán a sus compañeros no es baladí. El PSOE andaluz es un partido con una base humana importantísima. En las últimas primarias, la federación andaluza aportó uno de cada cuatro militantes. Su fuerza en la Andalucía rural es incontestable. El PSOE, a diferencia de la mayoría del resto de formaciones en contienda, cuenta con una potente segunda línea, un trabajo silente que hacen en los pueblos sus agrupaciones locales y que es, en parte, el que explica sus victorias electorales.

Un ejemplo de ello podría ser la Agrupación Local de La Rambla. Un miembro de la agrupación explica cómo funciona en este municipio de unos 7.500 habitantes la propia sede del partido, eso que en muchas localidades se llama “la casa del pueblo”. “La casa del pueblo es un lugar de encuentro en el que la gente tiene la oportunidad de compartir sus vivencias en el día a día. Y como es una casa del pueblo política, se organizan diferentes eventos. En algunos casos son actos festivos, como pueden ser un cumpleaños, alguna celebración de alguna comida de empresa, etc. Y luego se organizan actos de agrupación como ruedas de prensa, jornadas con colectivos sociales... Y finalmente, está la vida del partido”, explica grosso modo.

La Agrupación Local de La Rambla tiene entre 70 u 80 militantes. En la actualidad, está en la oposición en el propio Ayuntamiento -en las últimas elecciones fue tercera fuerza por apenas medio centenar de votos-, aunque, cuando llegan las andaluzas, no se le tose. Desde 2008 hasta la actualidad ha aventajado al resto de partidos siempre en una horquilla que va desde el 10 al 27% de votos.

En los últimos comicios, sin embargo, si hubieran sumado juntos Podemos e IU, se hubieran quedado a menos de 300 votos. La batalla que ha plantado el multipartidismo se produce en todos los frentes, pero ninguno parece resistirla, por el momento, mejor que el medio rural andaluz.

“Andalucía se merece que los políticos se pongan de acuerdo”

Preguntado por esta cuestión, Juan Pablo Durán tira de discurso: “Yo creo que todo el mundo ha podido comprobar durante esta legislatura que el PSOE ha sido el que le ha dado la solvencia, la solidez y la firmeza al timón de Andalucía, gracias evidentemente a la estabilidad institucional conseguida tras ochenta días de bloqueo en el Parlamento”, explica el candidato, que ubica a los socialistas entre la confluencia de Adelante Andalucía, a la que peyorativamente llama “sopa de letras”, y frente la derecha, que en estas elecciones suma a Ciudadanos y la “extrema derecha”, lo que le provoca “verdadero pánico”.

PREGUNTA. Como sabemos que la época de las mayorías es cosa del pasado, ¿cuál sería su socio ideal para que el PSOE forme gobierno?

RESPUESTA. Yo voy a pelear hasta el último segundo por tener la mayoría. Yo no renuncio a tener una mayoría suficiente para gobernar en solitario. De hecho, así lo hemos hecho esta legislatura, y nos ha ido muy bien.

P. Entiendo, pero ¿a quién cree que hay que pedirle el apoyo para ello?

R. Ahora mismo habría que preguntarse si otros están dispuestos a escorarse a la extrema derecha con tal de desalojar al PSOE. Ésa es la clave en esta historia. Y si otros que dicen que son de izquierdas están dispuestos a que esto ocurra. Por más que quieran ir por las teles y las radios diciendo que “con el PSOE ni muerta”.

P. ¿Andalucía puede permitirse una parálisis?

R. No debe. Es más, yo espero que los ochenta días que yo viví no se vuelvan a repetir. Pero eso no va a depender del PSOE. Va a depender de que todo lo que estamos escuchando no se convierta en hechos. Andalucía se merece que los políticos se pongan de acuerdo. Y que tenga esa estabilidad institucional que ha permitido una estabilidad social.

Curiosamente, Durán en este punto pone como ejemplo la “inestabilidad” y la “fuga de empresas” de Cataluña, una cuestión que Susana Díaz ha usado para criticar a partidos como el PP y Ciudadanos, a los que acusa de hablar mucho de Cataluña y muy poco de Andalucía. Las diferencias, en cualquier caso, son notables y, a pesar de la fuga de empresas de la que habla el candidato, el paro en Andalucía está 12 puntos por encima del que hay en Cataluña, según la última Encuesta de Población Activa.

También Cataluña ha sufrido en la última década unos enormes cambios políticos, al tiempo que Andalucía ha permanecido inmutable. “El cambio no siempre es a mejor”, apostilla Durán, que saca pecho para explicar los logros que a su juicio tiene Andalucía: un sistema educativo “magnífico”, un sistema sanitario “que es envidiado y de calidad y excelencia”, un sistema de protección social que da garantía a la Ley de Dependencia y unas condiciones que han convertido a Andalucía en “un lugar de inversión”, especialmente en el sector de la agroalimentación. “En definitiva, hemos avanzado muchísimo y hemos seguido transformando nuestra tierra”, indica el candidato.

P. En algunos de los aspectos de los que habla, Andalucía está por detrás de España. Por ejemplo, en educación es la tercera comunidad autónoma en abandono escolar temprano, y también a nivel de empleo hay diez puntos de diferencia, en negativo, en Andalucía respecto a España.

R. En los mejores momentos económicos siempre hemos tenido ese diferencial de bonanza. Incluso en los momentos en que se decía que se iba a alcanzar una situación que podía ser asimilada a lo del pleno empleo.

P. En este ámbito, usted el otro día hablaba de que iban a crear 360.000 empleos.

R. Era una cuenta matemática. Era bajar nueve puntos la tasa de desempleo.

P. Sí. Lo sé. ¿Pero no le parece que esto de prometer empleos, ante la volatilidad de la economía, puede ser algo trasnochado?

R. Sí. Posiblemente no se me interpretó bien. O yo no me supe explicar bien. Yo lo que quise decir es que podemos bajar nueve puntos la tasa de desempleo, porque durante este último mandato hemos podido reducirla gracias a esta estabilidad y a esas inversiones que, por un lado, hemos hecho desde la Junta de Andalucía, con esos planes de empleo, sin apoyo de ninguna otra administración, y que han permitido en Córdoba crear 8.300 contratos.

“No le recuerdo a ningún grupo una propuesta seria para atajar la corrupción”

La última cuestión que no se puede evitar en esta campaña es la corrupción. La charla con el candidato se produce el mismo día en que el expresidente de la Junta de Andalucía José Antonio Griñán se negaba a dar explicaciones sobre el caso de los ERE en la comisión que en el Senado investiga la financiación irregular de los partidos políticos, y unas horas después de que varios medios, como El Mundo o El Periódico, advirtieran de que el PSOE no incluye “una sola medida explícita contra la corrupción o la regeneración política, términos que ni aparecen recogidos en su programa electoral”.

Preguntado por esta cuestión, Durán se resigna: “Eso, sencillamente, no es verdad. Es que se han tomado durante esta legislatura todas las medidas que han podido demostrar que la Junta de Andalucía, que el Gobierno de Andalucía y que la administración pública es la de mayor control que jamás haya habido en esta comunidad autónoma. Y que, además, sirve de modelo en otras. Tenemos una Ley de Transparencia, hemos dado más competencias a las intervenciones para hacer el control de todas las ayudas públicas, hemos favorecido que exista transparencia a la hora de la licitación. En definitiva, hemos hecho muchísimas cosas. Yo, que he estado cuatro años allí, no le recuerdo a ningún grupo una propuesta seria para atajar la corrupción. La prueba está en que en estos cuatro años ni un sólo caso ha sucedido en que haya tenido implicación el Gobierno Andaluz.

P. Aún así, el PSOE de Córdoba se ha visto relacionado con casos como el de la Fundación Guadalquivir Futuro.

R. El PSOE de Córdoba no. Le niego la mayor. No hemos estado relacionados absolutamente con nada. Que un militante o una militante, una persona que haya ido una vez en nuestra candidatura, haya cometido algún acto que no esté dentro de la legalidad, es responsabilidad de la persona, pero no ha habido nada que nos relacione al PSOE.

P. Hombre, señor Durán, ése es un discurso parecido al de quienes dicen desde el PP que la Gürtel son cuatro ayuntamientos.

R. No, no... No me compare. Ése es un caso de una condena al Partido Popular por financiación irregular.

P. Entienda usted que, cuando yo digo relación, no hablo de una vinculación directa, sino de una presunta relación. En cualquier caso, ustedes dicen que han puesto una serie de medidas para frenar este tipo de cosas y un mayor control para las ayudas públicas, y aún así, este tipo de cosas han ocurrido.

R. Pero es que lo que ha ocurrido es algo que nadie hubiésemos podido descubrir si no hubiesen denunciado estos jóvenes. Porque no se trataba de la relación entre esa entidad y la administración pública, sino del ámbito de las decisiones que adoptaban dentro de su forma de hacer las cosas. De hecho, el sistema por el que se otorgan las ayudas no ha sido puesto en duda. ¿Cuál es la vinculación? Que era militante del PSOE. Sí, desgraciadamente lo era. ¿Que habían ido en unas listas electorales? Pues desgraciadamente también es cierto. Pero no hay relación ninguna entre los hechos y el ilícito. Lo que hay que tener claro es que, desde el primer día que el delegado de Empleo conoció cuáles eran los hechos, puso en marcha la maquinaria.

P. Precisamente ahora viene usted de reunirse con Rafael Bados, presidente de Comercio Córdoba, que es un organismo que le debe 200.000 euros a Hacienda y al que la Junta de Andalucía le ha retirado subvenciones. ¿Cómo casa este discurso con esta reunión?

R. ¿Pero son los representantes de los comerciantes de la provincia de Córdoba? ¿Han sido elegidos por todos? ¿Además de esa persona estaban todos los presidentes de los centros abiertos? ¿Tendré que reunirme con todos los que son representantes de sectores económicos?

P. Y me imagino que le habrá dicho usted que se tienen que poner al día con Hacienda.

R. Y con todo eso, es la mejor manera de conocer de primera mano la realidad de un sector. Las relaciones que después tengan desde el punto de vista con la administración, los van a tratar exactamente igual se hayan reunido conmigo o no se hayan reunido conmigo. Pero no hagamos esas extrapolaciones, porque entonces no nos representa nadie.

Etiquetas
stats